Mons. Juan Garcia en la catedral de La Habana

Mons. Juan Garcia en la catedral de La Habana

Cuba: El nuevo arzobispo de La Habana aboga por la continuidad del diálogo con el Gobierno

Juan de la Caridad García Rodríguez recibió el pastoral, símbolo de la guía del rebaño, de manos de su predecesor el cardenal Jaime Ortega

Share this Entry

(ZENIT-Roma).- El nuevo arzobispo metropolitano de La Habana, monseñor Juan de la Caridad García Rodríguez, ha hecho un llamamiento para que continúe el diálogo entre la Iglesia católica y el Gobierno de la Isla. Lo hizo durante la misa que presidió este domingo, 22 de mayo, en la catedral, con motivo de la toma de posesión de la capital cubana.
“Vuestra presencia aquí nos invita y nos anima a continuar con el diálogo, que puede ser más eficaz, más real, de modo que la Iglesia pueda encontrar otros espacios para su misión evangelizadora, para la liturgia, para la misión educativa y caridad hacia los pobres”, dijo el arzobispo frente al vicepresidente de Cuba, Salvador Valdés Mesa, y al jefe de la Oficina de Asuntos religiosos del Partido Comunista de Cuba (PCC), Caridad Diego, presentes en la ceremonia.
El momento de la toma de posesión de su diócesis, indica la agencia Fides, fue representado cuando el nuevo arzobispo fue recibido por su predecesor, el cardenal Jaime Ortega, que lo estaba esperando en la entrada del templo para entregarle el pastoral, símbolo de la guía del rebaño. La catedral estaba llena y una gran multitud tuvo que seguir la misa solemne en las pantallas gigantes instaladas en la plaza de la iglesia.
Mons. Juan de la Caridad García Rodríguez nació en Camagüey el 11 de julio de 1948. Fue ordenado sacerdote el 25 de enero de 1972. Ha ejercido el ministerio en varias parroquias. Ha fundado y dirigido la Escuela para misioneros de la diócesis de Camagüey. El 15 de marzo de 1997 fue nombrado auxiliar de Camagüey y recibió la ordenación episcopal el 7 de junio de 1997. El 10 de junio de 2002 fue nombrado arzobispo de Camagüey.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación