Perú: Misa universitarios fallecidos

Misa por los estudiantes universitarios fallecidos (C) Arzobispado de Lima

Perú: Misa en Lima por los universitarios fallecidos en manifestación

Crisis política en el país

Share this Entry

(zenit – 16 nov. 2020)-. Monseñor Carlos Castillo, arzobispo de Lima y primado del Perú, presidió la Misa del pasado domingo en memoria de los dos universitarios fallecidos durante la manifestación del sábado 14 de noviembre.

De acuerdo a una nota del arzobispado de Lima, en medio de la fuerte crisis política, social y sanitaria que vive Perú, el prelado oró por todos los jóvenes, estudiantes, rescatistas, voluntarios, periodistas y personas que permanecen en los hospitales debido a las agresiones recibidas en las marchas.

Hechos de los últimos días

Miles de peruanos demandaron en las calles que el presidente Manuel Merino diese un paso atrás tras haber concentrado en su persona los poderes ejecutivo y legislativo, informa la agencia de noticias EFE. En el día de ayer, 15 de noviembre de 2020, se produjo la renuncia del dirigente, que sustituyó el martes al destituido Martín Vizcarra.

La dimisión de Merino tuvo lugar después de la muerte, la anterior noche, de los dos estudiantes universitarios en Lima por disparos, supuestamente de la policía.

Grupo de jóvenes

La Misa contó con la presencia de un grupo de jóvenes de las parroquias de la arquidiócesis de Lima que participó de las protestas de forma pacífica: “queremos agradecer a los jóvenes por la fuerza de su conciencia, la valentía de su espíritu, la seriedad de su paz, la capacidad de decir las cosas con alegría y esperanza”, expresó Monseñor Castillo.

En la IV Jornada Mundial de los Pobres, el arzobispo recordó a todos los jóvenes que hicieron escuchar su voz en las calles: “La mayor parte de nuestros jóvenes que acudieron a marchar son hijos de familias pobres y sencillas que quieren que las cosas se enfrenten en la raíz del problema, no en la superficie”.

Parábola de los talentos

En ese sentido, la parábola de los talentos que narra el Evangelio de Mateo (25, 14-21) representa una oportunidad para “comprender el sentido que tiene nuestra responsabilidad de ser creyentes y misioneros, nuestra responsabilidad humana que obedecen a los dones que cada uno ha recibido, especialmente el don más preciado: nuestra capacidad de amar”, apuntó el arzobispo.

Los dones que recibimos del Señor son abundantes, y estamos llamados a emplearlos bien, a saber compartir lo que tenemos. Esto no ocurre cuando “nos embolsicamos y acumulamos las cosas, de tal manera que nos hinchamos como una pelota y estamos más pendientes de engrosar los bienes en vez de compartirlos”.

Del mismo modo, el pastor peruano remarcó que lo que se ha dado para compartir y crecer en amistad, no puede ser guardado egoístamente. Y este, señala, es uno de los problemas que sufre el Perú como país, porque hay un grupo de personas que se engrosan el dinero de toda la Nación y que han aprendido, sistemáticamente, a corromper la vida del pueblo, a corromper las posibilidades de desarrollo, especialmente el desarrollo de los pobres.

“Cuando la corrupción se hace presente en el corazón de la vida de una persona y de una sociedad, necesitamos rectificar esos errores y todo lo que se deriva de allí. Por esa razón, las decisiones no pueden tomarse sobre la base de la ambición”, manifestó el arzobispo.

Monseñor Castillo precisó que necesitamos “ahondar profundamente en cómo construimos la paz entre nosotros, cómo crecer en vocación y en servicio para construir una sociedad mejor”.

Jóvenes, “no se dejen robar la esperanza”

En otro momento, refiriéndose a los dos estudiantes universitarios que murieron durante las protestas, Jack Brayan y Jordan Inti, el primado de Perú recordó las palabras del Papa Francisco a los jóvenes peruanos durante su visita al país: “¡No se dejen robar la esperanza! Y la esperanza está puesta en nuestros jóvenes. Por eso, tiene que haber una investigación seria sobre los asesinatos cometidos y se tiene que asumir la responsabilidad de estas decisiones”.

La paz se construye con esfuerzo y diálogo, renunciando a los propios intereses. Es un camino difícil, pero no imposible. “Les digo a esas personas que han disparado, las mismas palabras que Monseñor Óscar Romero dijo antes de morir: ‘Ante una orden de matar, debe primar la ley de Dios sobre la ley de los hombres. Y la ley de Dios dice: no matarás’. Ya es hora que en nuestro país se respete y se luche por la vida de todos”, indicó el arzobispo.

“Que este camino nos haga recapacitar a todos, y quién tenga que desistir, desista, quien tenga que rectificar, rectifique, y quien tenga que renunciar, renuncie. Que Dios bendiga al Perú y nos haga ser una Nación próspera y esperanzada. Demostremos que es posible cambiar por medio del Espíritu Santo que nos ilumina a todos”, concluyó.

Oración de los jóvenes

Durante la celebración eucarística, los jóvenes peruanos compartieron, a través de intenciones, el deseo de un país más justo y fraterno: “Oremos por la resurrección de nuestro país, que sufre el duro golpe de la crisis sanitaria, política y social que acongoja a tantos hogares del Perú. En medio de la tragedia humana que vivimos y sentimos, sé Tú Señor, una luz de esperanza”, fue el pedido de uno de los chicos.

“Te pedimos Señor por nuestras autoridades y gobernantes, para que, guiados por la gracia de Dios, sirvan a nuestro país con justicia, respetando los derechos humanos y la dignidad de cada peruano y peruana”, exhortaron algunos miembros de la Pastoral Juvenil.

“Por todos nuestros jóvenes, estudiantes, voluntarios, rescatistas, periodistas y personas afectadas en estos días de manifestación. Por su pronta recuperación. Nuestra mente y corazón está con ustedes”, demandó uno de los muchachos que acudió a las protestas pacíficas.

“Señor, los jóvenes nos unimos al profundo dolor que enluta a nuestro país. Queremos pedirte por nuestros estudiantes universitarios Inti Sotelo y Jack Bryan Pintado, por sus padres y hermanos. Hoy no podrán abrazarlos más. Abrázalos Tú Señor y reciban el abrazo de todo el Perú”, finalizó.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación