ZENIT

ZENIT - HSM

Descargar el servicio diario de ZENIT en formato solo texto

Lunes 25 de enero de 2016

Share this Entry

El Papa: ‘Pidamos perdón por el pecado de nuestras divisiones’

El Santo Padre ha clausurado la Semana de oración por la unidad de los cristianos con la celebración de las vísperas en la Basílica San Pablo Extramuros

El papa Francisco ha pedido que en este Año Jubilar extraordinario de la Misericordia, tengamos bien presente que “no puede haber auténtica búsqueda de la unidad de los cristianos sin fiarse plenamente de la misericordia del Padre”. Asimismo ha invitado a pedir perdón “por el pecado de nuestras divisiones, que son una herida abierta en el Cuerpo de Cristo”. Y como Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Católica, “quiero invocar misericordia y perdón por los comportamientos no evangélicos de parte de católicos en lo relacionado con cristianos de otras Iglesias”. Al mismo tiempo, el Santo Padre ha invitado a todos los hermanos y hermanas católicos a perdonar si, hoy o en el pasado, “han sufrido ofensas de otros cristianos”. Al respecto, el Papa ha asegurado que no podemos cancelar lo que ha pasado, pero no queremos permitir que el peso de las culpas pasadas continúe contaminando nuestras relaciones. La misericordia de Dios –ha subrayado– renovará nuestras relaciones. Así lo ha indicado en la tradicional celebración de las vísperas en la solemnidad de la conversión de san Pablo, en la basílica de San Pablo Extramuros, en la conclusión de la Semana de oración por la unidad de los cristianos.
En la celebración han participado representantes de otras Iglesias y comunidades eclesiales presentes en Roma. Tal y como ha recordado el Santo Padre durante su discurso, la conversión de Pablo no es solo un cambio moral, sino una experiencia transformadora de la gracia de Cristo, y al mismo tiempo la llamada a una nueva misión, la de anunciar a todos a ese Jesús que antes perseguía persiguiendo a sus discípulos.
Para los primeros cristianos, como hoy para todos los bautizados, es motivo de consuelo y de constante asombro saberse elegidos para formar parte del diseño de salvación de Dios, realizado en Jesucristo y en la Iglesia.
La vocación de ser apóstol –ha observado el Papa– no se funda en los méritos humanos de Pablo, que se considera “ínfimo”e “indigno”, sino sobre la voluntad infinita de Dios, que le ha elegido y le ha confiado el ministerio.
Asimismo, ha asegurado que la abundante misericordia de Dios es la única razón sobre la que se funda el ministerio de Pablo, y al mismo tiempo lo que el apóstol debe anunciar a todos. Reflexionando sobre el misterio de la misericordia y de la elección de Dios, el Pontífice ha precisado que “el Padre ama a todos y quiere salvar a todos, y por eso llama a algunos, ‘conquistándoles’ con su gracia, para que a través de ellos su amor pueda llegar a todos”.
Por otro lado, el Papa ha indicado que a la luz del tema que ha guiado esta Semana de oración por la unidad de los cristianos – Destinados a proclamar las grandezas del Señor – podemos decir que “todos nosotros creyentes en Cristo” tenemos esta llamada.
Más allá de las diferencias que todavía nos separan, “reconocemos con alegría que en el origen de la vida cristiana hay siempre una llamada cuyo autor es Dios mismo”.
El Obispo de Roma ha asegurado en su intervención que “podemos progresar en el camino de la plena comunión visible entre los cristianos no solo cuando nos acercamos los unos a los otros, sino sobre todo en la medida en la que nos convertimos al Señor, que por su gracia nos elige y nos llama a ser sus discípulos”. Y convertirnos –ha precisado– significa dejar que el Señor viva y trabaje en nosotros.
Por este motivo, “cuando los cristianos de distintas Iglesias escuchan juntos la Palabra de Dios y tratan de ponerla en práctica, realmente realizan pasos importantes hacia la unidad”. Y no es solo la llamada lo que nos une, nos reúne también la misma misión: “anunciar a todos las obras maravillosas de Dios”. Mientras estamos en camino hacia la plena comunión entre nosotros –ha afirmado Francisco– podemos ya desarrollar múltiples formas de colaboración para favorecer la difusión del Evangelio. “Y caminando y trabajando juntos, nos damos cuenta que ya estamos unidos en el nombre del Señor”, ha añadido.
Para concluir, ha señalado que junto con los representantes de las otras Iglesias han atravesado la Puerta Santa de esta Basílica “para recordar que la única puerta que nos conduce a la salvación es Jesucristo nuestro Señor, el rostro misericordioso del Padre”.

El presidente de Irán llega hoy a Roma y mañana le recibe el Papa

Rohani busca relanzar las relaciones diplomáticas y económicas tras el cese de las sanciones internacionales

El presidente de Irán, Hassan Rohani, llega este lunes a Roma en su primera gira europea del período ‘post-sanciones’, que contempla una segunda escala en Francia, con la intención de profundizar las relaciones diplomáticas y económicas. Le acompañan 120 empresarios iraníes.
El Papa lo recibirá mañana martes 26 de enero, en el Palacio Apostólico del Vaticano. La visita fue confirmada este jueves por el director de la oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi. El 14 de noviembre pasado el mandatario persa tenía fijada una audiencia con el Santo Padre, la cual quedó suspendida tras la cancelación del viaje debido a los sangrientos atentados de París.
Teherán mantuvo siempre relaciones diplomáticas con el Vaticano, incluso durante la Revolución Islámica que derrocó en 1979 al Sha de Persia, Reza Pahlevi. Es el primer encuentro después de casi 17 años entre un Papa y un presidente iraní, que en este caso además es un clérigo chiita. El último presidente de Irán recibido en una audiencia pontificia fue en 1999, cuando Juan Pablo II se encontró con Mohamed Jatami.
El embajador de Irán en Italia, Mozaffari calificó la audiencia en el Vaticano como de “extrema importancia”, informó Rai News.
El pacto de renuncia del programa nuclear con fines bélicos de Irán fue firmado en julio de 2015 entre Teherán y el Grupo 5+1, formado por Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania. El tratado recibió el apoyo de la Santa Sede.
Ahora, Estados Unidos y Europa levantaron las sanciones internacionales al país persa, el cual desmanteló su capacidad técnica para fabricar armas. Teherán además permitirá inspecciones mucho más severas.
 

Oración por la visita del Papa a México

México recibe al Pontífice del 12 al 18 de febrero

ublicamos a continuación la oración que la Conferencia Episcopal Mexicana propone ante la inminente visita del Santo Padre a su país
Madre de Dios y Madre nuestra:
Santa María de Guadalupe:
Estamos alegres y agradecidos
porque viene a visitarnos
el Papa Francisco, Vicario de tu Hijo.
Viene a poner en tus manos
el Año jubilar de la Misericordia,
y a comunicarnos un mensaje
de esperanza y de concordia.
Ruega por él y por nosotros,
para que nos sepamos abrir
a lo que por su medio
Dios nos quiera transmitir.
Y que al partir nos lleve en su corazón,
y deje sembrados en el nuestro
frutos abundantes de conversión.
Amén.

El Papa llama de nuevo a las Carmelitas Descalzas de Lucena

Durante su conversación telefónica, el Santo Padre advierte que “el demonio entra por el bolsillo”, en referencia a la excesiva dependencia monetaria que tiene el mundo actual

El papa Francisco ha vuelto a llamar este sábado a la comunidad de las Madres Carmelitas Descalzas de Lucena. Como en ocasiones anteriores, el Santo Padre ha enviado su cariño, cercanía y recuerdo afectuoso a los habitantes de la citada localidad cordobesa.
Además, el Pontífice ha advertido que “el demonio entra por el bolsillo”, en referencia a la excesiva dependencia monetaria que tiene el mundo actual, según ha referido el vicario episcopal David Aguilera Malagón a un periódico local.
El convento de San José, situado al sur de España, se hizo famoso en todo el mundo el pasado 31 de diciembre de 2014, cuando el Santo Padre dejó un mensaje en el contestador automático de las religiosas de clausura (tres de nacionalidad argentina, una venezolana y una española). Las palabras que el Pontífice dejó en el buzón de voz fueron: “¿Qué estarán haciendo estas monjas que no pueden atender? Soy el papa Francisco y quería saludarlas en este fin de año. Voy a ver si más tarde las puedo llamar. Que Dios les bendiga”.
La relación de Jorge Mario Bergoglio con las tres religiosas argentinas data de cuando el Papa actual era arzobispo de Buenos Aires. “Siempre llamaba al convento pidiendo oraciones y se interesaba por nosotras, aunque nunca hubo un trato directo y personal”, explicó en su momento la superiora de origen argentino, sor Adriana de Jesús Crucificado. A pesar de ello, surgió una amistad que se ha mantenido con el paso del tiempo a través del teléfono, cartas y felicitaciones con motivo de la Navidad.

Francisco: ‘La santidad es la meta a la que tender’

El Papa recibe al Pontificio Seminario Lombardo y les recuerda que solo puede anunciar palabras de vida quien hace de la propia vida un diálogo constante con la Palabra de Dios

El papa Francisco ha recibido esta mañana en audiencia al Pontificio Seminario Lombardo en Roma, con motivo del cincuenta aniversario de esta sede.  Tal y como ha recordado en su discurso, el beato Pablo VI bendijo el Seminario Lombardo el 11 de noviembre de 1965, para que esta casa fuera habitada al terminar el Concilio Vaticano II, en el cual los Padres percibieron intensamente “derrumbadas las murallas que por mucho tiempo habían recluido la Iglesia en una ciudadela privilegiada, había llegado el tiempo de anunciar el Evangelio de un modo nuevo”.
Así, ha observado el Santo Padre, en los “años romanos” que no solo son de estudio, sino de verdadera y propia formación sacerdotal, también “vosotros os preparáis para actuar en ese impulso del Espíritu, para ser futuro de la Iglesia, según el corazón de Dios; no según las preferencias de cada uno o las modas del momento, sino como el anuncio del Evangelio pide”.
Para prepararse bien –ha advertido– es necesario un trabajo profundo, pero sobre todo una conversión interior, que cotidianamente arraiga el ministerio en la primera llamada de Jesús y lo revive en la relación personal con Él.  De este modo, el Santo Padre ha propuesto a los presentes el modelo de san Carlo Borromeo, quien presentó su vida como un constante movimiento de conversión, dirigida a reflejar la imagen del pastor.
Asimismo, ha precisado que son “herederos y testigos de una gran historia de santidad, que arraiga sus raíces en vuestros patrones, los obispos Ambrosio y Carlo, y en tiempos más recientes ha visto, también entre los alumnos, tres beatos y siervos de Dios”. Y esta es la meta a la que tender, ha exclamado el Santo Padre.
En esta línea, el Pontífice ha asegurado que a menudo aparece en el camino una tentación que hay que rechazar: la de la normalidad, de una pastor al que le basta una vida “normal”. Entonces, este sacerdote “comienza a contentarse con algunas atenciones que recibe, juzga el ministerio en base a sus éxitos y se encuentra en la búsqueda de lo que le gusta, volviéndose tibio y sin verdadero interés por los otros”. Por ello, el Santo Padre ha recordado que la “normalidad” para nosotros es sin embargo la santidad pastoral, el don de la vida. “Si un sacerdote elige ser solo una persona normal, será un sacerdote mediocre, o peor”, ha observado.
El papa Francisco ha asegurado que solo puede anunciar palabras de vida quien hace de la propia vida un diálogo constante con la Palabra de Dios, o, mejor, con Dios que habla. Por otro lado, también ha subrayado que la evangelización hoy parece llamada a tener que recorrer nuevamente precisamente el camino de la sencillez. “Sencillez de vida, que evite toda forma de duplicidad y mundanidad, que baste la comunión genuina con el Señor y con los hermanos; sencillez de lenguaje: no predicadores de doctrinas complejas, sino anunciadores de Cristo, muerto y resucitado por nosotros”.
Finalmente, otro aspecto que ha abordado en su discurso ha sido la necesidad del contacto y la cercanía con el obispo para ser un buen sacerdote. “La característica del sacerdote diocesano es precisamente la diocesanidad, y la diocesanidad tiene su piedra angular en la relación frecuente con el obispo, en el diálogo y en el discernimiento con él”. En este línea ha advertido que un sacerdote que no tiene una relación asidua con su obispo lentamente se aísla del cuerpo diocesano y su fecundidad disminuye, precisamente porque no ejercita el diálogo con el padre de la diócesis.
Para concluir, el Santo Padre ha deseado a los presentes que cultiven la belleza de la amistad y el arte de establecer relaciones, para crear una fraternidad sacerdotal más fuerte de las diferentes particularidades.

El Papa visitará Suecia en octubre

El motivo del viaje es la conmemoración del 500º aniversario de la Reforma

El papa Francisco va a participar en una ceremonia conjunta entre la Iglesia Católica y la Federación Luterana Mundial para conmemorar el 500° aniversario de la Reforma, que se celebrará en Lund, Suecia, el 31 de octubre de 2016.
Será el segundo Pontífice en visitar esta nación. El primero fue san Juan Pablo II, que desde el 8 al 10 de junio de 1989, visitó Noruega, Islandia, Finlandia, Dinamarca y Suecia.
De este modo, el Santo Padre, el obispo Dr. Munib A. Younan, presidente de la Federación Luterana Mundial, y el Rev.  Dr. Martin Junge, secretario general de la misma federación, presidirán una conmemoración ecuménica en colaboración con la Iglesia de Suecia y la diócesis católica de Estocolmo.
En un comunicado conjunto de la Federación Luterana Mundial (LWF) y del Pontificio Consejo Para la Promoción de la Unidad de los Cristianos explican que esta conmemoración “dará particular importancia a los sólidos progresos ecuménicos entre católicos y luteranos y a los dones recíprocos derivados del diálogo”.
“La Federación Luterana Mundial se prepara para conmemorar el aniversario de la Reforma en un espíritu de responsabilidad ecuménica”, afirma el secretario general del LWF. “Estoy profundamente convencido de que esforzándonos por lograr la reconciliación entre luteranos y católicos, trabajamos por la justicia, la paz y la reconciliación en un mundo arrasado por los conflictos y la violencia”.
Por su parte, el cardenal Koch, presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos explica: “Concentrándose juntos sobre la centralidad de la cuestión de Dios y sobre una actitud cristocéntrica, los luteranos y los católicos tendrán la posibilidad de celebrar una conmemoración ecuménica de la reforma, no sencillamente de forma pragmática, sino con un sentido profundo de la fe en Cristo crucificado y resucitado”.
“La situación ecuménica en nuestra parte del mundo es única e interesante. Espero que tal encuentro nos ayude a mirar al futuro de tal forma que seamos testigos de Jesucristo y de su Evangelio en nuestro mundo secularizado”, afirma Anders Arboreluis OCD, obispo de la Iglesia Católica en Suecia.
El evento, que está previsto que se celebre en Lund, se enmarca en el proceso de recepción del documento de estudio From Conflict to Communion, (Del conflicto a la comunión) publicado en 2013, que desde entonces ha sido ampliamente difundido entre las comunidades luteranas y católicas. El documento es el primer intento de las dos partes de describir juntos, a nivel internacional, la historia de la Reforma y sus intenciones.

República Centroafricana: Los rebeldes del LRA se detienen ante el nombre del Papa

El obispo Juan José Aguirre Muñoz cuenta cómo unos asaltantes a una parroquia se detuvieron al escuchar que lo que iban a robar eran regalos de Francisco

“Incluso los rebeldes del LRA se detienen ante el nombre del Papa Francisco. Cuando un seminarista de la parroquia de San Andrés ha dicho a los rebeldes ugandeses que el coche y el ordenador eran un regalo del Papa, no los han tocado”, afirma a la agencia Fides monseñor Juan José Aguirre Muñoz, obispo de Bangassou. En esta diócesis se encuentra la parroquia de San Andrés de Bakouma, en el sureste de la República Centroafricana. El pasado 21 de enero fue atacada por un grupo de rebeldes del LRA (Ejército de Resistencia del Señor), una formación de origen ugandés que desde hace años siembra el terror en esta zona de Centroáfrica.
“Los asaltantes eran una docena, en su mayoría ugandeses, que hablaban en swahili y en inglés, tanto es así que necesitaban un intérprete. Golpearon al seminarista presente y a las hermanas de una orden mexicana que prestan su servicio en la parroquia”, ha contado el obispo español a Fides. Y añade: “permanecieron en la parroquia y en la casa de las religiosas aproximadamente 2 ó 3 horas y luego se marcharon sin saquear la aldea. Se han llevado radios, dinero, alimentos, medicinas e incluso ropa interior, y han destruido algunas puertas y muebles. Ya he enviado carpinteros para arreglar todo”.
Tal y como se recuerda, en Bakouma no están presentes ni los militares, ni la Minusca (Misión de la ONU en África Central), ni tampoco las fuerzas especiales ugandesas y estadounidenses enviadas a la zona para detener al LRA. De este modo, monseñor Aguirre explica que “la Minusca ha enviado una misión para investigar lo ocurrido. Incluso los estadounidenses que están en Obo, han enviado un helicóptero patrulla. Aun así nos ha dado la impresión de que tanto el ejército ugandés como los estadounidenses sabían que nuestra parroquia iba a ser atacada”. El prelado concluye observando que “en cualquier caso, la vida de la parroquia continúa, las hermanas se han mantenido en su lugar como verdaderas columnas de fe y de la misión”.
El Pontífice visitó la República Centroafricana del 29 al 30 del pasado mes de noviembre. Era la última etapa de un viaje que le llevó también a Kenia y Uganda. El viaje a este país, periferia africana, estuvo marcado por la apertura de la Puerta Santa de la catedral de Bangui, como un anticipo del Año Jubilar de la Misericordia.
Antes del rito de la apertura, el santo padre Francisco aseguró, provocando una gran emoción que, en ese momento, Bangui se convertía en capital espiritual del mundo. Y señaló que el Año Santo de la Misericordia llegaba con antelación a esta tierra, “una tierra que sufre desde hace años la guerra, el odio, la incomprensión, la falta de paz. En esta tierra sufriente también están todos los países del mundo que están pasando por la cruz de la guerra”. Bangui –insistió– se convierte en la capital espiritual de la oración por la misericordia del Padre. Todos nosotros pedimos paz, misericordia, reconciliación, perdón, amor. Por Bangui, por toda la República Centroafricana y por todos los países del mundo que sufren la guerra, pedimos la paz.

Granada recuerda a Fernando el Católico en el V centenario de su muerte

El papa Alejandro VI concedió al monarca y a su esposa el título de “católicos” en una bula de 1496

El Ayuntamiento de Granada, junto a la Real Academia de Bellas Artes y la Capilla Real, han organizado una serie de actividades con motivo del V Centenario de la muerte del rey Fernando el Católico, cuyo restos reposan en la ciudad andaluza.
El programa previsto arrancó el pasado viernes, víspera del fallecimiento del monarca, quien murió el 23 de enero de 1516 en Madrigalejo. Ese día la Capilla Real de Granada, depositaria de sus restos mortales junto a los de la reina Isabel la Católica, acogió el concierto “Ofrenda musical”, que contó con la Cátedra Manuel de Falla de la Universidad de Granada y la interpretación de música gregoriana y polifónica de la época.
Según adelantó el capellán real de Granada, Manuel Reyes, el sábado se celebró un solemne funeral en memoria de Fernando II de Aragón. A lo largo de 2016, se espera que la Capilla Real pueda dar por concluidas las obras de rehabilitación de sus exteriores, iniciadas en 2006, y hacerlo coincidir con este quinto centenario.
Del 12 al 15 de abril, se celebrará un ciclo de conferencias dedicadas al monarca, organizadas por la Real Academia de Bellas Artes. Y al día siguiente, la Capilla Real volverá a acoger un concierto de polifonía sacra con música de los tiempos del rey Fernando el Católico. También se organizarán visitas escolares relacionadas con la efemérides, a las que se sumarán actividades de las bibliotecas municipales.
Asimismo, se prevé un ciclo de cine que repase la filmografía relacionada con los Reyes Católicos, que el Festival Internacional de Música y Danza los recuerde y una posible exposición que ponga el broche al quinto centenario.
Fernando II de Aragón, esposo de Isabel I de Castilla, ha pasado a la historia como un gobernante que supo acordar, pactar y pacificar. Los Reyes Católicos trabajaron juntos para unificar sus dominios y fomentar su desarrollo. Su reinado también se caracterizó por culminar la Reconquista con la Toma de Granada.
En 1492, Cristóbal Colón, un marino con nuevas teorías geográficas, se presentó a los monarcas, pidiéndoles apoyo económico para navegar hacia las Indias por Occidente. Fernando e Isabel ayudaron a Colón en la empresa, que culminaría con el descubrimiento de un “Nuevo Mundo”. La hazaña del navegante genovés permitió la expansión extraeuropea de la Corona española y la evangelización de los naturales de América. Fue el papa Alejandro VI quien concedió a los Reyes el título de “católicos” en una bula de 1496.
Fernando II de Aragón falleció en 1516 en la localidad extremeña de Madrigalejo y su cadáver fue llevado junto al de su mujer Isabel a la Capilla Real de Granada el 10 de noviembre de 1521.

Los obispos españoles entregan los Premios ¡Bravo! 2015

El arzobispo Claudio Maria Celli, la película “Francisco, el padre Jorge”, el programa “En la tuya o en la mía” de Bertín Osborne y la campaña #MIGRANITOPORCHINA de AIN son algunos de los galardonados

La Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS) ha entregado este lunes los Premios ¡BRAVO! 2015, que se conceden anualmente, en un acto que ha tenido lugar en la sede de la Conferencia Episcopal Española (CEE).
El jurado, reunido en Madrid el 2 de diciembre de 2015, otorgó estos galardones con el fin de “reconocer, por parte de la Iglesia, la labor meritoria de todos aquellos profesionales de la comunicación en los diversos medios, que se hayan distinguido por el servicio a la dignidad del hombre, los derechos humanos y los valores evangélicos”, ha señalado la CEE en un comunicado.
La ceremonia ha estado presidida por el cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, acompañado por el nuncio apostólico de Su Santidad en España, Mons. Renzo Fratini; el presidente de la CEMCS, Mons. Ginés García Beltrán; el obispo de Lleida, Mons. Salvador Giménez; el obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla; y el obispo emérito de Lleida, Mons. Joan Piris, que ejerció de presidente del jurado de los premios. Además, en la sala de la Asamblea Plenaria, donde se ha celebrado la entrega, se encontraba el sacerdote y periodista José María Gil Tamayo, secretario general y portavoz de la CEE.
El presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Mons. Claudio Maria Celli, ha dado las gracias en nombre de todos los premiados. En su discurso, ha puesto la mirada en el Mensaje del Papa para la Jornada de las comunicaciones sociales. “Los comunicadores debemos ser voz de los débiles. Voz de los sin voz. Este año el papa Francisco ha unido comunicación y misericordia. Debemos ofrecer la verdad con la ternura de Dios”, ha dicho.
El arzobispo italiano, que estuvo 30 años de servicio en China, también ha dedicado unas palabras a la Iglesia que peregrina en el gigante asiático. “La Iglesia en China nos da un testimonio profundo de fe. Recuerdo que había un obispo chino, consagrado de forma ilícita, y que pedía al Papa ser reconocido. Hubo un momento en el que el Papa quiso hacerlo y le envió la cruz pectoral y el anillo. Entonces, los obispos no podían mostrarlo en público, por lo que decidió llamar a todos sus curas y les mostró su cruz y se la colgó al cuello. Les mostró su anillo y se lo puso en el dedo. Me contaron que todos los curas lloraron, porque en ese gesto habían comprobado que había una comunión plena entre su obispo y Pedro”, ha relatado Mons. Celli, al tiempo que ha asegurado que “esta es la Iglesia en China, una Iglesia preciosísima”.
Por su parte, el obispo de Guadix-Baza y presidente de la CEMCS, Mons. Ginés García Beltrán, ha afirmado que “es aspiración de la Iglesia ser lugar de encuentro, hogar en el que se comparten buenas noticias, y se premian las buenas acciones. Con ese deseo nos acoge hoy esta Casa de la Iglesia”.
“Desde la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación, con los premios ¡Bravo!, queremos honrar una comunicación al servicio de los demás, que pone en alta voz a aquellos que no tienen voz; que busca llevar la alegría, el entretenimiento, la verdad y el descanso a las personas. Buscamos premiar a quienes realizan este servicio en la sociedad, a quienes ofrecen motivos para continuar en el camino, a quienes encienden luces para iluminar la oscuridad, a quienes ofrecen una chispa en donde abunda la tristeza, en definitiva, a quienes dan esperanza”, ha subrayado Mons. García Beltrán.
La CEE ha otorgado el ¡Bravo! Especial al presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales, Mons. Claudio Maria Celli. Además, los obispos españoles han premiado al conocido presentador y cantante Bertín Osborne, por el programa “En la tuya o en la mía” de TVE, con el Premio ¡Bravo! 2015 de Televisión; al corresponsal de ABC en Londres, Luis Ventoso, con el de Prensa; y al redactor de RNE, el periodista Luis Manuel Fernández Iglesias, en la categoría de Radio.
En el ámbito cultural, el Premio Bravo! de Cine ha recaído en la película “Francisco, el padre Jorge”; el de Música ha sido concedido al concursante de la adaptación española del exitoso formato holandés The Voice, el padre redentorista Damián María; y el galardón de Publicidad ha sido para la campaña #MIGRANITOPORCHINA de la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).
Por último, la CEE ha reconocido a la plataforma digital CineyFe.com con el Premio ¡Bravo! de Nuevas Tecnologías y a la diócesis de Ávila en la categoría de “Trabajo diocesano en medios de comunicación”, por su labor informativa durante el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús.
Durante la ceremonia de entrega, el director de la película sobre el papa Francisco ha dedicado el galardón a Jorge Mario Bergoglio y el padre Damián ha entonado una oración con ritmos flamencos en recuerdo de su abuela, que era cantaora. El acto ha concluido con las palabras de agradecimiento del cardenal Blázquez a los premiados y asistentes.
El Jurado para la concesión de estos Premios ¡Bravo! ha estado compuesto por Mons. Joan Piris Frígola, obispo emérito de Lleida y miembro de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social (CEMCS), que actuó como presidente; y los vocales: Rafael Ortega, presidente de la Unión Católica de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E); el sacerdote Jesús de las Heras, director de la revista Ecclesia; Asunción Escribano, decana de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca; Ulises Bellón, director del Departamento de Prensa de la CEMCS; Juan Orellana, director del Departamento de Cine de la CEMCS; y el sacerdote José Gabriel Vera, director del Secretariado de la CEMCS, que actuó como secretario del Jurado.

Beato Miguel Kozal – 26 de enero

«Este mártir de la fe, que sucumbió bajo el régimen nazi, mostró una fortaleza verdaderamente admirable. De él se puede afirmar, con toda propiedad, que pasó por este mundo sosteniendo la Iglesia con la propia vida»

No existe ningún integrante de la vida santa que haya puesto en duda, ni siquiera someramente, la grandeza de la Iglesia fundada por Cristo; esta flaqueza no anida en sus corazones. Habrán podido atravesar situaciones complejas, sufrir ciertos desaires infligidos por alguno de sus miembros, pero han tenido claro, sin tener que detenerse a reflexionarlo, que existe una clara disociación entre estos deslices de mayor o menor gravedad causados por personas concretas, y la Iglesia como tal, que es santa. Lucharon por ella unidos a los pontífices del momento y se avinieron a padecer las contrariedades que les salieron al paso sabiendo que sobre sus hombros debía descansar el preciado legado que Cristo había ofrecido al mundo. Incontables hombres y mujeres de todos los siglos han mostrado fehacientemente su fidelidad, y muchos la han llevado al extremo entregando de forma literal su vida, como hizo Miguel Kozal, un martirio al que en no pocas ocasiones, como le sucedió a él, les han conducido razones de índole política.
Nació el 25 de septiembre de 1893 en una localidad polaca cercana a Poznan. Su infancia se caracterizó por una inclinación natural a lo religioso. Sus padres inculcaron a su numerosa prole el amor a Dios. Como se había criado en una familia pobre, sabía lo que era la abnegación y el valor del esfuerzo. Fue uno de esos alumnos ejemplares que a veces pueblan las aulas, y se integró activamente en la organización católica clandestina «Asociación Tomás Zen». Inquieto por la injerencia del estado alemán en la educación, puso sus dotes al servicio de la defensa de ésta, y fue nombrado presidente de la organización. En 1914 ingresó en el seminario Leonium de Poznan, aunque la Primera Guerra Mundial le obligó a recluirse en Gniezno, donde concluyó los estudios eclesiásticos. Fue ordenado sacerdote en 1918. Ejerció un ejemplar ministerio pastoral como párroco en distintos lugares. Fue prefecto de una escuela femenina de humanidades, director espiritual del seminario mayor de Gniezno y su rector, pese a no contar con la titulación académica pertinente.
En junio de 1939 Pío XII le encomendó la sede de Wloclawek, a la que fue enviado como obispo auxiliar. Era un lugar altamente comprometido y peligroso, ya que el Führer desplegaba desde allí todo su poder militar con objeto de invadir Rusia. De hecho, el 1 de septiembre los nazis ocuparon Polonia. Y las gentes, aterradas por la situación, acudían al beato en busca de consuelo. Para los fieles las dificultades aún eran mayores, y Miguel no estaba dispuesto a encajar el trato injusto y discriminatorio que recaía sobre todos ellos. Habían cercenado de raíz las actividades pastorales, clausuradas las publicaciones católicas, se apoderaron de los bienes patrimoniales de la Iglesia y fueron encarcelando a los sacerdotes. En estas penosas condiciones, Miguel seguía asistiendo a todos y negándose a abandonar la ciudad, pese a que así lo reclamaban las autoridades.
Su enérgica oposición a la intervención nazi, que despojó a la Iglesia de todo derecho, y su insistente defensa de la fe y de la libertad, amén de su negativa a aceptar las directrices que le dieron, supuso su arresto domiciliario por parte de la Gestapo en noviembre de 1939. Con él detuvieron a otros compañeros sacerdotes. Ya entonces fue sometido a torturas y lo mantuvieron aislado. Pero su fe era imbatible y al proseguir la obligada reclusión domiciliaria en Lad, como tenía cerca a otros seminaristas y sacerdotes del Instituto Salesiano, volvió a reconstruir el seminario dentro de la clandestinidad. Precisamente allí haría entrega a Dios de su vida, pensando en la Iglesia y en su amada Polonia.
Los nazis fueron diezmando el clero en los campos de concentración, y Miguel contemplaba impotente y lleno de aflicción la tragedia que acontecía ante sus ojos. Ni siquiera los esfuerzos diplomáticos de la Santa Sede fueron capaces de trocar un ápice la sinrazón del ejército invasor. A primeros de abril de 1941 siguió los pasos de los sacerdotes que le habían precedido en el martirio. Fue deportado al campo de concentración de Inowroclaw. Las torturas le causaron graves lesiones en los miembros inferiores y en la oreja izquierda. Y a finales de ese mismo mes y año fue enviado al campo de concentración de Dachau. Le esperaban otros años de periódicos suplicios. Finalmente, cuando ya estaba aquejado de tifus, el 26 de enero de 1943 uno de los médicos le aplicó una dosis de veneno en el brazo, y este mártir de la fe entregó su alma a Dios. Un integrante del grupo de médicos, dijo: «Así será más fácil el camino a la eternidad». Su cuerpo fue incinerado en el horno crematorio de Dachau el 30 de enero de 1943. Es uno de los miles de mártires polacos que testificaron su fe dando su vida. Fue beatificado por Juan Pablo II el 14 de junio de 1987.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación