"Un aspecto importante de este ministerio es también la capacidad de brindar atención pastoral a las víctimas y sus familias, funcionarios y personal penitenciario". Foto: Archivo.

Obispos de Estados Unidos establecen nueva normativa para certificar capellanes de cárceles

Las competencias de formación y certificación que fueron aprobadas culminaron un proceso de cinco años de participación colaborativa y sinodal entre múltiples obispos.

Share this Entry

Por: Tim Daniel

(ZENIT Noticias / Washington, 27.09.2021).- En su reunión de septiembre, el Subcomité de Certificación para el Ministerio y Servicio Eclesial de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) aprobó nuevos estándares y procedimientos de certificación integrales para el ministerio de capellanes católicos. Las competencias de formación y certificación que fueron aprobadas culminaron un proceso de cinco años de participación colaborativa y sinodal entre múltiples obispos, oficinas de la USCCB, capellanes de prisiones, teólogos, expertos en atención pastoral y otras personas interesadas en todo el país. 

Las competencias, presentadas y administradas conjuntamente por la National Association of Catholic Chaplains (NACC) y la Catholic Prison Ministries Coalition (CPMC), asistirán a obispos, líderes de formación de ministerios diocesanos, organizaciones y grupos nacionales a medida que capacitan a ministros eclesiales laicos, diáconos ordenados y sacerdotes que desempeñan funciones de atención pastoral en todo el sistema de justicia penal, incluida la función de Capellán Correccional Católico Certificado.

“Durante su papado, el Papa Francisco ha enfatizado la necesidad de que la Iglesia se preocupe por los marginados de nuestra sociedad”, dijo el obispo Gerald Kicanas, emérito de Tucson y presidente del Subcomité de Certificación para el Ministerio y Servicio Eclesial de la USCCB.

“Aquellos que están encarcelados o en centros de detención, así como sus familias, merecen acceso a laicos y clérigos católicos bien preparados que puedan satisfacer sus necesidades espirituales y, cuando sea apropiado, ayudar con su rehabilitación y reingreso a la sociedad», agregó el obispo Kicanas. “Un aspecto importante de este ministerio es también la capacidad de brindar atención pastoral a las víctimas y sus familias, funcionarios y personal penitenciario. También debe incluir la promoción de un sistema de justicia penal más justo. Estas competencias aprobadas ofrecen un enfoque más integral de todos los aspectos de los ministerios católicos de prisiones», acotó el obispo.

Las competencias establecen un modelo de desarrollo único en su tipo en los ministerios católicos de prisiones. Han sido diseñados para apoyar la formación integral de los católicos que desean ejercer este ministerio con personas o grupos encarcelados, así como con aquellos afectados por el encarcelamiento de cualquier manera. Se basan en las cuatro dimensiones de la formación integral para ministros eclesiales laicos presentados en el recurso de la USCCB de 2005, Co-Workers in the Vineyard of the Lord, e incluyen competencias especializadas que son exclusivas del cuidado pastoral en cárceles, prisiones, centros de detención de inmigrantes, etc.

Las prácticas descritas en las competencias también están guiadas por la declaración de la USCCB emitida en el 2000, Responsibility, Rehabilitation, and Restoration: A Catholic Perspective on Crime and Criminal Justice, en el que los obispos identificaron varias facetas importantes de estos ministerios, que incluyen:

· Atención pastoral dedicada para las personas encarceladas y sus familias, así como para las víctimas de delitos y sus familias, y para aquellos que han sido afectados por la detención de inmigrantes.

· Esfuerzos significativos para ayudar a quienes están en prisión con una cantidad de problemas personales y sociales que enfrentan, incluyendo la adicción, las enfermedades mentales y los retos del sistema para su reingreso a la sociedad después de cumplir su condena.

· Esfuerzos innovadores encaminados a hacer que el sistema penitenciario actual sea más justo y restaurador, especialmente a través de la concienciación sobre el beneficio de toda la comunidad cuando estos sistemas operan sobre la base del cuidado de la persona y del bien común.

Las competencias han sido aprobadas para su uso durante los próximos siete años. Este hecho finaliza con un período de múltiples esfuerzos realizados por las partes interesadas. Inicialmente impulsado en 2016 por solicitudes de la Congregación para el Clero de la Santa Sede y el Nuncio Apostólico en Estados Unidos, el subcomité patrocinó una encuesta de los ministerios de prisiones católicos diocesanos.

Los resultados de la encuesta demostraron una necesidad nacional de formación, recursos, apoyo y trabajo en red en torno a los ministerios penitenciarios. Esto llevó a una reunión nacional patrocinada por la USCCB y múltiples organizaciones católicas y capellanes de prisiones, que forjaron un grupo que se convirtió en la CPMC. Hasta la fecha, los que han participado en eventos de la CPMC, foros en línea y seminarios web han incluido ministros de prisiones católicos de 116 arquidiócesis y diócesis que cubren 42 estados, junto con 3 diócesis canadienses.

El trabajo de CPMC mejoró aún más en 2020, año en que se obtuvo el patrocinio fiscal de la NACC. Juntos ofrecen a las diócesis, parroquias y otras organizaciones un modelo de formación adaptativo basado en grupos especializados que incluye tres vías: una formación fundamental para los voluntarios de ministerios carcelarios católicos con poca o ninguna experiencia previa, una formación intensiva en un área específica de los ministerios carcelarios y una certificación profesional como Capellán Correccional Católico Certificado.

Para presentar y actualizar a los obispos y líderes diocesanos sobre las nuevas competencias y cómo pueden aplicarse a nivel local y regional, el subcomité de la USCCB, la CPMC y la NACC organizarán talleres virtuales a realizarse este otoño. Además, CPMC continúa ofreciendo muchos recursos a través de su sitio web catholicprisonministries.org.

El Subcomité de Certificación para el Ministerio y Servicio Eclesial de la USCCB ayuda a los obispos a revisar y aprobar los estándares y procedimientos de certificación para ser utilizados de forma voluntaria por las arquidiócesis y organizaciones nacionales en la certificación de ministros eclesiales especializados. También ofrece servicios de consulta destinados a mejorar la calidad de los programas de formación del ministerio laico que son patrocinados por las arquidiócesis y las instituciones académicas. Para más información se puede visitar https://www.usccb.org/certification.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación