La unidad de los cristianos mostrará a Europa sus raíces, dice el Papa

En el encuentro ecuménico celebrado en Praga

Share this Entry

PRAGA, domingo, 27 de septiembre de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha dado este domingo un fuerte impulso a la unidad de los cristianos, separados en diferentes confesiones, pues está convencido de que su comunión mostrará con más evidencia a Europa sus raíces.

Fue la consigna que el Santo Padre dejó a los representantes de las Iglesias cristianas presentes en la República Checa con quienes se reunió en la tarde, en la Sala del Trono del Arzobispado de Praga.

Según el Papa la unidad de los cristianos es necesaria para que Europa redescubra sus raíces, «no porque se hayan marchitado», advirtió.

«¡Al contrario! Es por el hecho de que siguen -de manera tenue pero al mismo tiempo fecunda– ofreciendo al continente el apoyo espiritual y moral que permite establecer un diálogo significativo con personas de otras culturas y religiones».

Por eso confesó que reza «para que estas iniciativas ecuménicas den fruto no sólo para continuar el camino de la unidad de los cristianos, sino por el bien de toda la sociedad europea».

De hecho, el Papa reconoció que en estos momentos surgen en Europa «nuevos intentos orientados a marginar la influencia del cristianismo en la vida pública, en ocasiones con el pretexto de que sus enseñanzas son dañinas para el bienestar de la sociedad».

El Papa reconoció que «este fenómeno nos pide que nos detengamos a reflexionar». Es más, pidió una «autocrítica de la edad moderna» y una «autocrítica del cristianismo moderno», «en particular sobre la esperanza que pueden ofrecer a la humanidad».

Para hacer este examen de conciencia, planteó esta pregunta: «¿qué tiene que decir el Evangelio a la República Checa y más en general a toda Europa, en un período marcado por la difusión de diferentes visiones del mundo?». 

«El cristianismo puede ofrecer mucho a nivel práctico y moral, porque el Evangelio siempre impulsa a hombres y mujeres a ponerse al servicio de sus hermanos y hermanas. Pocos podrían contradecirlo.

«Cuando Europa escucha la historia del cristianismo, está escuchando su misma historia –aclaró–. Sus nociones de justicia, libertad y responsabilidad social, junto a las instituciones culturales y jurídicas establecidas para defender estas ideas y transmitirlas a las generaciones futuras, están plasmadas en su herencia cristiana. En realidad, la memoria del pasado anima sus aspiraciones futuras».

Tras el encuentro con los representantes cristianos, el Papa se dirigió al castillo de Praga para reunirse con los representantes del mundo académico checo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")