Guía práctica de atención espiritual para afrontar la muerte

Lanzada por la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

LIVERPOOL, lunes 5 de julio de 2010 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales lanzó una “Guía práctica para la atención espiritual de los enfermos terminales” el pasado 25 de junio, en la conferencia de Fe en Salud, celebrada en Liverpool.

Cicely Saunders, fundadora del movimiento de modernos centros para enfermos terminales, definió el “dolor total” como una angustia emocional, social y espiritual que acentúa el dolor físico. Sin afrontar cada uno de estos factores, afirmó, fracasaremos en controlar el dolor y la angustia. Cuando un paciente está muriendo, es más importante que nunca, aunque las presiones de la vida moderna hacen que las necesidades espirituales de los pacientes son muy a menudo ignoradas.

La guía tiene como objeto ayudar a los equipos sanitarios a identificar la necesidad espiritual de sus pacientes, y a sentir confianza en su capacidad para responder a ella.

Encargada por el Grupo de Referencia de Salud de la Conferencia Episcopal, la guía ha sido escrita por la doctora Catherine Gleeson, el doctor David Jones, el padre Paul Mason y el padre James Hanvey SJ. Un borrador de la guía fue objeto de una consulta pública a principios de año.

La baronesa Finlay de Llandaff, profesora de Medicina Paliativa de la Universidad de Cardiff y consultora del Hospital Velindre de Cardiff, dijo: “Esta guía de atención espiritual es tan valiosa porque nos permite a todos reconocer la angustia psicosocial y espiritual en los moribundos”.

Es aplicable a los enfermos terminales de cualquier fe o sin ella, agrega; “como observan los autores, ‘compartimos una humanidad común si no siempre una fe común’. Esta guía debería ser leída por todos aquellos que están en torno a los enfermos terminales. Morir es una parte de la vida que nos llegará a todos tarde o temprano. Debemos tratar de verlo a través de los ojos de que quienes están ahí ahora”.

En la conferencia, el arzobispo Vincent Nichols subrayó las necesidades de atención atención espiritual de los mayores, y dijo sobre la nueva guía: “En esta difícil área, nuestra guía reconoce la simple verdad de que hay una necesidad espiritual, y que el dolor espiritual no es sólo una manifestación de un síntoma médico. La dificultad en tal situación de incertidumbre es cómo encontrar las palabras para conectar con la gente para quien el lenguaje de la fe es ajeno. Esperamos que este documento sea una ayuda práctica para los equipos del Servicio Nacional de Salud que están al cuidado de enfermos terminales”.

Uno de los autores, el doctor David Jones, dijo: “Es un documento con alguna ayuda práctica, algunas orientaciones éticas y una invitación a pensar más profundamente. Esperamos que será útil a una amplia variedad de personas. Fue escrito específicamente de manera que mucha gente pueda encontrar algo de ello, aunque tengan una amplia variedad de antecedentes, no sólo de procedencia cristiana”.

Publicada por la CTS, su lanzamiento están ligado al tema de la conferencia “Fe en Salud: Inicios y finales –cuidado para toda la persona”.

150 delegados asistieron a la conferencia en Liverpool para profesionales de atención sanitaria y social, de todos los credos o ninguno. Exploraron temas de transición y cambio para quien da la atención y quien la recibe, con especial referencia a la calidad del cuidado y las necesidades de encuentro espiritual.

Fe en Salud, ha sido la segunda conferencia residencial organizada por el Grupo de Referencia de Salud, que es parte del Departamento de Responsabilidad Cristiana y Ciudadanía de la Conferencia Episcopal de Inglaterra y Gales. La conferencia fue patrocinada conjuntamente por la Conferencia de Religiosos y la Asociación Médica Católica.

Para acceder a la guía en inglés:

Spiritual Care of the Dying Person (pdf)

Por Nieves San Martín

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación