El Papa: transmitir a los jóvenes la amistad entre judí­os y cristianos

El Santo Padre ha recibido a la delegación del American Jewish Committe. El año próximo se conmemora el 50º aniversario de la Declaración Nostra aetate del Concilio Vaticano II

Share this Entry

El Santo Padre ha recibido en audiencia esta mañana a la delegación del American Jewish Committe, una organización que ya ha tenido varios encuentros en el pasado con sus predecesores, y que mantiene «buenas relaciones con la Santa Sede y con muchos exponente del mundo católico». Francisco en su discurso se ha mostrado muy agradecido por haber dado a lo largo de los años «una contribución cualificada al diálogo y a la fraternidad entre judíos y cristianos». Del mismo modo les ha animado a continuar en este camino.

El Santo Padre ha recordado que el año próximo se conmemora el 50º aniversario de la Declaración Nostra aetate del Concilio Vaticano II y que aún hoy constituye en la Iglesia «un punto de referencia imprescindible para la relación con nuestros ‘hermanos mayores'». Y es que a partir del Documento – ha indicado – «se ha desarrollado con vigor renovado la reflexión sobre el patrimonio espiritual que nos une y constituye el fundamento de nuestro diálogo». Un fundamento que es teológico y no simplemente «expresión de nuestro deseo de respeto y estima recíprocos».

Francisco ha considerado importante remarcar como «judíos y cristianos pueden actuar juntos por la construcción de un mundo más justo y fraterno». Y al respecto ha recordado de forma particular el «común servicio a favor de los pobres, de los marginados, de los que sufren». «Es una tarea confiada por Dios, que refleja su santa voluntad y su justicia, un auténtico deber religioso».

Finalmente, ha destacado que «es importante comprometernos en transmitir a las nuevas generaciones el patrimonio de conocimiento recíproco, de estima y de amistad construido en estos años gracias también al compromiso de asociaciones como la vuestra». Por eso, Francisco ha deseado que el «tema de las relaciones con el judaísmo permanezcan vivas en los seminarios y en los centros de formación de los laicos católicos, así como confío que también en las comunidades judías y los jóvenes rabinos crezca el interés por el conocimiento del cristianismo».  

Al concluir el discurso, el Santo Padre ha mencionado su viaje a Jerusalén, por lo que les ha pedido que le acompañen «con vuestra oración, para que esta peregrinación traiga frutos de comunión, de esperanza y de paz. ¡Shalom!»

Share this Entry

Staff Reporter

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")