Canonization of four new saints on St. Peter's Square

Consulate General of Italy to Jerusalem -

Francisco invita a los cristianos de Oriente Medio a imitar a las dos santas palestinas

Print Friendly, PDF & Email

En el Regina Coeli el Papa recuerda a las cuatro religiosas canonizadas, dos de ellas palestinas, y pide  inspirarse en su ejemplo de misericordia, de caridad, y de reconciliación.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Al concluir la santa misa celebrada delante de la basílica de San Pedro, en la que el papa Francisco canonizó a cuatro religiosas, las dos primeras santas palestinas, una italiana y una francesa; y antes de rezar la oración del Regina Coeli, cantada por el coro de la Capilla Sixtina, dirigió las siguientes palabras.

«Queridos hermanos hermanas, al concluir esta celebración deseo saludar a todos quienes han venido a rendir homenaje a las nuevas santas, en particular a la delegación oficial de Palestina, Francia, Italia, Israel y Jordania.

Saludo con afecto a los cardenales, obispos y sacerdotes, así como a los hijos espirituales de las cuatro santas. Por su intercesión, el Señor conceda un nuevo impulso misionero a los respectivos países de origen. Inspirándonos a su ejemplo de misericordia, de caridad, y de reconciliación, los cristianos de estas tierras miren con esperanza el futuro, siguiendo en el camino de la solidaridad y de la convivencia fraterna.

Extiendo mi saludo a las familias, a los grupos parroquiales, a las asociaciones y a las escuelas presentes, en particular a los que reciben la confirmación en la arquidiócesis de Génova. Un pensamiento especial dirijo a los fieles de la República Checa, reunidos en el santuario de Svaty Kopećek, en Olomuc, y que hoy recuerdan los veinte años desde la visita de san Juan Pablo II.

Ayer en Venecia ha sido proclamado beato el sacerdote Luigi Caburlotto, párroco, educador y fundador de las Hijas de San José. Demos gracias a Dios por este ejemplar pastor, que concluyó una intensa vida espiritual y apostólica dedicada enteramente al bien de las almas.

Invito también a rezar por el querido pueblo de Burundi, que está viviendo un momento delicado: el Señor ayude a todos a huir de la violencia y a actuar responsablemente por el bien del país.

Con amor filial nos dirigimos ahora a la Virgen María, Madre de la Iglesia, Reina de los Santos y modelo para todos los cristianos.

Y les deseo a todos un buen domingo y por favor no se olviden de rezar por mi».

(Traducido por ZENIT)

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }