Lombardi quita importancia a las protestas contra la JMJ en Madrid

Print Friendly, PDF & Email

Lo califica como un “fenómeno marginal” que no afecta al normal desarrollo

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

MADRID, viernes 19 de agosto de 2011 (ZENIT.org).- El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, se refirió a las marchas de protesta contra la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud que tuvieron lugar en la Puerta del Sol el miércoles y el jueves por la noche, como un “fenómeno marginal” dentro de la Jornada Mundial de la Juventud, que no afecta a su celebración.

“La Iglesia está a favor de la libertad de expresión” y que “puedan expresarse opiniones distintas”, si bien que esto se realice “de forma respetuosa y correcta”, afirmó el portavoz vaticano durante la rueda de prensa celebrada hoy en el Palacio de Congresos de Madrid.

Respecto a los momentos de tensión vividos entre la noche del miércoles y la del jueves en la Puerta del Sol, entre grupos de manifestantes y peregrinos, precisó se trata de fenómenos “desagradables”, pero con todo, “dentro de la marginalidad” y que el mantenimiento del orden público es una responsabilidad de las autoridades.

Además, manifestó que no existe preocupación, por parte de la Santa Sede, de que estas protestas afecten al normal desarrollo de la Jornada.

No son “indignados”

Por su parte, el jefe de la organización de la JMJ, Yago de la Cierva, explicó que dentro de las protestas es necesario distinguir entre dos grupos distintos: el movimiento 15-M, también llamados “indignados”, y el grupo “laicista”.

Respecto al primero, precisó, el origen de la protesta “no ha sido la JMJ en sí, sino la destinación de fondos públicos a la misma”, punto que desde la organización de la Jornada “les aclaramos oportunamente, pues no es cierto que haya financiación pública”.

Otra cuestión es la “contramanifestación” convocada por elementos laicistas, sobre la que reiteró que el mantenimiento del orden público “no es responsabilidad de la organización de la JMJ”.

Sin embargo, De la Cierva restó trascendencia a las protestas, afirmando que en un cuadro “son necesarias las sombras para que se aprecie la luz”.

“El mundo ha podido ver, a través de las cámaras de televisión, la forma de comportarse de unos y de otros, la propuesta de vida de unos y otros. La decisión de cual es la que se prefiere depende de cada uno”, reiteró.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }