Colombia: Obispos preocupación por violencia

Bandera de Colombia © Facebook/Antonio de la Fe

Colombia: Obispos, preocupados por el aumento de la violencia

En varias regiones del país

Share this Entry

(zenit – 11 agosto 2020).– El administrador apostólico de Popayán y los obispos de Quibdó, Tumaco, Istmina – Tadó y Cúcuta, en Colombia, expresaron su preocupación ante el incremento de la violencia en varias regiones del país.

En una entrevista para la W Radio difundida por la Conferencia Episcopal de Colombia, los prelados señalaron que, a pesar del confinamiento, los grupos armados ilegales continúan actuando en las comunidades.

La violencia no cesa

De acuerdo a la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la Organización de Estados Americanos (MAPP/OEA), más de 1.300 personas se tuvieron que desplazar de sus hogares en el departamento del Chocó, por enfrentamientos entre grupos armados en el mes de mayo.

Por otra parte, en departamentos como Cauca, Norte de Santander y Nariño, la actividad de los grupos armados ilegales no se interrumpe en época de confinamiento.

Además, han aumentado las amenazas a la población civil, las masacres, desplazamientos y el terror entre la ciudadanía, para quienes los obispos del país piden ayuda.

Relato de los obispos

Los obispos confirmaron en la radio la situación vivida en las zonas más violentas de Colombia. En primer lugar, Monseñor Mario de Jesús Álvarez, obispo de Istmina y Tadó, denunció que el reclutamiento de menores es algo frecuente, pues aparecen muchas familias “angustiadas porque sus hijos son arrebatados para formar parte de grupos armados”.

Asimismo, indica que el Estado ha procurado tener presencia en la zona, “pero hay mucha corrupción”. El dinero que llega no cumple “sus objetivos y por eso Chocó está tan atrasado”.

Monseñor Juan Carlos Barreto, obispo de Quibdó, Chocó, señaló que “el acuerdo de paz generó efectos positivos los primeros dos años, sin embargo, no se respetó el acuerdo y al no hacerlo, llegaron otros grupos y tomaron todo”.

Finalmente, monseñor Manuel Ochoa, obispo de la diócesis de Cúcuta, remarca que “uno de los grandes problemas que tenemos en esta zona es el narcotráfico”. En esta línea, agregó que, aunque los acuerdos comportaron cambio y hubo una resolución del conflicto, “tenemos que apostarle a una paz completa”.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")