Cardenal Cornelius Sim (C) Vatican Media

Brunei: Entrevista al nuevo cardenal Cornelius Sim

Primer purpurado del país

Share this Entry

(zenit – 01 dic. 2020).- Esta es una entrevista exclusiva de zenit con el cardenal Cornelius Sim, vicario apostólico de Brunei, el primer cardenal de la pequeña nación en la isla de Borneo, en dos secciones distintas rodeadas por Malasia y el Mar de la China Meridional.

El Papa Francisco celebró un Consistorio Público Ordinario, el 28 de noviembre, para la creación de 13 nuevos cardenales en una basílica de San Pedro donde se guardaba la distancia social, mientras el mundo se enfrenta al resurgimiento de la COVID-19. Los prelados Sim y José F. Advincula, arzobispo de Capiz, Filipinas, no pudieron estar presentes debido a la situación sanitaria contingente, pero aun así se crearon cardenales en el consistorio.

“Un representante del Santo Padre, en otro momento por determinar, les dará el birrete, el anillo y la bula con el Título”, aclaró a los periodistas el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni. Los miembros del Colegio Cardenalicio que no pudieron acudir a Roma pudieron unirse a la celebración, participaron a distancia a través de una plataforma digital que les permitió conectarse con la Basílica Vaticana.

Sim es un ingeniero eléctrico con vasta experiencia en el extranjero, incluyendo Reino Unido y Países Bajos. Fue ordenado sacerdote en 1989. San Juan Pablo II estableció la Prefectura Apostólica de Brunei en 1997 y nombró al futuro cardenal como su prefecto. El país fue elevado más tarde al rango de Vicariato Apostólico, donde Sim fue nombrado su primer representante, convirtiéndose así en el primer obispo del país asiático, y ahora en 2020, su primer cardenal.

En esta amplia entrevista, el cardenal habla de su país, de su vida, de lo que el nombramiento ha significado para él y para la nación del sudeste asiático, así como lo que ha sido ser creado purpurado sin poder estar físicamente presente debido a la pandemia. También habla de cómo superó sus reservas originales sobre ser ordenado sacerdote y cómo apreciaba desde el principio el sentido del humor del Pontífice.

***

zenit: Usted es el primer obispo en la historia de su país, Brunei  y acaba de convertirse en el primer cardenal. ¿Sabe si hay casos similares en la historia de la Iglesia, es decir, donde el primer obispo de un país se convirtió en el primer cardenal de ese país?

Cardenal Sim: ¡No estoy tan versado en la historia de la iglesia como para decir si ha habido otros casos como el mío! Pensé que podría ser cierto lo de la Iglesia en Laos, pero parece que no es así. ¡¿Tal vez Brunei es un caso único después de todo?!

zenit: ¿Cuándo tuvo lugar su último encuentro con el Papa Francisco? ¿Qué se dijeron el uno al otro en particular?

Cardenal Sim: Mi primer encuentro personal con el Papa Francisco fue durante nuestra visita ad limina de la Conferencia Episcopal en febrero de 2018. Sus primeras palabras fueron: “¿De dónde eres?”. Yo respondí: “De Brunei”. Me sorprendió con sus siguientes palabras: “¡Ah, paraíso!”. Me preguntó cuántos sacerdotes tenía y le dije: “¡Dos y medio!” Le tocó a él sorprenderse hasta que le expliqué que hace unos días, uno de nuestros tres sacerdotes tuvo un grave ataque al corazón y estaba gravemente enfermo en la UCI. En este breve intercambio, me di cuenta de que nuestro Papa tiene sentido del humor, así como un buen conocimiento de la geografía.

zenit: Un hecho destaca en su biografía: se convirtió en sacerdote en 1989 a los 38 años de edad. ¿Qué hacía antes de ser sacerdote? ¿Y cómo descubrió su vocación?

Cardenal Sim: Completé 11 años de educación primaria y secundaria en una escuela católica en Brunei. Después de dejar la escuela, estudié para obtener un diploma de ingeniería en Malasia, y luego trabajé 4 años con Shell Petroleum. Continué con una carrera de Ingeniería en Escocia durante 4 años, entre 1974-78, trabajando en hoteles durante las vacaciones. De 1978 a 1985 trabajé en una planta de GNL, de nuevo con Shell, en tecnología y operaciones de servicios públicos, principalmente en el tratamiento de agua, vapor y generación de energía.

Durante mi segundo período con Shell, pasé un año en el extranjero en los Países Bajos e Inglaterra trabajando en un proyecto. Al regresar en 1981, mi párroco me invitó a volver a la Iglesia después de una ausencia de más de 12 años.

zenit: Entonces, ¿qué pasó?

Cardenal Sim: Acepté su oferta ya que tenía muchas preguntas sobre el significado de la vida tras la repentina muerte de mi padre. Al volver a la Iglesia, me di cuenta de que lo que realmente necesitaba era una comunidad a la que pertenecer y una oportunidad de crecer en una fe personal a través, en mi caso, de la renovación carismática.

En 1986 dejé mi trabajo y me fui a los Estados Unidos para estudiar un Máster en Teología que me proporcionara una base más fuerte en mi fe. A mi regreso en 1988, debido a la salida de sacerdotes y religiosos cuyos permisos de trabajo ya no podían ser renovados, el obispo se ofreció a ordenarme, lo que inicialmente rechacé. Sin embargo, viendo la posibilidad de una Iglesia sin sacerdote y sin sacramentos, hice un retiro de una semana ¡y decidí que aceptar era lo correcto! Fui ordenado sacerdote el 26 de noviembre de 1989.

zenit: El Papa Francisco nos ha acostumbrado a las sorpresas en sus consistorios. Sin embargo, probablemente nadie hubiera imaginado, al menos antes de algunos de los recientes consistorios, que incluiría en el Colegio de Cardenales al obispo de un país tan distante, donde la Iglesia Católica es una minoría. ¿Fue una sorpresa para usted también?

Cardenal Sim: Sí. El anuncio fue una gran sorpresa. Pensé que era un bulo cuando los primeros mensajes de texto llegaron a nuestra cena el domingo 25 de octubre. Me sorprendió mucho que eligiera nuestro pequeño país con su pequeña comunidad católica para un evento tan prestigioso. Me gustaría creer que es un reconocimiento a la contribución de la comunidad a la vida de la Iglesia aquí, no tanto a los logros de un sacerdote o laico en particular.

El Papa Francisco ha hecho grandes esfuerzos para incluir a las comunidades olvidadas, incluyendo las de la periferia, que no piden ni reciben mucha publicidad. Brunei es en este sentido una periferia dentro de una periferia. Esas iglesias no aparecen en los titulares, ya que por lo general son tranquilas y viven su fe cristiana sin llamar la atención. Seguramente hay espacio para las mega iglesias con sus bellos monumentos arquitectónicos y grandes organizaciones. Tal no es nuestra situación.

zenit: ¿Qué cree que el Santo Padre estaba tratando de decir con su creación?

Cardenal Sim: Tal vez el Santo Padre sintió que este podría ser un momento oportuno para resaltar comunidades como la nuestra, para decir que nosotros también presentamos un rostro de la iglesia que no se ve habitualmente. Somos el pequeño rebaño (Lc 12:32). ¿Quizás la visión del Papa Benedicto XVI para la futura iglesia puede encontrarse aquí en comunidades más pequeñas de la Iglesia? En una emisión de radio en 1969, se dijo: “De la crisis de hoy emergerá la Iglesia del mañana, una Iglesia que ha perdido mucho. Se hará pequeña y tendrá que empezar de nuevo más o menos desde el principio. Ya no podrá habitar muchos de los edificios que construyó en la prosperidad.” (Emisión de radio 1969)

zenit: En Brunei la religión de la mayoría de la población es el islam, y también hay comunidades de otras religiones. ¿Cómo describiría la coexistencia de las religiones y la situación de la libertad religiosa en Brunei?

Cardenal Sim: Las leyes de Brunei, artículo 3. (1) establece: “La religión de Brunei Darussalam será la religión musulmana según la secta Shafeite de esa religión: Siempre que todas las demás religiones puedan ser practicadas en paz y armonía por la persona que las profesa en cualquier parte de Brunei Darussalam”.

En la práctica, personas de diferentes culturas, creencias y etnias participan en lo que yo llamaría un “diálogo de la vida”. El diálogo interreligioso se trata menos de una discusión teológica que de respetar las creencias de cada uno e interactuar armoniosamente en la búsqueda del bien común. Estos son: un ambiente seguro para criar una familia y vivir una vida pacífica con una esperanza razonable de prosperidad y progreso personal. Es con razón que el nombre oficial de nuestro país es “Brunei Darussalam” que significa “Morada de la Paz”.

Desde su aparición en Brunei, los católicos han vivido durante casi un siglo en medio de una sociedad mayoritariamente musulmana, junto con otras religiones como el budismo. La introducción de la Sharia en 2014 codificó muchas de las reglas y costumbres musulmanas con las que nuestra sociedad ha coexistido todo este tiempo. A través de interacciones de espacio vital compartido en la escuela, el trabajo y el juego, los miembros de estas religiones han convivido pacíficamente. Trabajar por el bien común y el desarrollo de todos los ciudadanos y residentes proporciona el enfoque necesario.

zenit: Cuéntenos un poco sobre la Iglesia en su país. ¿Quiénes son y cuántos son los católicos de Brunei? ¿Son originarios de Brunei o son de otros países?

Cardenal Sim: La Iglesia Católica comenzó a echar raíces en este país en el segundo cuarto del siglo XX con la llegada de los Misioneros itinerantes de Mill Hill (Sociedad Misionera de San José). Antes de esto, un sacerdote italiano de PIME había comenzado una pequeña comunidad en la década de 1860, pero esto duró solo 3 años. Las escuelas fueron el primer apostolado establecido y continúan siendo un signo visible de nuestro compromiso de contribuir al bienestar y desarrollo de este país.

La era de los sacerdotes y religiosos extranjeros llegó a su fin a principios de 1991, cuando los expatriados ya no pudieron extender sus permisos de trabajo debido al límite de edad. Un sacerdote local se mantuvo durante varios años para cuidar de las 3 parroquias y 4 escuelas. Desde 1998, ha habido 3 ordenaciones al sacerdocio, gracias a Dios. Actualmente, hay una candidata religiosa y un seminarista a punto de comenzar los estudios teológicos.

Una estimación prudente es que hay 16 mil católicos, el 80 por ciento de los cuales vienen del extranjero.

zenit: ¿Quiénes forman esta comunidad católica?

Cardenal Sim: La mayoría de estos expatriados son de Filipinas, otros de Malasia, Indonesia, el sur de Asia y más allá. Añaden color y espíritu de animación a la vida de la Iglesia a través de sus tradiciones mediante devociones, música y danza. Los católicos locales son menos propensos a involucrarse mucho en la vida activa de la Iglesia, quizás porque generalmente están mejor económicamente y socialmente.

La Iglesia se ha convertido en el hogar de muchos migrantes, tanto social como espiritualmente. Se sienten conectados aquí. Hay oportunidades de unirse a grupos de oración, reunirse para las devociones, escuchar la liturgia en su propio idioma (cuando es posible). La Iglesia está abierta a la oración durante todo el día para cualquiera que quiera venir. La Iglesia proporciona ayuda donde muchos organismos oficiales no lo hacen: durante la enfermedad y la muerte, quizás alguna forma de ayuda de emergencia o repatriación. La Iglesia se esfuerza por ser una madre en estos casos.

zenit: ¿Cómo fue recibida por sus compatriotas no católicos y no cristianos la noticia de que se convertiría en cardenal? ¿Qué reacciones tuvo esta noticia?

Cardenal Sim: Diría que la respuesta ha sido bastante alentadora. Los amigos cristianos no católicos en general han visto esto como un signo de reconocimiento de la comunidad cristiana de Brunei en general, no solo católicos, por nuestra pequeña pero valiosa contribución a la paz y el bienestar de nuestro país en su conjunto. No hay mucha publicidad en la prensa, pero me complace observar que la reacción personal que he recibido de los no cristianos ha sido igualmente muy positiva.

 

zenit: Debido a la pandemia de COVID, no pudo venir a Roma para el Consistorio y participó virtualmente. ¿Cómo vivió esta situación? ¿Ya sabe cuándo recibirá el birrete del cardenal?

Cardenal Sim: La COVID-19 ha hecho que viajar sea una propuesta algo peligrosa para la mayoría de la gente. He visto el Consistorio online pero no es lo mismo que estar allí en persona. Tengo entendido que el “birrete rojo” será presentado por el recientemente nombrado delegado apostólico en Brunei Darussalam cuando pueda visitar Brunei, muy probablemente el año que viene.

Creo que, en muchos sentidos, es una buena alternativa después de todo, ya que mayor parte de la comunidad católica de aquí podrá presenciar la ceremonia en persona, lo que no sería posible si se hiciera en Roma.

zenit: Hablando de viajes, en la era de los papas viajeros, Brunei es uno de los pocos países donde nunca ha estado un pontífice. ¿Cree que un viaje papal a Brunei podría hacerse en un futuro próximo?

Cardenal Sim: Desde 1990, el delegado apostólico de Brunei Darussalam ha visitado Brunei cada año. El diplomático de mayor rango que visitó Brunei fue el arzobispo Giovanni Lajolo, entonces secretario de Relaciones con los Estados de la Santa Sede en 2005. Hasta la fecha, no existen todavía relaciones diplomáticas oficiales entre Brunei y la Santa Sede. Creo que cualquier posibilidad de una visita oficial de Estado de Su Santidad dependería del establecimiento de relaciones diplomáticas previas entre nuestros dos países.

zenit: Gracias, cardenal Sim.

Share this Entry

Deborah Castellano Lubov

Deborah Castellano Lubov is Senior Vatican Correspondent for Zenit and its English edition. Author of 'The Other Francis,' now published in five languages, she gave a personal, in-depth look at the Holy Father, through interviews with those closest to him and collaborating with him, featuring the preface of Vatican Secretary of State, Cardinal Pietro Parolin. Lubov often covers the Pope's trips abroad, and often from the Papal Flight, where she has also asked him questions on the return-flight press conference on behalf of the English-speaking press present. Deborah Castellano Lubov, who also serves as NBC Vatican Analyst and collaborator, also has done much TV & radio commentary, including for NBC, Sky, EWTN, BBC, Vatican Radio, AP, Reuters and more. She also has written for various Catholic publications.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación