Homilía en el Domingo de la Divina Misericordia

Francisco en la homilía en el Domingo de la Divina Misericordia

El Santo Padre convoca una colecta para Ucrania el próximo 24 de abril

La ayuda que el Papa invita a recoger será distribuida a través de las comunidades religiosas y se destinará a todas las personas necesitadas, sin distinción

Share this Entry

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El papa Francisco ha mostrado una vez más su cercanía traducida en ayuda concreta hacia un país que sufre la violencia desde hace mucho tiempo, Ucrania. En la oración de este domingo del Regina Coeli, el Pontífice dedicó unas palabras al drama que este país está viviendo y a todos aquellos “que se quedan en las tierras golpeadas por las hostilidades que han causado ya varios miles de muertos”, y al “más de un millón, que fueron desplazados por la grave situación que perdura”. Recordando que los afectados son principalmente ancianos y niños, el Santo Padre contó haber sentido la necesidad de promover una ayuda humanitaria para ellos.
De este modo, se realizará una colecta especial en todas las Iglesias católicas de Europa, el próximo domingo 24 de abril. Por esta razón, el Papa invitó a todos los fieles a unirse a esta iniciativa con una generosa contribución. “Este gesto de caridad, además de aliviar los sufrimientos materiales, quiere expresar la cercanía y mi solidaridad personal y de toda la Iglesia, a Ucrania”, subrayó el Pontífice.
El llamamiento del Santo Padre llega en un momento en el que se ha dejado de hablar de esta crisis, pero la situación sigue siendo dramática. Tal y como explica una noticia sobre Ucrania publicada en Radio Vaticano, “necesitan ayuda 800 mil personas a lo largo de la línea que separa los territorios bajo control del Gobierno ucraniano y 2 millones y 700 mil en las zonas fuera de control gubernamental ucraniano. Mientras que 500 mil personas tienen necesidad urgente de alimento”.
Asimismo, se recuerda que las mayores necesidades están en el sector sanitario. Están en riesgo de forma particular las mujeres embarazadas, mientras que el peligro de la difusión del SIDA y tuberculosis es muy alto. Faltan anestésicos e insulina. A menudo, las operaciones se realizan sin anestesia.
Para casi un millón y medio de personas el acceso al agua potable está en riesgo, mientras que el gas y la energía eléctrica se da sin continuidad. Igualmente, casi 2 millones y medio de personas necesitan urgentemente medicinas y cuidados. En total, son 200 mil los niños que han encontrado refugio en las regiones de Ucrania fuera de las zonas golpeadas. 1 de cada cuatro niños es un refugiado.
Los católicos, que en Ucrania son cerca del 10 por ciento de la población, siendo una pequeña minoría en el área golpeada tienen estructuras eficientes y se movilizan para la asistencia a los necesitados.
Finalmente, Radio Vaticano afirma que la ayuda que el Papa invita a recoger será distribuido sobre todo a través de las comunidades religiosas, y será obviamente destinado a todas las personas necesitadas, sin distinción. Por esto “se pretende promover una coordinación de la distribución, gestionado por los jefes de distintas confesiones religiosas”. La recogida de fondos y su gestión será realizada por el Pontificio Consejo Cor Unum.
 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación