Wikimedia Commons

El Papa condena la violencia y el odio tras el atentado de Costa de Marfil

El ataque en la playa de Grand-Bassam deja 16 muertos

Share this Entry

Costa de Marfil ha sido golpeada este domingo por un atentado en la playa de la localidad turística de Grand-Bassam, a unos 40 kilómetros de la capital. Hasta ahora se cuentan 16 muertos, 14 civiles y 2 soldados.
El papa Francisco  ha querido hacerse cercano a la tragedia –a través de un telegrama firmado por el cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, dirigido al obispo Raymond Ahoua– ofreciendo sus “condolencias” a las familias en luto y asegurando su cercanía espiritual a los heridos, encomendando a “las víctimas a la misericordia de Dios para que pueda acogerlos en su paz y luz”.
“Expresando su tristeza al pueblo de la Costa de Marfil tan probado –se lee en el mensaje– el Santo Padre condena una vez más la violencia y el odio en todas sus formas”. Y “como signo de pésame” invoca “la abundancia de bendiciones divinas” sobre el país y sobre todas las familias golpeadas por la tragedia.
Al menos seis hombres armados con AK47 y granadas de mano irrumpieron en la playa. Según varios testigos, los terroristas vestidos de civiles dispararon al grito de «Allah Akbar». Se trata de una zona costera llena de hoteles, el ataque se ha producido en al menos tres de ellos.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación