Misionera estadounidense Dorothy Stang © Sinodo Amazonico

Misionera estadounidense Dorothy Stang © Sinodo Amazonico

15 años de la muerte de Dorothy Stang, misionera en la Amazonía brasileña

Coincide con la publicación de la exhortación postsinodal

Share this Entry

(zenit – 12 feb. 2020).- Este año, el aniversario de la muerte de la hermana Dorothy Stang, misionera estadounidense en la selva amazónica de Brasil, conmemorado hoy, 12 de febrero, cobra una especial relevancia: coincide con el mismo día de la presentación del documento postsinodal del Papa Francisco, fruto de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónico.

La entrega de la vida de la religiosa americana Dorothy Stang es un fuerte testimonio que se ha convertido para la Iglesia católica en un símbolo de la nueva pastoral que actúa promoviendo la sostenibilidad ecológica. En 2008, las Naciones Unidas otorgaron a título póstumo el Premio de Derechos Humanos a la hermana Dorothy (galardón que se concede solo cada cinco años).

El 12 de febrero de 2005, cuando la hermana se dirigía a una reunión para discutir una reciente oleada de casas incendiadas por los ganaderos, destinada a intimidar a los campesinos pobres para que abandonaran sus tierras, fue asesinada por orden de un hacendado.

“La única defensa que llevo es la Palabra de Dios”

En el camino, en medio de la selva, enfrentó a sus dos asesinos: “Ustedes están armados –les dijo–, pero yo no. La única defensa que llevo es la Palabra de Dios”, y comenzó a leer: “Benditos sean los pobres en espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Dorothy, a los 74 años, murió rápidamente de seis balazos en el pecho y la cabeza.

Ella dedicó su vida consagrada a la evangelización en la parroquia de Anapú, en el Estado amazónico brasileño de Pará. Su trabajo pastoral tuvo como prioridades la defensa de la selva contra la deforestación y el cuidado de la población originaria de la región amazónica.

En cada aniversario de su muerte, las comunidades locales junto con las religiosas de la congregación de Nuestra Señora de Namur se acercan peregrinando al lugar de su asesinato. Allí celebran la entrega de la vida de Dorothy, realizan una representación de su asesinato, luego oran y reflexionan. Para culminar, alzan a un bebé hacia el cielo como un signo de la vida que se renueva, que fructifica y llena de esperanza al mundo.

Fuente: www.cristovive.org.ar

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Profesional con 7 años de experiencia laboral en informar sobre la vida de la Iglesia y en comunicación institucional de la Iglesia en España, además de trabajar como crítica de cine y crítica musical como colaboradora en distintos medios de comunicación. Nació en Córdoba, el 22 de octubre de 1986. Doble licenciatura en Periodismo y Comunicación Audiovisual en Universidad CEU San Pablo, Madrid (2005-2011). Ha trabajado como periodista en el Arzobispado de Granada de 2010 a 2017, en diferentes ámbitos: redacción de noticias, atención a medios de comunicación, edición de fotografía y vídeo, producción y locución de 2 programas de radio semanales en COPE Granada, maquetación y edición de la revista digital ‘Fiesta’. Anteriormente, ha trabajado en COPE Córdoba y ABC Córdoba.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación