Swiss Guards (2014)

Los Guardias Suizos en el patio San Damián, en el Palacio Apostólico (ZENIT - HSM -CC)

‘El Guardia Suizo es un cristiano con una fe genuina’

El Santo Padre recibe a los nuevos reclutas y sus familias antes del juramento

Share this Entry

Una amistad particular, porque se basa en el amor de Cristo. Así ha definido el Papa su relación con la Guardia Suiza Pontificia durante un encuentro con ellos y sus familiares, con ocasión del juramento de los reclutas, acompañados por sus familiares.             

 De este modo, en su discurso, el Papa ha puesto como ejemplo a san Ignacio de Loyola –que fue soldado de joven– que en los Ejercicios Espirituales habla de la “llamada del Rey”, es decir Cristo, que quiere edificar su Reino y elige a sus colaboradores. “El Señor quiere construir su Reino con la colaboración de los hombres”, ha afirmado el Papa. Y para ello necesita “personas decididas y valientes”.

 El Papa también ha indicado que “al mismo tiempo, Ignacio compara el mundo con dos campamentos militares, uno con la bandera de Cristo y el otra con la bandera de Satanás. Hay solo estos dos campos. Para el cristiano, la elección es clara: sigue la bandera de Cristo”.

Así, ha proseguido el Papa: “un soldado de Cristo participa en la vida de su Señor. Esta es también la llamada que os toca a vosotros: asumir las preocupaciones de Cristo, ser sus compañeros”. Un Guardia Suizo –ha asegurado el Santo Padre– es una persona que realmente trata de seguir al Señor Jesús y ama de forma particular a la Iglesia, es un cristiano con una fe genuina. A continuación, ha invitado a los jóvenes reclutas a vivir esto gracias a los sacramentos y leyendo cada día el Evangelio. Y lo que ha dicho el Papa en tantas ocasiones se lo ha dicho también a ellos: “llevad siempre a mano un pequeño Evangelio, para leerlo en cuanto tengáis un momento tranquilo”. Igualmente, les ha hablado de la oración personal, y del Rosario, “durante los piquetes de honor”. Por otro lado ha recordado cuánto les puede ayudar el “servicio a los más pobres, a los enfermos y a los que necesitan una buena palabra…”

Además, el Papa también ha observado que cuando los Guardias Suizos encuentran a la gente, a los peregrinos, transmiten con su gentileza y profesionalidad este “amor más grande” que viene de la amistad con Cristo. ¡Sois un manifiesto de la Santa Sede! ha exclamado, y por ello les ha dado las gracias y les ha animado.         

Finalmente, el Santo Padre ha reconocido a los presentes que tienen un servicio que requiere mucho esfuerzo y ha asegurado que cuando hay tareas suplementarias “podemos contar siempre con la Guardia Suiza”.     

 

                    

 

            

 
Share this Entry

Staff Reporter

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación