Santa Margarita María de Alacoque

Santa Margarita María de Alacoque © Pastoral de Santiago de Compostela

Santa Margarita María de Alacoque y el Sagrado Corazón de Jesús

Destinataria de sus revelaciones

Share this Entry

(zenit – 16 oct. 2020)-. Santa Margarita María de Alacoque en Paray-le-Monial, religiosa de la Orden de la Visitación, fue la destinataria inmediata de una serie de revelaciones sobrenaturales sobre el Sagrado Corazón de Jesús.

Junto a su director espiritual, el jesuita san Claudio de la Colombière, impulsó esta devoción difundiendo los mensajes sobre el mismo que el Señor le transmitió.

De acuerdo a la página, de las Hermanas de la Visitación, Santa Margarita nació en 1647 en la pequeña aldea de Lautecour (Francia). Tuvo una enfermedad que la inmovilizó y de la que se curó milagrosamente por intercesión de la Virgen María. En 1671, con 24 años, ingresó en la Orden de la Visitación de Paray-le-Monial.

En la festividad de san Juan Evangelista de 1673, sor Margarita María se encontraba en adoración ante el Santísimo Sacramento. Allí recibió la primera de las cuatro grandes revelaciones con manifestaciones visibles del Sagrado Corazón de Jesús.

A partir de esta primera revelación y hasta su muerte, sor Margarita María sufriría todos los primeros viernes de mes una reproducción de la Llaga del Costado de Cristo.

Devoción al Sagrado Corazón

Al principio, hasta que fue puesta bajo la dirección espiritual de san Claudio de la Colombiére, las gracias sobrenaturales recibidas le causaron incomprensiones y juicios negativos.

No obstante, al final de su vida pudo ver cómo la devoción al Sagrado Corazón de Jesús era difundida, y cómo sus antiguos opositores se convirtieron en promotores de la misma. Murió a los 43 años de edad, el 17 de octubre de 1690.

Revelaciones del Señor

Las experiencias místicas a santa Margarita María se recogen en sus escritos personales y se articulan en torno a cuatro grandes revelaciones. Estas revelaciones contienen la doctrina del amor del Sagrado Corazón de Jesús, el cual se sirvió de la religiosa para recordar a la Iglesia entera algo que quizá había olvidado.

Así, durante la cuarta revelación, el Señor indicó a la hermana visitandina: “He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres y que no ha ahorrado nada hasta el extremo de agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Y, en compensación, solo recibe de la mayoría de ellos ingratitudes por medio de sus irreverencias y sacrilegios, así como de las frialdades y menosprecios que tienen para conmigo en este Sacramento de Amor. Pero lo que más me duele es que se porten así los corazones que se me han consagrado”.

Y continuó, “por eso te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes por él recibidos durante el tiempo que ha permanecido expuesto en los altares. También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia las influencias de su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute”.

Año Jubilar

En el año 2020 la familia visitandina ha celebrado el primer centenario de la canonización de santa Margarita María de Alacoque.

Con motivo del mismo, la Santa Sede concedió un Año Jubilar para todos los monasterios de la Orden de la Visitación, en curso desde el 16 de octubre de 2019 hasta hoy, 17 de octubre de 2020.

Orden de la Visitación de Santa María

La Orden de la Visitación de Santa María es un Instituto Religioso de vida contemplativa fundado por san Francisco de Sales y santa Juana Francisca Frémyot de Chantal en 1610 en Annecy (Saboya, Francia), aprobado por la Santa Sede en 1618 y erigida como tal por Pablo V en el mismo año.

Las hermanas de la Visitación, también conocidas como salesas, están llamadas a vivir el Santo Evangelio siguiendo los Consejos Evangélicos de pobreza, castidad y obediencia, con un espíritu de profundad humildad para con el Señor y de dulzura para con el prójimo, atentas siempre a la renuncia del “hombre viejo” para vivir de la Voluntad Divina.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación