Mons. Bashar Warda, Arzobispo de Erbil (Irak). Foto: Cortesía.

Biden y la situación en Afganistán: los daños que se avecinan para los cristianos de Irak

El ascenso al poder de los talibanes afganos también podría tener implicaciones extremadamente graves para el país de Oriente Medio.

Share this Entry

Redacción ZENIT

(ZENIT Noticias / Erbil, Irak, 23.09.2021).- En una entrevista con Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), el arzobispo católico caldeo de Erbil (Irak), Mons. Bashar Warda, dijo que el ascenso al poder de los talibanes afganos también podría tener implicaciones extremadamente graves para el país de Oriente Medio. «Afganistán e Irak son lugares muy diferentes, pero la toma del poder de los talibanes sin duda anima a quienes apoyan ese tipo de régimen», subraya. Según el prelado, los extremistas de Daesh todavía están activos en Iraq y esto le hace «ciertamente» preocuparse de que puedan volver al poder en Irak y Siria. “No se han ido del todo. Continúan existiendo en la clandestinidad y aún conservan la capacidad de causar daños en Irak. Más importante aún, la mentalidad que creó ISIS aún persiste en la región. Creo que es cierto que la mentalidad de Daesh todavía existe en Irak y Siria en algunos segmentos de la población”, continúa Mons. Warda.

El arzobispo de Erbil comentó también sobre el anuncio del presidente Joe Biden de que tiene la intención de retirar la misión de combate de Estados Unidos en Irak para fin de año. Según el prelado, la posible inseguridad resultante tendrá un impacto negativo en los cristianos y otras minorías religiosas. “Lo que nos ha enseñado nuestra historia, especialmente nuestra historia reciente, es que en cada momento de inestabilidad y conflicto son las minorías las que sufren primero. Así que en la medida en que cualquier cambio en la participación de Estados Unidos en Irak lleve a una mayor inestabilidad, ciertamente nos preocupa que esto pueda conducir a una mayor persecución de las minorías religiosas”.

A pesar de estas preocupaciones, el arzobispo Warda sigue confiando en el futuro del cristianismo en Irak, especialmente después de la visita del Papa Francisco en marzo de 2021. “Somos un número pequeño ahora, pero aguantamos y hacemos nuestro mejor esfuerzo dondequiera que estemos en Irak para demostrar que somos una parte vital del tejido del país. Creo que la visita del Santo Padre le ha mostrado al resto de Irak el impacto positivo de la comunidad cristiana, y también el impacto positivo que esta misma comunidad puede garantizar a Irak en términos de cómo el mundo ve a nuestro país. Estas cosas nos brindan esperanza y continuaremos haciendo nuestro mejor esfuerzo para aprovecharlas. Esperamos que, con el tiempo, esto permita que nuestra comunidad no solo sobreviva, sino que prospere y, con suerte, crezca».

Con información de Ayuda a la Iglesia Necesitada.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación