Paraguay obispos año Eucaristía

Eucaristía (C) Vatican Media

Paraguay: Obispos anuncian Año de la Eucaristía

Carta Pastoral

Share this Entry

(zenit – 28 dic. 2020).- Los obispos de la Conferencia Episcopal del Paraguay (CEP) han anunciado, con una Carta Pastoral publicada el 23 de diciembre, el Año de la Eucaristía.

El lema de este año, “Lo reconocieron al partir el pan”, será meditado siguiendo la misma experiencia del lema anterior, “Nos ardía el corazón cuando nos explicaba las Escrituras”.

Asimismo, la CEP propone la celebración de un Congreso Eucarístico Nacional en Caacupé el 24 de octubre 2021, precedido de congresos diocesanos.

Camino de Emaús

“El camino de Emaús es un ícono de la celebración eucarística, en la que el Resucitado se hace compañero de nuestro andar, nos explica las Escrituras y renueva la Fracción del Pan… Queremos vivir este año con fe y adentrarnos en el conocimiento, en la celebración, en la adoración y en la vivencia de la presencia viva y real del Señor, que nos regala el sacramento de la Eucaristía”, se lee en la carta de los obispos.

Los miembros del episcopado manifiestan que “podemos incluso pensar, que no estarían dadas las mejores condiciones para celebrar un año con un tema tan central, pero no es así. La celebración eucarística acompaña todos los momentos de nuestra vida, los buenos y los malos, y nos da la gracia para ahondar en el misterio de Cristo y de la Iglesia”.

Temas de reflexión y “pistas pastorales”

A continuación, la carta pastoral presenta algunos temas de reflexión: el misterio de Jesucristo, el misterio del “Cuerpo de Cristo”, el misterio de la comunidad, el misterio de los ministros, el misterio del amor, el misterio de la Creación.

En la segunda parte de la misiva, los pastores ofrecen algunas “pistas pastorales”: “Celebrar, adorar y contemplar el gran misterio de la Eucaristía es el compromiso que no debe ser olvidado, haciendo que la Santa Misa sea el centro de la vida cristiana, que cada comunidad celebre decorosamente, buscando la belleza de la celebración en su sentido, en sus formas simples, en su rica tradición. La participación armoniosa de todos hace brillar el misterio y destaca el sentido sacro de todos los momentos de la Eucaristía”, se lee en el texto.

Los prelados esperan, que, a pesar de las medidas sanitarias, se recuerde y se viva el Día del Señor, y “que nuestras asambleas, aunque sean afectadas en su número, destaquen y den brillo a la celebración”.

Del mismo modo, se señalan algunos ejes de la animación pastoral durante el Año de la Eucaristía que corresponden “al hambre y la sed que sentimos en medio de nuestro pueblo”.

Erradicación de la pobreza

“Hay hambre y sed de una vida digna.  Muchas familias tienen que dedicar gran parte de su tiempo y energías para conseguir una alimentación deficiente e insuficiente. Nuestra Iglesia debe profundizar su compromiso en la erradicación de la pobreza”, continúa la carta.

Y además existe hambre y sed de integración: “Nuestra sociedad dividida aspira a una reunión y una gran reconciliación, fundada en la misericordia y la verdad.  Celebrar el Año de la Eucaristía debe abarcar a todos los grupos sociales e integrar todas las dimensiones de la vida cristiana”.

Hay hambre y sed de inculturación: “Debemos hacer un esfuerzo para que la celebración eucarística, sin perder su sentido y tradición, hable a nuestro pueblo hoy, en su lenguaje, en su realidad, en su cultura.  Aquí destacamos y valoramos el trabajo intenso para la elaboración del misal y leccionarios en guaraní.  Debemos seguir trabajando en este sentido”.

Por otro lado, el resto de objetivos pastorales de los obispos para este Año se refieren al “hambre y sed” de formación permanente, ya que “muchos dejan de formarse después de la primera comunión celebrada cuando eran niños o adolescentes”; de participación, porque “todos nos debemos sacudir y ser una Iglesia viva y activa, donde todos los dones son importantes, todos los miembros, incluso los más humildes, son preciosos”; y de reunión, aunque “no sabemos qué nos reserva el futuro, particularmente en este tiempo de pandemia”.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación