El Papa homenajea al patriarca maronita Sfeir, que se retira

Alaba el servicio prestado por este anciano prelado de 90 años de edad

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 2 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- Benedicto XVI dijo que el cardenal Nasrallah Pierre Sfeir había realizado un importante servicio en nombre de Cristo, y que aceptaba la renuncia del patriarca de 90 años de edad.

El cardenal ha sido el patriarca de Antioquía de los Maronitas desde 1986.

En una carta fechada el sábado, el Papa volvió a mencionar el largo servicio del cardenal a la Iglesia.

La Iglesia maronita es una de las Iglesias católicas orientales con sede patriarcal en Bkerke, Líbano, a las afueras de Beirut.

La mayoría de los cristianos del Líbano son maronitas, aproximadamente unos 930.000. La diáspora maronita es mucho más grande en número llegando a los 3 millones de cristianos dispersos por el mundo.

El Papa destacó que la jubilación del cardenal coincide con la conclusión del 1.600 aniversario de la muerte de San Marón.

En este sentido, habló de los aniversarios que ha celebrado y celebrará el cardenal Sfeir: “el año pasado usted celebró el 60 aniversario de su ordenación sacerdotal: testimonio de la fidelidad y amor por Jesucristo, Sumo Sacerdote. En el próximo mes de julio, usted tendrá de nuevo la ocasión de hacer una acción de gracias a la Santísima Trinidad por el cumplimiento de 50 años de episcopado”.

“Durante casi 25 años, usted colaboró con sus dos predecesores en la Sede de Antioquía, antes de ser elegido por el Sínodo como sus sucesor, el 19 de abril de 1986: importante momento que le coloca hoy en el umbral de las Bodas de Plata de su cargo”.

El comienzo del servicio del obispo Sfeir como patriarca llegó en medio de “la tormenta de la guerra que cubrió de sangre el Líbano durante demasiado tiempo”, continuó el Pontífice. “Fue con ardiente deseo de paz para su país con el que usted guió a la Iglesia y viajó por todo el mundo para consolar a su gente que se vio obligada a emigrar. Finalmente la paz volvió, siempre frágil, pero siempre oportuna”.

Benedicto XVI recordó su propia manera de honrar al cardenal- nombrándolo presidente delegado ad honorem en el sínodo de los obispos del Medio Oriente– para “subrayar la importancia del servicio eclesial que ha llevado a cabo en nombre de Cristo”.

El Papa aseguró al cardenal Sfeir que aceptaba su libre y generosa decisión” de jubilarse, diciendo que era “expresión de gran humildad y profunda generosidad”.

“Estoy seguro”, añadió, “de que usted apoyará siempre el viaje de la Iglesia maronita con su oración, su sabio consejo y sacrificios”.

— — —

En la web de ZENIT:

Texto completo: www.zenit.org/article-31883?l=english

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación