Aparece sin vida el sacerdote colombiano que había desaparecido

El conocido padre Calixto se extravió mientras realizaba una caminata

Share this Entry

MEDELLÍN, jueves, 10 septiembre 2009 (ZENIT.org).- Sin vida, en medio de un bosque espeso, fue hallado este miércoles en las horas de la tarde el sacerdote colombiano Gustavo Vélez Vasquez, más conocido como «Calixto».

El presbítero se había extraviado el pasado domingo cuando realizaba una caminata con su amigo Hugo Bustamante en un sitio conocido como la reserva natural de San Sebastián, entre las localidades de Envigado y El Retiro, muy cerca de la ciudad de Medellín.

El padre Calixto, 79 años de edad, era sacerdote del Instituto de Misiones de Yarumal. Provenía de una familia muy católica de 19 hijos. Seis de sus hermanas son religiosas. Tras haber estudiado en la Universidad Santo Tomás de Roma, fue misionero en distintos lugares de Colombia.

Semanalmente escribía en el periódico «El Colombiano» una columna de opinión denominada «Tejas arriba» con una reflexión sobre evangelio del domingo.

Según Ana Mercedes Gómez Martínez, directora de este diario, el padre logró «la más bella y clara interpretación del Evangelio».

Gómez Martínez lo calificó en declaraciones a este periódico como «El más humilde de corazón, y de las personas más preparadas en el tema de las Sagradas Escrituras (…) Fue el primero que entendió la importancia de las comunicaciones en la Iglesia».

Calixto era también capellán del convento de la beata Madre Laura Montoya y conducía un microprograma en el canal católico Televida.

Igualmente el sacerdote estaba buscando apoyo para comenzar una fundación de ayuda a miles de campesinos que por causa de la violencia se ven forzados a desplazarse hacia la ciudad.

Caminata hacia el cielo

El padre Calixto y su amigo Hugo, tenían la costumbre de hacer caminatas ecológicas todos los domingos.

En medio del paseo, tras haberse separado, Hugo comenzó a preocuparse con el paso del tiempo al ver que el sacerdote no llegaba al lugar donde habían quedado para almorzar. Por ello el amigo llamó a la fuerza pública (bomberos, policía y ejército) y a las cuatro de la tarde comenzó un operativo de búsqueda.

Los rescatistas tenían permanente comunicación con el sacerdote hasta las 12 de la noche de ese día cuando al parecer se acabó la batería de su teléfono móvil.

Y un grupo de campesinos que participaban en su rescate hallaron su cadáver este miércoles en la tarde. Al parecer el presbítero rodó por un peñasco y cayó de bruces a un caño.

Durante las 72 horas de incertidumbre sobre su paradero, cientos de fieles le enviaron mensajes de aliento a través de el diario «El Colombiano».

«Sus palabras han sido luz en nuestras vidas para enfrentar cada día y salir adelante. Dios le ilumine y brinde la fortaleza para superar esta situación tan difícil», era el mensaje de Alejandro García, uno de sus seguidores.

La velación del padre Calixto se realiza en el Convento de la Madre Laura, ubicado en el barrio Belencito. Al occidente de Medellín. Las exequias se realizarán este viernes a las diez de la mañana en la Catedral Metropolitana de esta ciudad colombiana.

Por Carmen Elena Villa

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")