El Vaticano acoge dos familias de refugiados procedentes de Siria y Eritrea

Las parroquias de Santa Ana y la Basílica de San Pedro respondieron al llamamiento del Santo Padre para acoger refugiados

Share this Entry

Ante la crisis migratoria que se está viviendo en Europa, el papa Francisco, en el ángelus del 6 de septiembre de 2015, pidió a las parroquias, a las comunidades religiosas, a los monasterios y a los santuarios de todo el continente acoger a familias de refugiados, en preparación al Jubileo de la Misericordia. En ese mismo momento anunció que así lo iban a hacer en los próximos días en las dos parroquias del Vaticano, Santa Ana y la Basílica de San Pedro.

Pocos días después, el 19 de septiembre, la familia de refugiados siria, formada por padre, madre y dos hijos, hospedada por la parroquia vaticana de San Ana en una casa cercana a San Pedro, quiso dar las gracias personalmente al Santo Padre por la acogida recibida. De este modo, esa mañana, la familia fue a Santa Marta acompañados por el limosnero pontificio, monseñor Konrad Krajewski, para visitar al papa Francisco y desearle buen viaje, ya que ese día iniciaba su visita apostólica a Cuba y Estados Unidos.

Ahora se ha dado a conocer la situación de la familia acogida por la parroquia de la Basílica de San Pedro, a la que han hospedado en un apartamento en la zona de la Via Gregorio VII. Se trata de una familia eritrea, compuesta por madre con cinco hijos; 3 están en el apartamento con ella y dos están aún Etiopía en un campo de refugiados. La comunidad de San Egidio está trabajando para que lleguen a Italia a finales de mes o en las próximas semanas. El hijo más pequeño, de apenas unos meses, nació en Noruega, donde llegó la familia y desde donde se la envió a Italia por la Convención de Dublín. Además, en este mismo apartamento, vive una amiga de la mujer, una joven eritrea con su hijo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación