Vasco de Quiroga

Tata Vasco (C) Madrigaldelasaltastorres.es

Causas de los Santos: Vasco de Quiroga, declarado venerable

Por el Santo Padre

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(zenit – 23 dic. 2020)-. El Papa Francisco ha declarado venerable al español Vasco de Quiroga, primer obispo de Michoacán, México.

El 21 de diciembre de 2020, el Santo Padre recibió en audiencia al prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Marcello Semeraro, a quien autorizó a promulgar un total de ocho decretos.

Según informa la arquidiócesis de Morelia, México, en un comunicado, concluida la fase diocesana el día 24 de enero del 2014, en la catedral de Morelia, inició el proceso en Roma en abril de ese mismo año.

Pasados los procedimientos en la Congregación, Congreso de historiadores y al Congreso de Teólogos, Congreso de Cardenales y Obispos, Francisco autorizó la promulgación del Decreto que reconoce que Tata Vasco de Quiroga vivió heroicamente las virtudes teologales, cardinales y afines, es decir, que es un ejemplo de santidad.

A partir de ahora, recibe el título de venerable, paso previo que podría llevarlo a ser declarado beato y luego santo.

“Es una realidad que a más de 450 años, muchas personas en diferentes regiones, tanto de Michoacán como del país, siguen teniendo el recuerdo fresco de Don Vasco de Quiroga. Esa es la huella que nos dejó viviendo las virtudes de manera heroica”, se lee en la nota de la arquidiócesis.

Tata Vasco de Quiroga

El siervo de Dios nació en Madrigal de las Altas Torres, provincia de Ávila, España, alrededor de 1470. Siendo joven, en 1511 fue investido como Caballero de la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén o de Malta.

Estudió la licenciatura en cánones en la Universidad de Salamanca, donde adquirió un profundo humanismo cristiano. Trabajó para la corte del rey Carlos I, en diferentes encomiendas, entre otras, fue juez de residencia en Orán, norte de África.

Por su gran prestigio profesional el rey Carlos le ofreció un puesto de relevancia en su reino. Después de meditarlo pidió ir a la Nueva España, siendo nombrado Oidor de la Segunda Audiencia, máxima autoridad en la Nueva España para impartir justicia. Entró a México-Tenochtitlán el 9 de enero de 1531, como integrante de la Real Segunda Audiencia de México, cargo que desempeñó por cinco años.

Siendo laico, en 1536 fue nombrado primer obispo de Michoacán. Desarrolló una intensa labor pastoral, impartió una amplia catequesis práctica y amable, fundó el colegio de San Nicolás, a modo de seminario, para indígenas y españoles, adelantándose así, dieciséis años a la recomendación emanada del Concilio de Trento.

Los purépechas le llamaban Tata, es decir, papá o padre. Logró lo que expresó al poco de llegar a México: “Y yo me ofrezco, con ayuda de Dios, a plantar en estas tierras un género de cristianos a las derechas como todos debíamos ser y Dios manda que seamos, como los de la Primitiva Iglesia…”.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación