Asesinado un sacerdote filipino defensor de los derechos humanos

El episcopado condena su brutal muerte

Share this Entry

MANILA, viernes, 11 septiembre 2009 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal Filipina, por boca del obispo auxiliar de Manila, monseñor Broderich S. Pabillo, ha condenado duramente el brutal asesinato del padre Cecilio Lucero, quien se ha destacado por su defensa y promoción de los derechos humanos en la diócesis de Catarmán.
 
El padre Lucero, de 48 años –informa OMPress–, estaba al frente del departamento de derechos humanos de su diócesis. Este domingo, cuando se dirigía en coche con otras dos personas a una parroquia recibió un tiro en la cabeza que le causó la muerte; los acompañantes resultaron heridos.
 
El obispo de la diócesis, monseñor Emmanuel C. Trance, indicó que el sacerdote ya había recibido amenazas de muerte por lo que se temía por su seguridad.
 
El portavoz de la Conferencia Episcopal ha descrito al padre Lucero como un «cruzado incansable por los derechos y la dignidad de todos los individuos», un hombre que era consciente de lo peligroso de su trabajo pero nunca se sintió intimidado.

La Policía ha declarado que el párroco fue asesinado en una emboscada en la que participaron al menos 30 pistoleros no identificados.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")