México: Más de tres mil hondureños

La situación se agravó tras el fraude electoral de las últimas elecciones

Share this Entry

(ZENIT – 19 oct. 2018).- Como los antiguos israelitas, el pueblo hondureño camina en su éxodo huyendo de las esclavitudes políticas y económicas impuestas por la corrupción y el deterioro de los sistemas de gobierno. Son muchas las migraciones forzadas y en Latinoamérica estas migraciones están marcando la historia actual.
Una multitud de más de tres mil hondureños con justa razón –como ellos mismos afirman– han decidido salir de su país huyendo de la pobreza, la violencia y la corrupción. Este 15 de octubre han cumplido tres días de camino. Son miles de kilómetros que tendrán que recorrer y hacen el camino a pie. Son sobre todo campesinos, hombres, mujeres y niños, incluso discapacitados en sillas de ruedas, golpeados por la pobreza, la violencia y la corrupción. Son migrantes que conmueven el corazón del mundo.
El 15 de octubre, por la tarde, llegaron a la frontera guatemalteca logrando pacíficamente romper el cerco fronterizo que puso la policía del Estado de Guatemala que incluso envió un helicóptero a sobrevolar la zona, los migrantes dijeron sentirse amedrentados por esto, pero no por eso detuvieron su caminata.
Las organizaciones pro migrantes los recibieron en la casa del migrante Abad Gregorio y en el gimnasio municipal de la localidad de Esquipulas en donde les ofrecieron comida, hospedaje y auxilio. Ante la situación de tantos migrantes, la Iglesia ha contribuido con la articulación de un corredor humanitario de auxilio que se espera se haga ahora efectivo ante esta situación.
En el caso actual, son hondureños procedentes de diferentes municipios y departamentos de ese país. La situación de Honduras se agravó tras el fraude electoral de las últimas elecciones.
Varios medios digitales de redes sociales tanto de Honduras como de Guatemala han transmitido en directo parte de la caminata. Las imágenes han mostrado una multitud en crecimiento, pues el número de la caravana aumenta conforme avanza el recorrido son más los que se integran.
Los migrantes se transmiten ánimo unos a otros, conmueven y consternan ante la mirada de quienes los ven pasar. La tarde de este lunes 15 de octubre, la página de “Nuestra Esquipulas” transmitió el paso de los migrantes por el punto fronterizo de Agua Caliente, Esquipulas, Chiquimula. En la transmisión se pudo verificar las dificultades que la policía guatemalteca trato de poner para impedir dicho paso, cumpliendo con el anuncio de las autoridades guatemaltecas del Estado que habían informado que no dejarían a los migrantes entrar a territorio guatemalteco.
Los migrantes son gente pacífica y exponen claramente las razones de su salida y el objetivo de llegar hasta Estados Unidos, para lo cual deberán cruzar el largo mapa  de la geografía mexicana, que  va desde la frontera de Guatemala hasta la frontera con Estados Unidos, una distancia de alrededor de tres mil kilómetros.
Las imágenes de las transmisiones de medios digitales muestran a un mar de gente como nunca se había visto, cruzar masivamente la frontera, gritando la consigna “sí se pudo”. Las organizaciones humanitarias, entre ellas la Iglesia católica, les recibieron en Esquipulas con albergue y comida. En algunos tramos encuentran gente solidaria que les apoya con transporte. Filas de guatemaltecos apostados a lo largo de la carretera les daban la bienvenida y los bendecían a su paso. Esquipulas es la ciudad fronteriza con honduras y el salvador en donde dieron inicio los diálogos que dieron origen a los procesos de negociación de paz en Centroamérica, en particular en Guatemala.
La caravana partió de San Pedro Sula, ubicada a 180 kilómetros de Tegucigalpa la capital de honduras y fue auto-convocada producto de la situación de pobreza, violencia y corrupción que se vive en ese país centroamericano.
Cantando el Himno nacional de Honduras, rezando, y gritando “Sí se puede” y “honduras te amamos”, los migrantes no cedieron paso en su objetivo a pesar de que las autoridades guatemaltecas dieron la orden de no permitir su ingreso al país. “Tenemos derecho” decían los viajeros y “no somos delincuentes, somos migrantes” afirmaron.
Da pesar dejar la tierra, porque en ella ha crecido una, y pues se ama la tierra _dice una joven al salir de San Pedro Sula la madrugada de este sábado 13 de octubre_ pero la vida lo exige, esta es la situación, concluyó. Las cifras indican que 1.2 millones de hondureños se han ido del país buscando mejores condiciones de vida.
Llamamiento de los obispos
Los obispos de México han hecho un llamamiento a las autoridades mexicanas a actuar conforme a la Ley de Migración.
 
En este sentido, los obispos han enumerado varios artículos “…La libertad de toda persona para ingresar, permanecer, transitar y salir del territorio
nacional tendrá las limitaciones establecidas en la Constitución, los tratados y convenios
internacionales de los cuales sea parte el Estado mexicano, esta Ley y demás disposiciones
jurídicas aplicables.
Por ello, los prelados invitan a Su Excelencia a ponerse en contacto con los Delegados Estatales de
Migración, con autoridades federales, estatales, municipales de seguridad y salud,
especialmente, para poder proteger a estos hermanos, entre los que vienen niños, niñas,
mujeres, familias, jóvenes y adultos.
cuyos siguientes artículos recordamos
Diócesis de Tapachula
Mons. Jaime Calderón Calderón ha expresado preocupación por los hermanos hondureños y ve que su «camino está lleno de inseguridad, necesidades y carencias. Nos duele esta situación.
Para «hacer menos incierto y menos pesado el camino», la Diócesis de Tapachula propone hacer este camino a través del territorio diocesano en cinco etapas. Esto supone caminar durante el día y llegar, por la tarde/noche, al lugar donde han de recibir algo de alimento y un lugar para pasar la noche. Al día siguiente recibir algo de alimento para el camino y seguir hasta donde concluya la siguiente etapa.
Camino en 5 etapas
La primera etapa sería de la Frontera con Guatemala a la Ciudad de Tapachula, la segunda de Tapachula a Villa de Comaltitlán, la tercera de Villa de Comaltitlán a Mapastepec, la cuarta de Mapastepec a Pijijiapan y la quinta de Pijijiapan a Tonalá.
El Obispo de Tapachula (México) ha propuesto en un comunicado que desde la Diócesis pueden sumarse todos los que quieran a «ofrecer algo para estos hermanos», y ha pedido que lo hagan llegar a las Parroquias y/o a los Párrocos de los lugares donde los hermanos pasarán la noche.
«En el caso de la ciudad y de cualquier información general les rogamos ponerse en contacto con el P. César Augusto Cañaveral [9625294632], Coordinador Diocesano de Movilidad humana», señala el comunicado.

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación