Disturbios del CIE © Vatican Media

España: Servicio Jesuita a Migrantes pide liberar personas de Centros Internamiento de Extranjeros

Emergencia sanitaria por el Covid-19

Share this Entry

(zenit – 20 marzo 2020).- Con motivo de la pandemia del coronavirus, el Servicio Jesuita de Migrantes (SJM) de España, ha pedido al Ministerio del Interior que dicte medidas para garantizar los derechos en todos los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), liberando a las personas internadas que no pueden ser expulsadas.

Asimismo, a través de un comunicado del pasado 18 de marzo de 2020, el SJM reclama alternativas de protección.

“Las personas privadas de libertad son consideradas colectivo de alto riesgo, y en consecuencia es necesario tomar medidas urgentes que respeten sus derechos y garanticen la seguridad y la salud de las personas internadas, así como del personal que trabaja en los centros”, se incluye en la nota.

Además, se insta a “liberar de forma inmediata a aquellas personas internas que no podrán ser expulsadas en la actual coyuntura, ofreciendo alternativas de protección más humanas, así como a cesar nuevos internamientos mientras continúe vigente el estado de alarma”.

Privación de libertad

La privación de libertad en estos centros atiende a una medida cautelar para garantizar la expulsión a un tercer país. Sin embargo, una de las consecuencias de esta crisis es el rechazo por terceros países de personas que vengan de España, así como el cierre de fronteras terrestres españolas como una de las medidas adoptadas por el gobierno. Esto dificultaría la ejecución de las expulsiones.

Sin embargo, para el SJM “resulta imprudente mantener la medida de internamiento o autorizar nuevos ingresos en los CIE, incluso debemos cuestionar su legalidad”.

Ante esta emergencia del Covid-19, cada centro está adoptando distintas medidas, “una total incoherencia con la centralización de las competencias anunciadas con el estado de alarma. Más que nunca, ante una medida que afecta a derechos fundamentales, el Ministerio de Interior debe establecer unas directrices comunes aplicables a todos los centros sobre la continuidad de los internamientos y el cumplimiento de las medidas de prevención y seguridad necesarias en ellos, sin perjuicio de las peculiaridades que puedan darse en cada una de las localidades en las que están ubicados los diferentes CIE”, aseguran desde el Servicio Jesuita a Migrantes.

No desamparar a nadie

El acuerdo de puesta en libertad debe hacerse atendiendo a las circunstancias sanitarias, sociales y jurídicas de cada una de las personas a las que se les aplique dicha medida. “Preocupa más que nunca que las personas puestas en libertad queden desamparadas y sin recursos disponibles que las coloque en una situación de extrema vulnerabilidad, debiendo facilitar el acceso a las medidas establecidas por el gobierno para proteger la salud y seguridad de los ciudadanos”, destacan en el comunicado.

En los CIE de España no son aplicables las medidas de prevención que garanticen la propagación de la enfermedad y la seguridad de sus derechos, “el estado de las instalaciones, la sobreocupación de los centros, espacios comunes de dimensiones reducidas y celdas compartidas por hasta 8 personas, hacen imposible que se cumpla con las medidas establecidas por el propio gobierno para preservar la salud y evitar contagios”, afirman desde el SJM.

Falta de información                                   

“La total falta de información que se les ofrece a las personas confinadas en los CIE sobre las circunstancias actuales y las medidas de seguridad a seguir, además de vulnerar su derecho a ser informados, hace que aumente la desesperación entre aquellos que quedan olvidados tras los muros de los CIE”, indica.

Asimismo, en los últimos días se han producido diferentes episodios de tensión entre los centros al no adoptarse medidas que aborden la situación sociosanitaria y jurídica de los internos.

“El SJM, siendo consciente de la complejidad del contexto social actual, reclama más que nunca el cierre de los CIE, y exige la necesidad de encontrar alternativas más garantes con los derechos humanos. Esta situación pone en cuestión la capacidad de dictar medidas que garanticen los mismos derechos en todos los centros y cuestione la propia lógica del internamiento, la cual subyace tras muchas de las situaciones que se ven agravadas por la crisis sanitaria actual”, concluye el comunicado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación