ZENIT

ZENIT - HSM

Descargar el servicio diario de ZENIT en formato solo texto

Jueves 18 de febrero de 2016

Share this Entry

Miércoles 17, últimos actos del papa en México

El Papa al mundo del trabajo:
‘La mejor inversión es crear oportunidades’

En el Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua, el Santo Padre advierte que ‘cuando el bien común es forzado para estar al servicio del lucro, y el capital la única ganancia posible, eso se llama exclusión’ – TEXTO COMPLETO 

Tras visitar el Centro de Readaptación Social número 3 de la ciudad fronteriza, donde pidió a las autoridades que “ayuden a frenar el círculo de la violencia y la exclusión”, el Santo Padre se dirigió al Colegio de Bachilleres del Estado de Chihuahua para mantener un encuentro con el mundo del trabajo. Miles de personas le esperaban en el recinto, y el Pontífice se paró en varias ocasiones para saludar y bendecir a la gente. Los más de tres mil asistentes realizaron una “ola mexicana” como acto de bienvenida al Papa.
Un matrimonio de juarenses, Daisy Flores Gámez y Jesús Arturo Gurrola Varela, dirigió a Francisco un mensaje sobre la realidad social que viven en esta ciudad fronteriza, rodeada por el desgaste laboral, la falta de oportunidades y de valores. Ante estas dificultades, le pidieron su oración.
Por su parte, el empresario Juan Pablo Castañón habló del diálogo humano, la reciprocidad de valores, el compromiso con un mejor ambiente laboral, la solidaridad social y los horarios justos. También pidió al Santo Padre que rece por los empresarios, que se encuentran presionados por muchos factores que no están en sus manos.
En su discurso, el Pontífice dijo que “todo lo que podamos hacer para dialogar, encontrarnos, para buscar mejores alternativas y oportunidad es ya un logro a valorar y resaltar”. “Las guerras se van gestando de a poquito por la mudez y por los desencuentros”, añadió.
Por eso, el Papa pidió que “esta instancia sirva para construir futuro y sea una buena oportunidad de forjar el México que su pueblo y que sus hijos se merecen”. En esta línea, advirtió que “uno de los flagelos más grandes a los que se ven expuestos los jóvenes es la falta de oportunidades de estudio y de trabajo sostenible y redituable que les permita proyectarse, y esto genera en tantos casos, tantos casos, situaciones de pobreza y marginación”. “Y esta pobreza y marginación es el mejor caldo de cultivo para que caigan en el círculo del narcotráfico y de la violencia”, lamentó.
Ante este drama, Francisco señaló que “Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días, y nosotros hemos de hacer todo lo posible para que estas situaciones no se produzcan más”. También destacó que “la mejor inversión que se puede realizar es invertir en la gente, en las personas, en las familias”. “La mejor inversión es crear oportunidades”, insistió.
A continuación, el Santo Padre reconoció: “Sé que lo que estoy planteando no es fácil, pero sé también que es peor dejar el futuro en manos de la corrupción, del salvajismo y de la falta de equidad”. “El lucro y el capital no son un bien por encima del hombre, están al servicio del bien común. Y, cuando el bien común es forzado para estar al servicio del lucro, y el capital la única ganancia posible, eso tiene un nombre, se llama exclusión y así se va consolidando la cultura del descarte”, aseguró.
Por último, el Pontífice invitó a todos los presentes “a soñar, a soñar en un México donde el papá pueda tener tiempo para jugar con sus hijos, donde la mamá pueda tener tiempo para jugar con sus hijos”. “Eso lo van a lograr dialogando, confrontando, negociando, perdiendo para que ganen todos”, concluyó.
Publicamos a continuación las palabras del papa Francisco:
Queridos hermanos y hermanas,
Quise encontrarme con ustedes aquí en esta tierra de Juárez, por la especial relación que esta ciudad tiene con el mundo del trabajo. No sólo les agradezco el saludo de bienvenida y sus testimonios, que han puesto de manifiesto los desvelos, las alegrías y las esperanzas que experimentan en sus vidas, sino que quisiera agradecerles también esta oportunidad de intercambio y de reflexión. Todo lo que podamos hacer para dialogar, encontrarnos, para buscar mejores alternativas y oportunidad es ya un logro a valorar y resaltar. Hay dos palabras que quiero subrayar: diálogo y encuentro. No cansarse de dialogar. Las guerras se van gestando de a poquito por la mudez y por los desencuentros. Obviamente que no alcanza, dialogar y encontrarse, pero hoy en día no podemos darnos el lujo de cortar toda instancia de encuentro, toda instancia de debate, de confrontación, de búsqueda. Es la única manera que tendremos de poder ir construyendo el mañana, ir tejiendo relaciones sostenibles capaces de generar el andamiaje necesario que, poco a poco, irá reconstruyendo los vínculos sociales tan dañados por la falta de comunicación, tan dañados por la falta de respeto a lo mínimo necesario para una convivencia saludable.
Gracias, y que esta instancia sirva para construir futuro y sea una buena oportunidad de forjar el México que su pueblo y que sus hijos se merecen.
Me gustaría detenerme en este último aspecto. Hoy están aquí diversas organizaciones de trabajadores y representantes de cámaras y gremios empresariales. A primera vista podrían considerarse como antagonistas, pero los une la misma responsabilidad: buscar generar espacios de trabajo digno y verdaderamente útil para la sociedad y especialmente para los jóvenes de esta tierra. Uno de los flagelos más grandes a los que se ven expuestos los jóvenes es la falta de oportunidades de estudio y de trabajo sostenible y redituable que les permita proyectarse, y esto genera en tantos casos, tantos casos, situaciones de pobreza y marginación. Y esta pobreza y marginación es el mejor caldo de cultivo para que caigan en el círculo del narcotráfico y de la violencia. Es un lujo que hoy no nos podemos dar; no se puede dejar solo y abandonado el presente y el futuro de México.
Y para eso diálogo, confrontación, fuente de trabajo que vaya creando este sendero constructivo. Desgraciadamente, el tiempo que vivimos ha impuesto el paradigma de la utilidad económica como principio de las relaciones personales. La mentalidad reinante, en todas partes, propugna la mayor cantidad de ganancias posibles, a cualquier tipo de costo y de manera inmediata. No sólo provoca la pérdida de la dimensión ética de las empresas sino que olvida que la mejor inversión que se puede realizar es invertir en la gente, en las personas, en las familias. La mejor inversión es crear oportunidades. La mentalidad reinante pone el flujo de las personas al servicio del flujo de capitales provocando en muchos casos la explotación de los empleados como si fueran objetos para usar y tirar y descartar (cf. Laudato si’, 123). Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días, y nosotros hemos de hacer todo lo posible para que estas situaciones no se produzcan más. El flujo del capital no puede determinar el flujo y la vida de las personas.
Por eso me gustó ese anhelo que se expresó de diálogo y confrontación. No son pocas las veces que, frente a los planteos de la Doctrina Social de la Iglesia, se salga a cuestionarla diciendo: «Estos pretenden que seamos organizaciones de beneficencia o que transformemos nuestras empresas en instituciones de filantropía». La hemos escuchado esa crítica. La única pretensión que tiene la Doctrina Social de la Iglesia es velar por la integridad de las personas y de las estructuras sociales. Cada vez que, por diversas razones, ésta se vea amenazada, o reducida a un bien de consumo, la Doctrina Social de la Iglesia será voz profética que nos ayudará a todos a no perdernos en el mar seductor de la ambición. Cada vez que la integridad de una persona es violada, toda la sociedad es la que, en cierta manera, empieza a deteriorarse. Y esto que dice la Doctrina Social de la Iglesia no es en contra de nadie, sino a favor de todos.
Cada sector tiene la obligación de velar por el bien del todo; todos estamos en el mismo barco. Todos tenemos que luchar para que el trabajo sea una instancia de humanización y de futuro; que sea un espacio para construir sociedad y ciudadanía. Esta actitud no sólo genera una mejora inmediata, sino que a la larga va transformándose en una cultura capaz de promover espacios dignos para todos. Esta cultura, nacida muchas veces de tensiones, va gestando un nuevo estilo de relaciones, un nuevo estilo de Nación.
¿Qué mundo queremos dejarles a nuestros hijos? Creo que en esto la gran mayoría podemos coincidir. Este es precisamente nuestro horizonte, esa es nuestra meta y, por ello, hoy tenemos que unirnos y trabajar. Siempre es bueno pensar qué me gustaría dejarles a mis hijos; y también es una buena medida para pensar en los hijos de los demás. ¿Qué quiere dejar México a sus hijos? ¿Quiere dejarles una memoria de explotación, de salarios insuficientes, de acoso laboral o de tráfico de trabajo esclavo? ¿O quiere dejarles la cultura de la memoria de trabajo digno, de techo decoroso y de la tierra para trabajar? Tres T: Trabajo, Techo y Tierra. ¿En qué cultura queremos ver nacer a los que nos seguirán? ¿Qué atmósfera van a respirar? ¿Un aire viciado por la corrupción, la violencia, la inseguridad y desconfianza o, por el contrario, un aire capaz de generar –la palabra es clave, generar–, generar alternativas, generar renovación o cambio? Generar es ser co-creadores con Dios. Claro, eso cuesta, cuesta.
Sé que lo que estoy planteando no es fácil, pero sé también que es peor dejar el futuro en manos de la corrupción, del salvajismo y de la falta de equidad. Sé que no es fácil muchas veces armonizar todas las partes en una negociación, pero sé también que es peor, y nos termina haciendo más daño, la carencia de negociación y la falta de valoración. Otra vez me decía un viejo dirigente obrero: honesto como él solo, murió con lo que ganaba, nunca se aprovechó. ‘Cada vez que teníamos que sentarnos a una mesa de negociación, yo sabía que tenía que perder algo para que ganáramos todos’. Linda la filosofía de ese hombre de trabajo, cuando se va a negociar se pierde algo para que ganen todos.
Sé que no es fácil poder congeniar en un mundo cada más competitivo, pero es peor dejar que el mundo competitivo termine determinando el destino de los pueblos, esclavos. El lucro y el capital no son un bien por encima del hombre, están al servicio del bien común. Y, cuando el bien común es forzado para estar al servicio del lucro, y el capital la única ganancia posible, eso tiene un nombre, se llama exclusión y así se va consolidando la cultura del descarte, descartable, excluyente.
Comenzaba agradeciéndoles la oportunidad de estar juntos. Ayer uno de los jóvenes en el estadio de Morelia, que dio testimonio, dijo que este mundo nos quita la capacidad de soñar y es verdad. A veces nos quita la capacidad de soñar, la capacidad de la gratuidad. Cuando el chico o la chica le da al papá y a la mamá solamente el fin de semana porque se va a trabajar antes y se vuelve cuando está durmiendo, esa es la cultura del descarte. Quiero invitarlos a soñar, a soñar en un México donde el papá pueda tener tiempo para jugar con sus hijos, donde la mamá pueda tener tiempo para jugar con sus hijos y eso lo van a lograr dialogando, confrontando, negociando, perdiendo para que ganen todos. Los invito a soñar el México que sus hijos se merecen; el México donde no haya personas de primera segunda o de cuarta, sino el México que sabe reconocer en el otro la dignidad de hijo de Dios. Y que la Guadalupana, que se manifestó a san Juan Diego, y reveló cómo los aparentemente dejados de lado eran sus testigos privilegiados, los ayude a todos. Tengan la profesión que tengan, tengan el trabajo que tengan, a todos, en esta tarea de diálogo, confrontación y encuentro. Gracias.

 

El Papa en la frontera clama: ‘¡No más muerte ni explotación!’

En Santo Padre, en su último acto en México, celebra la misa en Ciudad Juárez y asegura que estamos a tiempo de reaccionar y transformar lo que nos está destruyendo como pueblo

El papa Francisco celebró en su último día en México una misa multitudinaria en la frontera, visible a través de la red metálica desde donde se ve Estados Unidos. A un lado Ciudad Juárez y al otro la ciudad de Texas de El Paso. Una ubicación que conlleva una importante carga emotiva debido al drama de la migración que allí se vive cada día. Miles de personas saludaron al Santo Padre durante el recorrido que le llevó desde el seminario arquidiocesano hasta el recinto ferial de Ciudad Juárez. Y una vez allí, otra gran multitud le esperaba entusiasmada para la celebración eucarística. Uno de los momentos más significativos y emocionantes fue cuando el Santo Padre dejó un ramo de flores en una gran cruz colocada justo en la frontera entre ambos países. Y saludó y bendijo a los fieles que se encontraban “al otro lado”.

Durante la homilía, el Pontífice aseguró que “siempre hay posibilidad de cambio, estamos a tiempo de reaccionar y transformar, modificar y cambiar, convertir lo que nos está destruyendo como pueblo, lo que nos está degradando como humanidad”. La misericordia –subrayó– nos alienta a mirar el presente y confiar en lo sano y bueno que late en cada corazón. “La misericordia de Dios es nuestro escudo y nuestra fortaleza”, precisó Francisco.
Además, explicó que “no hay gloria más grande para un padre que ver la realización de los suyos; no hay satisfacción mayor que verlos salir adelante, verlos crecer y desarrollarse”.
Haciendo referencia al pasaje de la lectura sobre la destrucción de Nínive, el Santo Padre indicó que “la misericordia rechaza siempre la maldad, tomando muy en serio al ser humano. Apela siempre a la bondad dormida, anestesiada, de cada persona”. Lejos de aniquilar, aseguró, la misericordia, se acerca a toda situación para transformarla desde adentro.
Y ese es precisamente el misterio de la misericordia divina. “Se acerca e invita a la conversión, invita al arrepentimiento; invita a ver el daño que a todos los niveles se esta causando”, precisó Francisco.
Asimismo, el Santo Padre recordó que son las lágrimas las que pueden “darle paso a la transformación”, “ablandar el corazón”, “purificar la mirada y ayudar a ver el círculo de pecado en el que muchas veces se está sumergido”, “lograr sensibilizar la mirada y la actitud endurecida y especialmente adormecida ante el sufrimiento ajeno”, “generar una ruptura capaz de abrirnos a la conversión”.
Por otro lado, el Papa reconoció que en este año de la misericordia y en este lugar, quiere “implorar la misericordia divina” y “pedir con ustedes el don de las lágrimas, el don de la conversión”.
Haciendo referencia a esta ciudad, tal y como sucede en otras zonas fronterizas, el Santo Padre señaló que aquí se concentran miles de migrantes de Centroamérica y otros países, sin olvidar tantos mexicanos que también buscan pasar “al otro lado”. Por eso dijo que se trata de un camino cargado de terribles injusticias: “esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del tránsito humano”.
El Papa hizo referencia a esta crisis humanitaria, que calificó como tragedia humana global. Por eso, precisó que aunque se puede medir en cifras, “nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias”. Son hermanos y hermanas –aseguró– que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado.
Al respecto, denunció que frente a tantos vacíos legales, “se tiende una red que atrapa y destruye siempre a los más pobres”. Y así hizo referencia a la injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ‘carne de cañón’, perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas. Dedicó también un pensamiento a tantas mujeres a quienes se les ha arrebatado injustamente la vida.
Finalmente, el Santo Padre invitó a pedir a Dios “el don de la conversión, el don de las lágrimas”, tener el corazón abierto “a su llamado en el rostro sufriente de tantos hombres y mujeres”. Y exclamó ¡No más muerte ni explotación!
Las últimas palabras de su homilía las dedicó a organizaciones de la sociedad civil, hermanas religiosas, religiosos y sacerdotes y laicos que se la juegan en el acompañamiento y en la defensa de la vida. Con sus vidas –aseguró– son profetas de la misericordia, son el corazón comprensivo y los pies acompañantes de la Iglesia que abre sus brazos y sostiene.
 
A continuación publicamos el texto completo de la homilía pronunciada por el Santo Padre:
La gloria de Dios es la vida del hombre, así lo decía San Ireneo en el siglo II, expresión que sigue resonando en el corazón de la Iglesia. La gloria del Padre es la vida de sus hijos. No hay gloria más grande para un padre que ver la realización de los suyos; no hay satisfacción mayor que verlos salir adelante, verlos crecer y desarrollarse. Así lo atestigua la primera lectura que escuchamos. Nínive, una gran ciudad que se estaba autodestruyendo, fruto de la opresión y la degradación, de la violencia y de la injusticia. La gran capital tenía los días contados, ya que no era sostenible la violencia generada en sí misma. Ahí aparece el Señor moviendo el corazón de Jonás, ahí aparece el Padre invitando y enviando a su mensajero. Jonás es convocado para recibir una misión. Ve, le dice, porque «dentro de cuarenta días, Nínive será destruida» (Jon 3,4). Ve, ayúdalos a comprender que con esa manera de tratarse, regularse, organizarse, lo único que están generando es muerte y destrucción, sufrimiento y opresión. Hazles ver que no hay vida para nadie, ni para el rey ni para el súbdito, ni para los campos ni para el ganado. Ve y anuncia que se han acostumbrado de tal manera a la degradación que han perdido la sensibilidad ante el dolor. Ve y diles que la injusticia se ha instalado en su mirada. Por eso va Jonás. Dios lo envía a evidenciar lo que estaba sucediendo, lo envía a despertar a un pueblo ebrio de sí mismo.
Y en este texto nos encontramos frente al misterio de la misericordia divina. La misericordia rechaza siempre la maldad, tomando muy en serio al ser humano. Apela siempre a la bondad de la persona aunque esté dormida, anestesiada, de cada persona. Lejos de aniquilar, como muchas veces pretendemos o queremos hacerlo nosotros la misericordia, se acerca a toda situación para transformarla desde adentro. Ese es precisamente el misterio de la misericordia divina. Se acerca e invita a la conversión, invita al arrepentimiento; invita a ver el daño que a todos los niveles se esta causando. La misericordia siempre entra en el mal para transformarlo. Misterios de nuestro Padre Dios, dio a su Hijo que se metió en el mal, se hizo pecado para transformar el mal, esa es su misericordia.
El rey escuchó, los habitantes de la ciudad reaccionaron y se decretó el arrepentimiento. La misericordia de Dios entró en el corazón revelando y manifestando lo que es nuestra certeza y nuestra esperanza: siempre hay posibilidad de cambio, estamos a tiempo de reaccionar y transformar, modificar y cambiar, convertir lo que nos está destruyendo como pueblo, lo que nos está degradando como humanidad. La misericordia nos alienta a mirar el presente y confiar en lo sano y bueno que late en cada corazón. La misericordia de Dios es nuestro escudo y nuestra fortaleza.
Jonás ayudó a ver, ayudó a tomar conciencia. Acto seguido, su llamada encuentra hombres y mujeres capaces de arrepentirse, capaces de llorar. Llorar por la injusticia, llorar por la degradación, llorar por la opresión. Son las lágrimas las que pueden darle paso a la transformación, son las lágrimas las que pueden ablandar el corazón, son las lágrimas las que pueden purificar la mirada y ayudar a ver el círculo de pecado en el que muchas veces se está sumergido. Son las lágrimas las que logran sensibilizar la mirada y la actitud endurecida y especialmente adormecida ante el sufrimiento ajeno. Son las lágrimas las que pueden generar una ruptura capaz de abrirnos a la conversión. Así le pasó a Pedro después de haer regado de Jesús, lloró y las lágrimas le abrieron el corazón.
Que esta palabra suene con fuerza hoy entre nosotros, esta palabra es la voz que grita en el desierto y nos invita a la conversión. En este año de la misericordia, y en este lugar, quiero con ustedes implorar la misericordia divina, quiero pedir con ustedes el don de las lágrimas, el don de la conversión.
Aquí en Ciudad Juárez, como en otras zonas fronterizas, se concentran miles de migrantes de Centroamérica y otros países, sin olvidar tantos mexicanos que también buscan pasar «al otro lado». Un paso, un camino cargado de terribles injusticias: esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del tránsito humano, de la trata de personas.
No podemos negar la crisis humanitaria que en los últimos años ha significado la migración de miles de personas, ya sea por tren, por carretera e incluso a pie, atravesando cientos de kilómetros por montañas, desiertos, caminos inhóspitos. Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global. Esta crisis, que se puede medir en cifras, nosotros queremos medirla por nombres, por historias, por familias. Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado. Frente a tantos vacíos legales, se tiende una red que atrapa y destruye siempre a los más pobres. No sólo sufren la pobreza sino que encima sufren estas formas de violencia. Injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ellos, «carne de cañón», son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas. ¡Y qué decir de tantas mujeres a quienes se les ha arrebatado injustamente la vida!
Pidámosle a nuestro Dios el don de la conversión, el don de las lágrimas, pidámosle tener el corazón abierto, como los ninivitas, a su llamado en el rostro sufriente de tantos hombres y mujeres. ¡No más muerte ni explotación! Siempre hay tiempo de cambiar, siempre hay una salida y una oportunidad, siempre hay tiempo de implorar la misericordia del Padre.
Como sucedió en tiempo de Jonás, hoy también apostamos por la conversión; hay signos que se vuelven luz en el camino y anuncio de salvación. Sé del trabajo de tantas organizaciones de la sociedad civil a favor de los derechos de los migrantes. Sé también del trabajo comprometido de tantas hermanas religiosas, de religiosos y sacerdotes, de laicos que se la juegan en el acompañamiento y en la defensa de la vida. Asisten en primera línea arriesgando muchas veces la suya propia. Con sus vidas son profetas de la misericordia, son el corazón comprensivo y los pies acompañantes de la Iglesia que abre sus brazos y sostiene.
Es tiempo de conversión, es tiempo de salvación, es tiempo de misericordia. Por eso, digamos junto al sufrimiento de tantos rostros: «Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor apiádate de nosotros… purifícanos de nuestros pecados y crea en nosotros un corazón puro, un espíritu nuevo» (cf. Sal 50/51,3.4.12).
También deseo en este momento para saludar desde aquí a nuestros queridos hermanos y hermanas que nos acompanan simultaneamente al otro lado de la frontera, en especial a aquellos que se han congregado en el estadio de la Universidad de El Paso, conocido como el Sun Bowl, bajo la guia de su Obispo, S.E. Mons. Mark Seitz. Gracias a la ayuda de la tecnología, podemos orar, cantar y celebrar juntos ese amor misericordioso que el Señor nos da, y el que ninguna frontera podrá impedirnos de compartir. Gracias, hermanos y hermanas de El Paso, por hacernos sentir una sola familia y una misma comunidad cristiana.

 

El Santo Padre se despide de México

Concluye así el duodécimo viaje de su pontificado. Su llegada a Roma está prevista el jueves a las 15.15 hora local

El papa Francisco, en algún momento durante su visita a México, sintió como ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido. Lo indicó él mismo al finalizar la eucaristía celebrada en el recinto ferial de Ciudad Juárez, cuando dirigió unas palabras de despedida antes de dirigirse al aeropuerto. De este modo, el Santo Padre dio las gracias a Dios “por haberme permitido esta visita a México”.

También agradeció “el esfuerzo de quienes han hecho posible esta peregrinación”. Así como a las “autoridades federales y locales, el interés y la solícita ayuda con la que han contribuido al buen desarrollo de este propósito”. El Santo Padre agradeció de corazón “a todos los que han colaborado de distintos modos en esta visita pastoral”. También “a tantos servidores anónimos que desde el silencio han dado lo mejor de sí para que estos días fueran una fiesta de familia, gracias”.
Asimismo, reconoció que “se ha sentido acogido, recibido por el cariño, la fiesta, la esperanza de esta gran familia mexicana, gracias por abrirme las puertas de sus vidas, de su nación”.
Por todo ello, el Santo Padre sugirió que “aquello que nos deletrea y nos marca el camino es la presencia misteriosa pero real de Dios en la carne concreta de todas las personas, especialmente de las más pobres y necesitadas de México”. La noche –advirtió– nos puede parecer enorme y muy oscura. Pero en estos días ha podido ver “que en este pueblo existen muchas luces que anuncian esperanza”, “en muchos de sus testimonios, en muchos de sus rostros, la presencia de Dios que sigue caminando en esta tierra guiándolos y sosteniendo la esperanza”, “muchos hombres y mujeres, con su esfuerzo de cada día, hacen posible que esta sociedad mexicana no se quede a oscuras”. Explicó que durante los trayectos muchos hombres y mujeres le acercaban a sus hijos y aseguró: “son el futuro de México, cuidémoslos, amémoslos”, “son profetas del mañana, son signo de un nuevo amanecer”.
Finalmente, el papa Francisco concluyó su viaje apostólico a México despidiéndose de los fieles congregados en el recinto ferial de Ciudad Juárez. Desde allí toma el helicóptero hasta el aeropuerto de la ciudad, donde es recibido por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su esposa.
Después de tocar los himnos y los saludos de las delegaciones, el Pontífice sube al avión que le lleva de regreso a Roma. La llegada a la capital italiana está prevista el jueves, 18 de febrero, a las 15.15 hora local, después de doce horas de viaje.

***

Jueves 18

El Papa llega a Roma y va a agradecer a Santa María la Mayor

Tras 12 horas de viaje el Boeing de AeroMéxico, aterrizó en el aeropuerto de Ciampino

El boeing 787-8 de la compañía AeroMéxico que llevó de regreso al papa Francisco a Italia, aterrizó este jueves a las 15.00 en el aeropuerto militar de Ciampino, proveniente desde Ciudad Juárez, donde fue despedido por el presidente Peña Nieto, su esposa, autoridades y un gran número de fieles.
En el vuelo que recorrió poco más de 10 mil kilómetros en 12 horas, además del Santo Padre se encontraba la delegación pontificia, entre los cuales el secretario de estado, el cardenal Pietro Parolin,  y unos 75 periodistas.
Desde el aeropuerto el Papa pidió ir directamente a la basílica de Santa María la Mayor para agradecerle a la Virgen María por el viaje apostólico.  En esta iglesia de Roma, el más antiguo santuario mariano del mundo, Francisco ha rezado a los pies de la imagen de María ‘Salus Populi Romani’,  patrona de la Ciudad Eterna.
El Santo Padre partió hacia México el viernes 12 de febrero y el viaje incluyó una escala en Cuba, donde fue el histórico encuentro con el patriarca ruso Kirill. Ese mismo día llegó a Ciudad de México. El sábado, además de la ceremonia oficial en el que por primera vez un Pontífice fue recibido en el Palacio de Gobierno, fue el encuentro con los obispos y la misa en la basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.
A partir del domingo fueron los viajes diarios a cuatro estados del país azteca, regresando por la noche a Ciudad de México en donde el Papa pernoctó en la sede de la nunciatura apostólica
Así visitó las ciudades de Ecatepec; Tuxtla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas en Chiapas; Morelia en Michoacán; y Ciudad Juárez en Chihuahua. En cada estado celebró la santa misa, y en las diversas ciudades abordó según la problemática local más importante la cuestión indígena, los temas de la migración, narcotráfico y la explotación laboral. Visitó una cárcel en Ciudad Juárez y un hospital pediátrico en Ciudad de México. Tuvo encuentros también con los jóvenes, las familias y otro con el mundo del trabajo, además de uno con los obispos y otro con los sacerdotes, religiosos y religiosas, seminaristas y consagrados.

 

El Papa en el avión: ‘El aborto no es un mal menor: es un crimen’

Durante casi una hora, el papa Francisco ha conversado y respondido a las preguntas de los periodistas en el vuelo de regreso de México
El papa Francisco, en el vuelo de regreso a Roma procedente de México, respondió, como es habitual, a las preguntas de los periodistas que le acompañan en el avión. De este modo, respondió, entre otras, a preguntas sobre la visita a México, la migración, el papel de la mujer en la Iglesia, el aborto y el virus Zika, los casos de pederastia o sobre su encuentro con el patriarca Kirill.
Durante la rueda de prensa, que duró casi una hora, le preguntaron por qué no se reunió con los familiares de los desaparecidos en México. “En mis mensajes hice continua referencia a los asesinatos, a las muertes, a la vida cobrada por todas estas bandas del narcotráfico y traficantes de personas, o sea que de ese problema hablé, de las llagas que están sufriendo en México”, dijo el Papa.
“Había muchos grupos, incluso contrapuestos entre ellos, con luchas internas, entonces yo preferí decir que en la misa los iba a ver a todos, en la misa de Juárez, o si preferían en alguna otra, pero que habría esa disponibilidad”, añadió. “Es una situación que es difícil de comprender para mí que soy extranjero, ¿verdad? Pero creo que hay una sociedad mexicana que es víctima de todo esto, de los crímenes, de descartar gente: es un dolor muy grande porque este pueblo no se merece un dolor como este”, aseguró.
Otro de los temas tratados por los periodistas del vuelo papal fue el de la pederastia en la Iglesia. Al respecto, el Pontífice señaló que “un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastia es un inconsciente, y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia”.
Además, el Santo Padre quiso rendir un homenaje al entonces cardenal Ratzinger. “Si ustedes se acuerdan, diez días antes de morir san Juan Pablo II, aquel Vía Crucis del Viernes Santo le dijo a toda la Iglesia que había que limpiar las porquerías de la Iglesia. Y en la misa ‘Pro Eligendo Pontifice’, pese a que él sabía que era candidato, no es tonto, no le importó maquillar su postura, dijo exactamente lo mismo. O sea, fue el valiente que ayudó a tantos a abrir esta puerta”, apuntó. “Así que lo quiero recordar, porque a veces nos olvidamos de estos trabajos escondidos que fueron los que prepararon los cimientos para destapar la olla”, insistió.
“Doy gracias a Dios que se haya destapado esta olla y hay que seguir destapándola”, prosiguió el Papa, al tiempo que advirtió que “esto es una monstruosidad porque un sacerdote está consagrado para llevar a un niño a Dios y ahí se lo come en un sacrificio diabólico. Lo destruye”.
En una entrevista recientemente, el candidato Donald Trump afirmó que Francisco es un hombre político y un instrumento del gobierno mexicano para la política migratoria. También reconoció que, si gana las elecciones, quiere construir 2500 kilómetros de muro a lo largo de la frontera y deportar a 11 millones de inmigrantes ilegales. Al ser interrogado por estas declaraciones, el Pontífice ironizó: “Gracias a Dios que dijo que yo soy político, porque Aristóteles define a la persona humana como un animal politicus. Al menos soy una persona humana”. “Y que soy un instrumento, quizás, no sé. Lo dejo al juicio de ustedes, de la gente”, indicó.
“Una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano. Esto no está en Evangelio”, advirtió. “Hay que ver si dijo así las cosas, le doy el beneficio de la duda”, matizó.
En una escala previa a su viaje a México, el Santo Padre fue a La Habana para reunirse con el patriarca Kirill de Moscú. Un encuentro histórico, tras casi mil años de distanciamiento entre la Iglesia Ortodoxa Rusa y la Iglesia Católica. “Con Kirill, mi hermano, nos abrazamos y besamos, y luego tuvimos un coloquio de dos horas, en el que hablamos como hermanos, sinceramente: nadie sabe de qué hablamos”, explicó.
Sobre la posibilidad de ir a Moscú o al Concilio panortodoxo, el Papa manifestó que “estaré presente, espiritualmente, en Creta con un mensaje”. “Me gustaría ir, pero hay que respetar el Concilio. Habrá observadores católicos y detrás de su trabajo estaré yo, rezando con los mejores deseos para que los ortodoxos puedan salir adelante”, reconoció.
Tras la reunión de La Habana, Francisco y el Patriarca de Moscú firmaron una declaración conjunta que fue criticada por los ucranianos. “Cuando la leí [La crítica, ndr], me preocupé un poco, porque la hizo el arzobispo mayor de Kyiv-Halyc de los ucranianos, Sviatoslav Schevchuk. Es él el que dijo que el pueblo se siente profundamente desilusionado y traicionado”, recordó.
“Ucrania está en un momento de guerra, de sufrimiento: muchas veces he manifestado mi cercanía al pueblo ucraniano. Se comprende que un pueblo en esa situación sienta esto, el documento es opinable sobre esta cuestión de Ucrania, pero en esa parte de la declaración se pide detener esta guerra, que se llegue a acuerdos. Yo, en lo personal, espero que los acuerdos de Minsk sigan adelante y que no se borre con el codo lo que se escribió con la mano”, destacó el Pontífice.
“Yo conozco muy bien a Sviatoslav, trabajamos 4 años juntos en Buenos Aires. Cuando, a los 42 años, fue elegido arzobispo mayor, vino a despedirse y me regaló un ícono de la Virgen de la ternura, y me dijo: ‘Me ha acompañado toda la vida, quiero dejártela a ti, porque me has acompañado estos cuatro años’. Y la tengo en Roma, entre las pocas cosas que me llevé de Buenos Aires. Lo respeto, nos hablamos de tú; me pareció un poco extraña su declaración. Pero, para comprender una noticia o una declaración hay que buscar la hermenéutica de conjunto. Y esa declaración de Schevchuk está en el último párrafo de una larga entrevista. Él se declara hijo de la Iglesia, en comunión con el Obispo de Roma, habla sobre el Papa y su cercanía al Papa”, observó.
El aborto no es un mal menor: es un crimen. Así de conciso y claro fue al responder a una pregunta sobre la propuesta del aborto por parte de algunas autoridades frente al virus Zika. Así, recordó que “es echar fuera a uno para salvar a otro. Es lo que hace la mafia. Es un crimen, es un mal absoluto”. A propósito del mal menor en lo que se refiere a evitar el embarazo, indicó que Pablo VI en una situación difícil en África permitió a las monjas usar anticonceptivos para casos en los que fueron violentadas. Por eso pidió “no confundir el mal de evitar el embarazo, por sí solo, con el aborto”. El aborto –precisó– no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico. Evitar el embarazo no es un mal absoluto. Y en ciertos casos, como en este, como en el que ha nombrado de Pablo VI era claro, reconoció.
Otro tema abordado en la rueda de prensa fue la situación de los divorciados vueltos a casar. En esta línea el Santo Padre explicó que en el documento post-sinodal, que saldrá antes de Pascua, “se retoma todo lo que el Sínodo abordó en la pastoral de las familias heridas”. Aseguró que es una de sus preocupaciones así como también lo es la preparación al matrimonio. Otro capítulo muy interesante es “la educación de los hijos”, y precisó que “las víctimas de los problemas familiares son los hijos”. La palabra clave “que usó el Sínodo, y lo retomaré en la exhortación, es ‘integrar’ en la vida de la Iglesia a las familias heridas”, subrayó Francisco. E integrar en la Iglesia –precisó– no significa conceder la comunión.
También preguntaron al Pontífice sobre la polémica despertada días atrás sobre el intercambio de cartas entre el papa Juan Pablo II y la filósofa americana Anna Teresa Tymieniecka. Al respecto, Francisco advirtió de que “un hombre que no sabe tener una buena relación de amistad con una mujer –no hablo de los misóginos que son enfermos— es un hombre al que le falta alguna cosa”. Y aseguró que por experiencia propia “cuando pido un consejo, a un colaborador o amigo, me gusta también escuchar el parecer de una mujer. Y te dan tantas riquezas. Miran las cosas de otro modo”. Asimismo subrayó que “una amistad con una mujer no es pecado. Una relación amorosa con una mujer que no sea tu mujer es pecado”. Prosiguió recordando que el Papa es un hombre, tiene necesidad incluso del pensamiento de las mujeres y también el Papa tiene un corazón que puede tener una amistad sana con una mujer.
Para concluir esta pregunta reconoció que “las mujeres todavía no están bien consideradas en la Iglesia”. “No hemos entendido el bien que una mujer puede hacer a la vida del cura y de la Iglesia, en un sentido de consejo, de ayuda, de sana amistad”, explicó.
Para concluir la rueda de prensa, contó qué le pidió a la Guadalupe cuando rezó ante ella en la Basílica: “Por el mundo, por la paz, por muchas cosas, y la pobrecilla ha acabado con la cabeza así de grande”. También pidió perdón, que la Iglesia crezca sana, por el pueblo mexicano. Y una cosa por la que pidió mucho: “Que los curas sean buenos curas y las monjas buenas monjas” y por “buenos obispos como los quiere el Señor”. Y bromeó: pero las cosas que un hijo dice a la mamá son un secreto.
 

Las 12 mejores frases del Papa en México

El santo padre ha realizado el 12º viaje internacional de su pontificado al país azteca, del 12 al 18 de febrero
“México es un gran país” (Discurso a las autoridades, la sociedad civil y el cuerpo diplomático, 13 de febrero de 2016)
“Si tienen que pelearse, peléense; si tienen que decirse cosas, se las digan; pero como hombres” (Discurso a los obispos de México, 13 de febrero 2016)
“Las lágrimas de los que sufren no son estériles” (Homilía en la Basílica de Guadalupe, 13 de febrero 2016) .
“Cuántas veces somos ciegos e inmunes ante la falta del reconocimiento de la dignidad propia y ajena”. (Homilía de la misa celebrada en Ecatepec, 14 de febrero 2016)
“Quiero pedirle a Dios que bendiga […] A todas las personas que no sólo con medicamentos sino con ‘la cariñoterapia’ ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría” (Visita al hospital pediátrico “Federico Gómez”, 14 de febrero 2016)
“¡Perdón!, perdón hermanos. El mundo de hoy, despojado por la cultura del descarte, los necesita a ustedes”. (Santa misa con las comunidades indígenas de Chiapas, 15 de febrero 2016)
“Prefiero una familia con rostro cansado por la entrega a rostros maquillados que no han sabido de ternura y compasión”. (Encuentro con las familias, 15 de febrero 2016)
“No somos ni queremos ser funcionarios de lo divino”. (Santa misa con sacerdotes, religiosas, religiosos, consagrados y seminaristas, 16 de febrero 2016)
“Jesús nunca nos invitaría a ser sicarios, sino que nos llama discípulos”. (Encuentro con los jóvenes, 16 de febrero 2016)
“La reinserción no comienza acá en estas paredes; sino que comienza antes, comienza afuera, en las calles de la ciudad”. (Visita al centro de readaptación social Cereso 3, 17 de febrero 2016)
“Dios pedirá cuenta a los esclavistas de nuestros días”. (Encuentro con el mundo del trabajo, 17 de febrero 2016)
Los jóvenes, ‘carne de cañón’, son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir de la espiral de violencia y del infierno de las drogas. (Homilía de la misa celebrada en Ciudad Juárez, 17 de febrero 2016)
 

Francisco envía un telegrama al rey Felipe VI durante su regreso a Roma

Al sobrevolar el espacio aéreo español, el Papa ha augurado a toda la nación “bendiciones divinas de paz y alegría”
Como es costumbre en sus viajes internacionales, el papa Francisco ha enviado este jueves un telegrama al rey Felipe VI al sobrevolar territorio español. En su misiva, el Santo Padre ha saludado a la Familia Real y ha invocado sobre toda la nación “bendiciones divinas de paz y de alegría”.
“Envío saludos cordiales a Su Majestad y a la Familia Real mientras sobrevuelo España en mi camino de regreso de México. Le aseguro y también a todo el pueblo de la nación un recuerdo en mis oraciones, e invoco sobre cada uno de ustedes bendiciones divinas de paz y de alegría”, ha escrito el Pontífice. El Boeing 787 de Aeroméxico ha entrado en el espacio aéreo español pasadas las 13 horas.
Tras su llegada a la base aérea de Ciampino, el Papa se ha subido a un coche utilitario azul y se ha dirigido hacia el Vaticano. Una vez más, el vehículo se ha detenido en la basílica de Santa María Mayor. Así, Francisco ha podido agradecer a la Virgen los frutos del viaje.
El Santo Padre partió esta madrugada hacia Roma desde la norteña Ciudad Juárez, la última etapa de una intensa y emotiva visita a México en la que abordó los problemas del país azteca, desde el narcotráfico hasta el drama de la migración.
Durante su visita apostólica, en la que recorrió seis localidades en cinco días, el Pontífice se reunió con niños, jóvenes, presos, indígenas, víctimas de la violencia, migrantes, trabajadores, empresarios y autoridades.
 

El presidente Barack Obama viajará a Cuba en marzo

La visita, que ha sido confirmada este jueves por el propio mandatario, supondrá un hecho histórico y sin precedentes desde 1928

Obama ha mantenido hasta la fecha dos breves encuentros con el presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz. El primero se produjo durante el funeral de Nelson Mandela en 2013 y el siguiente durante la Cumbre de las Américas en Panamá el año pasado, la primera a la que asistió una delegación de la isla caribeña desde que este país fuera expulsado de la Organización de Estados Americanos en 1962. Solo Jimmy Carter ha viajado a la antigua colonia española en las últimas décadas aunque lo hizo en 2011, mucho tiempo después de haber abandonado la Casa Blanca.
“Podemos confirmar que mañana (por este jueves) la Administración anunciará que el presidente viajará a América Latina, Cuba incluida, en las próximas semanas”, dijo un alto cargo estadounidense a varios medios locales. La cadena ABC News fue la primera en adelantar la noticia y, según sus informaciones, la visita podría producirse a finales de marzo. Hoy, el propio Barack Obama ha anunciado el viaje en su cuenta de Twitter. Será el primer mandatario estadounidense en activo en pisar la isla caribeña en casi 90 años, desde el viaje de Calvin Coolidge en enero de 1928.
En el marco de este restablecimiento de las relaciones, Cuba y Estados Unidos también rubricaron ayer un histórico acuerdo sobre aviación civil que permitirá una conexión regular de vuelos comerciales entre ambos países por primera vez en más de cinco décadas.
Tras el anuncio conjunto realizado por Washington y La Habana en diciembre de 2014, ha sido un tiempo marcado por diferentes hitos para Cuba: la reapertura de embajadas ocho meses después, la visita del papa Francisco a la isla caribeña, el apretón de manos entre ambos presidentes en la VII Cumbre de las Américas, su esperado encuentro en la sede de la ONU… En definitiva, toda una serie de acontecimientos en los que la Iglesia y el Santo Padre han tenido un papel discreto pero decisivo, algo que han reconocido y agradecido públicamente ambos mandatarios.

 

Turquía: al menos 34 muertos en dos atentados contra convoyes militares

El centro de Ankara ha vuelto a vivir este miércoles un nuevo ataque terrorista. La segunda explosión ha sacudido al sureste del país

Al menos 28 personas han muerto y otras 61 han resultado heridas tras una explosión en las inmediaciones de un alojamiento militar en la capital de Turquía. El gobernador de Ankara, Mehmet Kiliçlar, informó este miércoles que el atentado se ha producido al explotar un coche bomba al paso de un convoy de vehículos militares. Ese mismo día, otra explosión alcanzó un segundo convoy militar cerca de Diyarbakir, en el sureste del país de mayoría kurda. Seis personas han muerto y hay un herido grave.
El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, ha pospuesto su viaje a la cumbre europea en Bruselas, donde se debe debatir sobre la crisis de los refugiados, por los ataques terroristas. En el momento de la explosión del coche bomba, tanto Davutoglu como el presidente del país, Recep Tayyip Erdogan, se encontraban en una reunión de seguridad en el Palacio Presidencial.
El presidente Erdogan ha prometido que habrá una respuesta. “Turquía no dudará en utilizar en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier ocasión su derecho a defenderse”, ha asegurado en un comunicado.
El Parlamento de Turquía, los cuarteles generales de la Guardia Costera, la Marina y las Fuerzas Aéreas tienen sede en un radio de 500 metros a la redonda del lugar del primer suceso, el distrito capitalino de Kizilay. Las imágenes difundidas por la prensa local y las redes sociales muestran grandes columnas de humo y vehículos en llamas. Todavía nadie ha reivindicado el atentado.
Los rebeldes kurdos, el autoproclamado Califato islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y grupos extremistas de izquierda han realizado recientemente ataques en el país. El pasado mes de junio, una bomba en un mitin electoral del partido kurdo HDP causó cuatro muertos. Poco más de un mes después, un terrorista se hizo estallar en la localidad de Suruç, matando a 33 personas. En octubre, otro atentado acabó con un centenar de vidas en una manifestación pacifista en Ankara, y el pasado enero, otro yihadista se suicidó en la plaza de Sultanahmet de Estambul, llevándose consigo a 11 turistas alemanes.

 

El arzobispo de Zaragoza presidirá el XV aniversario de la aprobación pontificia de los Heraldos del Evangelio

En la Basílica de Nuestra Señora del Rosario, en Sao Paulo, serán ordenados 14 nuevos presbíteros de este instituto fundado en Brasil por monseñor Joao Scognamiglio Clá Dias

El próximo domingo 21 de febrero, a las 13 horas, el arzobispo de Zaragoza y presidente de la Comisión Episcopal para la Vida Consagrada, monseñor Vicente Jiménez Zamora, va a presidir en la Catedral Basílica del Pilar, una solemne eucaristía de Acción de Gracias por el XVI aniversario de la Aprobación Pontificia de los Heraldos del Evangelio.
Los Heraldos del Evangelio fueron fundados en Brasil por monseñor Joao Scognamiglio Clá Dias. El 22 de febrero de 2001 recibieron la aprobación pontificia por parte de san Juan Pablo II como asociación internacional privada de fieles. Tienen presencia en 74 países y de su seno nacieron dos Sociedades de Vida Apostólica –una clerical y otra femenina– ambas también de derecho pontificio.
Es de destacar que el 22 de febrero serán ordenados 14 nuevos presbíteros Heraldos del Evangelio, en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario en Sao Paulo, Brasil, en donde funciona el Seminario Internacional del instituto. Dos de esos nuevos sacerdotes son españoles: uno aragonés y uno burgalés. Con estas nuevas ordenaciones serán cerca de doscientos los sacerdotes Heraldos del Evangelio.

 

La Iglesia en Cataluña: ‘Nos comprometemos a luchar contra esta plaga que destruye tantas infancias’

Nota de la Conferencia Episcopal Tarraconense ante las denuncias de abusos a menores en algunos centros educativos de titularidad católica 

Para los prelados, “las normas de la Iglesia son claras”. “Nos piden actuar con rapidez y decisión ante las denuncias, garantizar la transparencia y actuar con tolerancia cero”, han recordado. “Entre otras medidas, siguiendo las indicaciones de la Santa Sede, se debe apartar cautelarmente de sus funciones a las personas acusadas y ofrecer toda la colaboración a la acción de la justicia y a las autoridades civiles”, han destacado.
Las denuncias por abusos sexuales en el colegio de los Maristas de Sants superan la decena. La dirección del centro ha colaborado con las autoridades para facilitar la información requerida. El propio colegio ha informado que se activó en 2013 un protocolo de protección a los menores ante abusos sexuales y que todos los centros de su red lo siguen escrupulosamente. Según han explicado, los Maristas supieron en 2011 de un caso de abuso en su escuela, momento en el que expulsaron al profesor y pusieron los hechos en conocimiento de la Fiscalía de Menores.
Ante estos tristes hechos, los obispos catalanes han asegurado que “la Iglesia ofrece todo su apoyo, atención, escucha y acompañamiento a las víctimas de los abusos, incluso en el caso de delitos que puedan estar prescritos penalmente”. “La Pontificia Comisión para la Protección de los Menores, en estos últimos años, ha realizado una importante tarea de promoción de los derechos de los menores y de prevención de los abusos en todos los ámbitos, y especialmente en aquellos países con menos sensibilidad sobre la protección de los menores. Este también es nuestro compromiso y el de toda la Iglesia presente en Cataluña”, han insistido.
“Constatamos que los Hermanos Maristas y otras instituciones realizan una tarea social y educativa con centenares de obras en todo el mundo y siempre se han dedicado a la atención y a la promoción de los niños. Las Diócesis con sede en Cataluña nos hemos beneficiado de su labor”, han señalado los prelados en su nota. “El trabajo de las comunidades educativas, de los maestros y educadores, y de los padres y madres que dan confianza a estas Escuelas, no puede quedar cuestionado por los casos que todos deploramos y condenamos”, han apuntado. Del mismo modo, han advertido que “la extensa red de instituciones educativas que la Iglesia pone al servicio de las familias del país, creemos que no puede ser sometida a una permanente sospecha”.
Así, los obispos de la Conferencia Episcopal Tarraconense han concluido su escrito diciendo que “la prevención de los abusos a los menores es una cuestión muy grave que afecta el ámbito escolar, pero también afecta otras instituciones educativas, de ocio, y también el ámbito familiar”. “Todas las administraciones, agentes sociales e instituciones tenemos que comprometernos en una acción efectiva que comporte una gran regeneración ética y moral de nuestra sociedad”, han enfatizado.

 

España: Los seglares del Regnum Christi celebran su Convención Territorial

Representantes elegidos por votación se dan cita del 18 al 21 de febrero para pronunciarse sobre la identidad, misión, y modo de organizarse
El proceso de renovación de la familia Regnum Christi ha dado un paso más. Como ya hicieron en su momento los legionarios de Cristo, las consagradas y los laicos consagrados, los seglares de este movimiento de la Iglesia tienen ahora la palabra. Les toca profundizar y clarificar la manera en que están llamados a encarnar y vivir el carisma del Regnum Christi. Para ello, desde octubre de 2014, han realizado un proceso participativo de reflexión sobre su identidad, misión, y forma de gobierno que inicia hoy una nueva fase: la Convención Territorial.
Representantes de los seglares del Regnum Christi de España, elegidos por votación, se dan cita del 18 al 21 de febrero en una Convención Territorial que habrá de pronunciarse sobre la identidad, misión, y modo de organizarse de los seglares del Regnum Christi. En la Convención participan 52 seglares, que tienen voz y voto, y 13 miembros de las ramas consagradas del Regnum Christi –legionarios de Cristo, consagradas y laicos consagrados- que cuentan con voz pero sin voto.
La Convención Territorial se pronunciará número a número sobre un borrador de números estatutarios, y sobre si refleja la manera en que los seglares están llamados a vivir este carisma de la Iglesia, y elevará recomendaciones a la Convención Internacional que, a finales de mayo, será la encargada de redactar una propuesta.
Además, la Convención Territorial elegirá a los 4 delegados que participarán en la Convención Internacional junto a representantes de los seglares del Regnum Christi de todo el mundo. La Convención Internacional recogerá las recomendaciones de las nueve Convenciones Territoriales que están celebrándose en diferentes países, y redactará una propuesta de los seglares para presentarla a la Santa Sede, junto a una propuesta de configuración canónica del conjunto del Regnum Christi. Todo ello, de la mano de Gianfranco Ghirlanda, SJ que el 14 de junio de 2014 fue nombrado Asistente Pontificio para acompañarles esta etapa del proceso de renovación, y especialmente en lo que se refiere a la configuración canónica.
Los seglares que participarán en la Convención Territorial fueron elegidos por votación en un proceso electoral que concluyó el pasado mes de noviembre. En la Convención están representadas todas las realidades generacionales del Regnum Christi. Los delegados proceden de Madrid, Valencia, Barcelona, Sevillla y Palma de Mallorca. El 50 por ciento son mujeres y el 50 por ciento son hombres. Una cuarta parte, el 26 por ciento, son jóvenes.
A fecha 31 de diciembre de 2014, el Regnum Christi estaba formado por aproximadamente 23.867 miembros: 21.500 seglares, 1.729 legionarios de Cristo, 593 consagradas y 68 laicos consagrados.
En España, además del noviciado de la Legión de Cristo en Salamanca, y del seminario menor en Valencia, el Regnum Christi cuenta con 7 colegios en Madrid, Valencia, Barcelona y Sevilla(www.colegiosrc.es), la Universidad Francisco de Vitoria (www.ufv.es), y el centro internacional de formación de consagradas del Regnum Christi, en Madrid. A su labor educativa, se suma una destacada labor misionera a través de la que cada año unas 800 familias y jóvenes apoyan a párrocos de zonas rurales durante la Semana Santa, y la obra social Fundación Altius-UFV.
En el mundo, el Regnum Christi cuenta con 14 universidades en las que se forman 34 mil alumnos, 128 colegios con 67 mil alumnos, y 37 colegios Mano Amiga para niños de zonas marginadas, con 19 mil alumnos.
 

Beato Conrado Confalonieri de Piacenza – 19 de febrero

«Un atentado contra el medio ambiente le condujo a la santidad. Al ver que un inocente acusado del grave delito ecológico iba a ser ajusticiado en su lugar, confesó su culpa dando un giro radical a su vida y a la de su esposa»

Los caminos de Dios son inescrutables. En este caso, y no debiera nunca servir como precedente, una gravísima e irresponsable actuación fue el detonante de una conversión y el camino hacia la santidad. Y es que, sin bien es cierto que las pasiones tiranizan no lo es menos que la gracia de Dios nos libera de sus cadenas. A este beato le costó entender que las tendencias obsesivas, «el ansia de las cosas y la arrogancia» pertenecen al mundo y son incompatibles con Él (1 Jn 2, 15-17). Imbuído en sus afanes no midió las consecuencias que podría acarrear el afán irrefenable por obtener lo que quería. Y un hecho que humanamente le condujo al precipicio, la intervención divina –la única influencia posible que cabía en la dramática situación creada por él– lo trocó en fuente de bendiciones. Es otra prueba de la infinita misericordia de Dios y de la tutela que ejerce sobre sus hijos. Analizar lo que fue de la vida de Conrado después de lo que hizo es también un canto a la esperanza ya que pone de manifiesto cómo nos rescata el amor del Padre, a pesar de las debilidades que nos atenacen.

En efecto. El noble Confalonieri nacido en Piacenza, Italia, hacia 1290 estaba obsesionado con la cinegética, al punto de que obnubilado por ella, actuó de forma temeraria. Saliendo de cacería en una ocasión, no se le ocurrió otra cosa que dar orden a sus sirvientes de que prendieran fuego a una zona boscosa donde se refugiaban unas codiciadas piezas de caza con objeto de tenerlas a tiro sin mayores problemas. Pero las llamas devoraron todo lo que hallaron a su paso, incluidas propiedades ajenas edificadas en el bosque. No contando con testigos del suceso, abandonaron cobardemente el lugar, resueltos a convertirse en una tumba, ocultando su autoría.

Ante el desastre ecológico y las denuncias de los afectados por él, se abrió una investigación que no dio el resultado apetecido, hasta que las autoridades determinaron condenar a muerte a un pobre infeliz que cayó en sus manos. Le culpaban del voraz incendio, del que reconoció ser autor mediante tortura, aunque su único pecado era haberse hallado en el monte en el funesto instante en el que ardió. Al no contar con medios económicos para resarcir los daños causados, debía pagarlos con su vida. El impulsivo Confalonieri, sabedor de la grave decisión, se entregó al vicario imperial Galeazzo Visconti. Confesó su culpa en un momento convulso políticamente para el mandatario, por los conflictos existentes entre güelfos y gibelinos, lo cual también tuvo que ver en el rápido e injusto proceso seguido contra el ciudadano inocente.

El reconocimiento de su error supuso para Conrado la pérdida de sus bienes y los de su esposa, Eufrosina de Lodi, de ascendencia nobiliaria como él. Viéndose en la ruina, comenzó a mendigar. Pero el hecho, lejos de hundir a los esposos, les hizo ver que detrás se hallaba una providencia. El arrepentimiento de Conrado, aunque estuviera envuelto en graves consecuencias para su acontecer, ya que habían quedado en la más completa miseria, atraía nuevas y desconocidas bendiciones para ambos. Sopesaron la situación llevándola a la oración y, de común acuerdo, optaron por separarse y tomar un camino que, si bien discurría por vías distintas, les iba a conducir al mismo destino: su consagración. Eufrosina ingresó con las clarisas de Piacenza. Y Conrado, con el ánimo de purgar sus culpas en oración y penitencia como ermitaño, se hizo terciario franciscano en Calendasco el año 1315. Luego peregrinó por varios lugares pasando por Roma y Malta, para recalar en Sicilia. Eligió un lugar de Noto Antica y allí permaneció aproximadamente hasta 1335.

Durante un tiempo colaboró asistiendo a los enfermos del hospital de San Martín, todo ello sin descuidar sus mortificaciones y penitencias. Su fama comenzó a atraer a numerosas personas y él veía peligrar su anhelo de soledad para dedicarse plenamente a Dios. De modo que se afincó en Pizzoni, una zona cercana a Noto, y en una gruta llevó la vida que había soñado entregado a severas penitencias, ofrendando su vida por la conversión de los pecadores. Allí le visitó el prelado de Siracusa cuando se hallaba en la recta final de su existencia. Murió el 19 de febrero de 1351 mientras oraba. Fue agraciado con el don de milagros. En 1515 León X lo declaró «Beato no canonizado» y Urbano VIII aprobó su culto el 12 de septiembre de 1625. Sepultado en la iglesia de San Nicolás de Noto, es junto a san Nicolás de Bari, patrono de aquella ciudad.

 
 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación