Medidas de la Iglesia en México ante el rebrote del virus AH1N1

Anuncio de la arquidiócesis de León

Share this Entry

LEÓN, miércoles 23 de septiembre de 2009 (ZENIT.org-El Observador).-  El arzobispo de León, monseñor José Guadalupe Martín Rábago, anunció el pasado fin de semana una serie de medidas preventivas que tomará la Iglesia católica de esta arquidiócesis para prevenir el contagio o la propagación del virus de la Influenza Humana.

El rebrote del virus AH1N1 ha puesto el semáforo de alerta en color naranja, lo que significa que existe, de nueva cuenta, un riesgo de contagio muy pronunciado en México.  De hecho, las autoridades sanitarias del país han subrayado que el rebrote pone a septiembre al mismo nivel de abril de este mismo año, cuando inició lo que se ha convertido ya en una pandemia.

Monseñor Martín Rábago comunicó a los fieles que a partir del próximo domingo el saludo de paz se realizará con una inclinación de cabeza, a efecto de evitar la transmisión del virus mediante el saludo de mano.

Por lo demás, el arzobispo de León subrayó que a la entrada de los templos habrá despachadores de gel antibacterial, una vez que sean abastecidos por la Secretaría de Salud.

El viernes la Secretaría de Salud reportó que en Guanajuato –Estado en el que se encuentra la ciudad de León– han muerto diez personas influenza AH1N1; hay 521 casos confirmados en Guanajuato y para las siguientes semanas de proyectan hasta 40 fallecimientos y mil 500 nuevos enfermos.

Monseñor Martín Rábago anunció las medidas sanitarias y  recomendó la asistencia moderada de familias a celebraciones religiosas previamente solicitadas como bautismo, quince años y bodas, en invierno

El arzobispo de León exhortó a los enfermos a no acudir a las ceremonias litúrgicas para prevenir contagios. «La misa dominical seguirá siendo, como sabemos la obligación de participar en la Iglesia y los enfermos, ancianos que no puedan acudir, pueden participarla siguiéndola por radio y televisión», dijo en rueda de prensa

«El criterio será seguir la distribución de la eucaristía en la boca como lo hemos venido haciendo, dejando en libertad aquellas personas que la quieran recibir en la mano», afirmó monseñor Martín Rábago.

El prelado pidió evitar conductas de pánico entre la población católica y entre los fieles de todo el país

«Desde luego estamos en una situación diferente a lo que suscitó en el mes de abril pasado, donde no se conocía la peligrosidad de este virus, pero hoy tenemos un conocimiento más cercano y sabemos que si se atiende adecuadamente no es mortal, hay medicinas e inclusive ya está distribuyéndose la vacuna, esto da mayor serenidad», dijo, finalmente, el arzobispo de León.

Hasta el momento –por parte de las autoridades sanitarias mexicanas– no se emitido recomendaciones para la suspensión de eventos masivos aunque son muchas las escuelas en México que han suspendido clases temporalmente.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")