Hermana Shahnaz Bhatti es una religiosa de la Caridad de Santa Joan Antida Thouret, originaria de Pakistán. Foto: Cortesía.

“El sufrimiento que más me marcó fue el de ver a las mujeres tratadas como cosas”. Entrevista a una monja católica en Afganistán

Estuvo en misión en Afganistán hasta el pasado 25 de agosto cuando, escoltada por el ejército italiano, logró salir del país.

Share this Entry

Redacción ZENIT

(ZENIT Noticias /Italia, 27.09.2021).- La Hermana Shahnaz Bhatti es una religiosa de la Caridad de Santa Joan Antida Thouret, originaria de Pakistán. Estuvo en misión en Afganistán hasta el pasado 25 de agosto cuando, escoltada por el ejército italiano, logró salir del país. Aid to the Church in Need ha recogido su testimonio.

Pregunta: ¿Cuál es su congregación y qué tipo de misión tiene?

Respuesta: Pertenezco a la Congregación Internacional de las Hermanas de la Caridad de Santa Giovanna Antida Thouret. Nuestra misión es el servicio espiritual y material de los pobres según el estilo de San Vicente de Paúl, el gran apóstol de la caridad

Pregunta: ¿Cuáles fueron las razones de su presencia en Afganistán?

Respuesta: Como Congregación nos hemos sumado al proyecto «Pro Bambini di Kabul», nacido en 2001, para responder al llamado del Papa Juan Pablo II de «salvar a los niños de Kabul», y al que la vida religiosa en Italia ha respondido generosamente a través de la USMI (Unión de Superioras Mayores de Italia). Personalmente había estado en Kabul durante dos años junto con otras dos hermanas, la Hermana Teresia Crasta, de la Congregación de Maria Bambini, y la Hermana Irene, de la Congregación de las Hermanas de la Consolata. De hecho, la comunidad de Kabul es intercongregacional.

Teníamos una escuela para niños con retraso mental y síndrome de Down de 6 a 10 años y los estábamos preparando para ingresar a la escuela pública. Profesores locales, cuidadores y cocineros colaboraron con nosotros. Con la ayuda de las autoridades italianas pudimos traer tanto a ellos, como a nuestros colaboradores, como a sus respectivas 15 familias a Italia. Fueron acogidos por congregaciones religiosas que fueron realmente muy generosas y acogedoras. Las familias de nuestros niños, que continúan llamando y pidiendo ayuda, han permanecido en sus casas en peligro, como puedes imaginar.

Pregunta: ¿Le gustaría describir uno de sus domingos habituales en Afganistán?

Respuesta: El domingo no se reconoce como fiesta religiosa, era un día como cualquier otro. Podríamos celebrar las prácticas religiosas y la Santa Misa en la Embajada de Italia, de forma confidencial.

Pregunta: ¿Cuáles fueron las mayores dificultades que encontró durante su misión?

Respuesta: La primera dificultad fue aprender el idioma local porque en Afganistán no aprenden inglés y ni siquiera se puede enseñar. Otra dificultad fue adentrarse en su mundo, sus hábitos, su mentalidad para poder dialogar y estar cerca. El mayor esfuerzo fue el de no poder moverse libremente porque siempre había que ir acompañado de un hombre. Yo, que tenía que ocuparme de los trámites necesarios con los bancos o en otras oficinas, tenía que ir acompañado de un lugareño. Dos mujeres no significan nada y, por supuesto, no importan. Sin embargo, el sufrimiento que más me marcó fue el de ver a las mujeres tratadas como cosas. Un dolor indescriptible fue el de ver a las jóvenes que debían casarse con la persona decidida por los jefes de familia en contra de la voluntad de la joven. 

Pregunta: ¿Se respetó la libertad religiosa en Afganistán que precedió a la retirada de las fuerzas armadas occidentales?

Respuesta: No, porque para los afganos los extranjeros occidentales son todos cristianos, por lo que siempre fuimos monitoreados, no se permitían carteles religiosos. Las monjas teníamos que vestirnos como mujeres del lugar y sin el Crucifijo que nos hubiera distinguido. 

Pregunta: ¿Cómo vivió el pasado mes de agosto, es decir, el período entre la retirada de las tropas occidentales y su salida hacia Italia?

Respuesta: Fue un momento muy difícil. Estábamos encerrados en la casa y teníamos miedo. Durante más de un año solo fuimos dos. Tan pronto como fue posible, la monja que estaba conmigo se fue y me quedé solo hasta el final. Ayudé a las hermanas de la Madre Teresa, nuestras vecinas, a partir con sus 14 niños gravemente discapacitados y sin familia, para embarcar en el último vuelo a Italia, antes de los ataques. Si los niños no se hubieran salvado, no nos hubiéramos ido. Tenemos que agradecer a la Farnesina y a la Cruz Roja Internacional que nos ayudaron a llegar al aeropuerto, y la presencia del Padre Giovanni Scalese, que representó a la Iglesia Católica en Afganistán, que no nos dejó hasta que nos fuimos. Un viaje difícil de Kabul al aeropuerto, dos horas todavía, rodando, pero al final llegamos

Pregunta: Como monja católica y como mujer, ¿cómo evalúa el intento occidental de «exportar la democracia» a tierra afgana?

Respuesta: No se puede cambiar una mentalidad con buenas intenciones. Creo que un proyecto cultural con las nuevas generaciones puede cambiar la mentalidad. Lo estamos viendo con mujeres jóvenes que no quieren renunciar a sus derechos de libertad, pero se necesita la formación de las nuevas generaciones. La democracia no se exporta, se cultiva. 

Pregunta: ¿Qué les gustaría preguntar a los líderes políticos de los países occidentales más involucrados en Afganistán?

Respuesta: Quisiera pedirles que ayuden a este país a lograr la verdadera libertad, que es respeto, promoción humana y civil, recordando que el fanatismo religioso trae división y enemigos, que ningún pueblo es mejor que otro y que la convivencia pacífica trae bienestar para todos. 

Pregunta: ¿Cómo podemos ayudar a la población?

Respuesta: Podemos ayudarlos a ser personas libres a través de la educación cultural y civil, facilitando la recepción cuando deciden salir del país pero también cuando las autoridades lo permiten, permaneciendo con ellos. Sería el primero en irme. En este momento de emergencia podríamos estar presentes en los campos de refugiados vecinos y no permitir que los más pequeños mueran de hambre, sed y enfermedades que podrían tratarse fácilmente. También es necesario considerar a la mujer como una persona digna de derechos y deberes, pero una persona y no una cosa.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación