Nurses and doctors at St. Joseph's Catholic Hospital celebrate after the announcement that Liberia is ebola free

ANSA - EPA/AHMED JALLANZO

La Santa Sede pide sistemas fuertes de salud para combatir el ébola

Intervino el cardenal Zygmunt Zimowski en la Asamblea de la Organización Mundial de la Salud que se realiza en Ginebra hasta el 26 de mayo

Share this Entry

La 68ª Asamblea Mundial de la Salud, que se realiza en la ciudad suiza de Ginebra hasta el próximo 26 de mayo, cuenta con la participación de una delegación de la Santa Sede, encabezada por el presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Agentes Sanitarios, el arzobispo Zygmunt Zimowski.

La reciente epidemia de Ébola es el tema central de la reunión organizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). El cardenal Zimowski señaló que esta enfermedad ha indicado la necesidad de implementar sistemas de salud fuertes para proporcionar una cobertura universal en salud y combatir el brote de la epidemia.

«Desafortunadamente la mayoría de los países de bajos ingresos, que todavía están sufriendo de enfermedades infecciosas y de epidemias, tienen sistemas de salud muy frágiles que necesitan ayuda urgente para responder a las necesidades sanitarias de sus poblaciones», dijo este miércoles el arzobispo en su intervención.

El prelado reiteró que las inversiones en salud deben convertirse en una prioridad para el bien de la salud pública y que esto requiere un compromiso por parte de los gobiernos y de los donantes internacionales.

El último informe de la Organización Internacional del Trabajo sobre la salud rural, revela que más de la mitad de la población que vive en áreas extraurbanas en el mundo no tienen acceso a servicios de salud. «Esto demuestra que en 2015 todavía estamos muy lejos de la cobertura universal», dijo.

Por ello, la Santa Sede destacó además la urgente necesidad de cerrar la brecha entre las zonas rurales y urbanas para la Agenda de Desarrollo Post-2015, y satisfacer las necesidades de la población rural pobre, marginada y vulnerable.

El arzobispo reiteró que en muchos países la Iglesia Católica es uno de los socios clave del Estado en la prestación de asistencia médica básica a poblaciones remotas a través de sus 110 mil instituciones de salud y atención sanitaria en todo el mundo.

El arzobispo Zimowski recordó también a las víctimas del virus del Ébola en Guinea, Liberia y Sierra Leona y muchos trabajadores de la salud que murieron al dar asistencia a las personas afectadas por la enfermedad.  

Leer también: La Santa Sede destina tres millones de euros a combatir el ébola en África

‘El testimonio de los misioneros fallecidos por ébola es admirable’

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación