Cardenal de Perú pide mejorar el sistema educativo

En el 189º aniversario de la independencia del país

Share this Entry

LIMA, jueves 29 de julio de 2010 (ZENIT.org).- El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima, pidió a las autoridades de Perú mejorar el proceso educativo, teniendo como bases la verdad, la libertad y el diálogo, en la misa y «Te Deum» que celebró en la catedral de Lima por el 189º aniversario de la independencia del Perú, el miércoles 28 de julio.

«El Perú está hecho para cosas grandes, los peruanos siempre hemos tenido vocación de grandeza. Por eso, debemos reforzar esa emoción de ser peruanos», exhortó durante su homilía.

Del mismo modo, subrayó la necesidad de proteger la identidad nacional, afirmando que el Perú es mestizo y aceptando con orgullo que nuestro país hoy se encuentra al frente del desarrollo cultural, social y económico en Latinoamérica.

«Hay muchos aspectos de la agenda mundial que no nos lleva ni al bien ni a la verdad. Por eso, hoy afirmamos que nuestra patria, como en la antigüedad, debe ponerse al frente en este desarrollo integral, que, promoviendo una justicia social, no tiene porqué dejar su clara identidad moral, espiritual y católica. Tengamos la audacia y la valentía de afirmar nuestro mestizaje cultural», señaló.

El Pastor de Lima invitó a contemplar con los ojos del corazón a Dios y a nuestra patria, para trabajar con principios de amor al prójimo, solidaridad y gratuidad.

«Es urgente el desarrollo espiritual, que es condición de estabilidad y continuidad, para que haya crecimiento en los pueblos. Dejemos la mezquindad de lado y veamos con gozo el panorama que hoy nos presenta el país. El odio, la venganza, el cálculo político, la violencia y el egoísmo son manifestaciones de pequeñez de espíritu», reflexionó.

Por ello recordó la importancia de fortalecer la autoestima nacional, mirando el pasado con sinceridad y respetando a quienes forjaron nuestra identidad nacional, sin caer en el error de desvirtuar su realidad y desenterrar odios y venganzas, ajenos a los momentos de paz que vivimos.

Educación basada en la verdad

Destacó también la importancia de fortalecer la formación y educación de los jóvenes y elevó una petición a Dios para que el proceso educativo en nuestro país siga mejorando, teniendo como bases la verdad, la libertad y el diálogo.

«La «verdad os hará libres», dice el Señor.  Por ello, la verdad debe ser la luz que ilumine todo el proceso educativo, ya sea personal o social, privado o público. Hemos de tener un gran respeto por lo que es la educación», mencionó.

Exhortó también a cuidar y promover leyes que protejan los tres círculos de influencia formativa de la personalidad: el hogar, las instituciones de enseñanza y la vida pública. Por ello recordó que la enseñanza de la doctrina de la fe es la clave para la formación cristiana de las nuevas generaciones, que tienen el deber de brindar un nuevo espíritu, en valores y virtudes, a la sociedad actual.

«Formemos a nuestra juventud con un temple recio, comprometido, que descubra los ideales y deberes propios de su misión y del futuro inconfundible de un pueblo. La emergencia de la formación moral que estamos viviendo, debe poner un énfasis especial en los valores morales esenciales y no sólo en la promoción del éxito material», prosiguió.

Finalmente, agradeció a las instituciones de la Iglesia en Lima, a los Obispos del Perú y a tantas personas que en los últimos días estuvieron cercanos al Arzobispo de Lima, a través de comunicados publicados en los principales diarios locales, en los cuales saludan, reconocen y agradecen el trabajo del Cardenal Cipriani en los más de once años que viene trabajando episcopalmente en Lima, y los once que trabajó en Ayacucho.

Concelebraron junto al Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne; los tres Obispos Auxiliares de Lima, Monseñores Adriano Tomasi OFM., Guillermo Abanto; y Raúl Chau; el Obispo del Callao, Monseñor Miguel Irízar CP., y el Obispo Castrense, Monseñor Salvador Piñeiro. También estuvieron presentes sacerdotes que integran el Cabildo Metropolitano de la Basílica Catedral de Lima.

Participaron de la ceremonia eucarística el Presidente de la República, Alan García Pérez; el Presidente del Congreso, César Zumaeta; el Presidente del Poder Judicial, Javier Villa Stein; los integrantes del gabinete ministerial; así como el cuerpo diplomático y representantes de organismos internacionales acreditados en el Perú.

Puede acceder a la homilía del Cardenal Cipriani y a fotografías de la Santa Misa y Te Deum en la web del Arzobispado de Lima:  www.arzobispadodelima.org

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación