Mons. Juan Chaparro, obispo de la diócesis de San Carlos de Bariloche en Argentina. Foto: Archivo.

Obispo argentino reestablece el precepto de la misa dominical y permite comulgar en la mano o en la boca

En la diócesis de San Carlos de Bariloche en Argentina, desde el domingo 7 de octubre el precepto de la misa dominical presencial está nuevamente en vigor.

Share this Entry

Por: Enrique Villegas

(ZENIT Noticias / Buenos Aires, 16.10.2021).- A raíz de la pandemia una de las disposiciones eclesiásticas más relevantes fue la dispensa del precepto de la misa dominical. O en otras palabras: dejó de ser prescriptiva la asistencia física a misa los domingos. A cambio se dispuso que las transmisiones online convalidaran lo que antes se ofrecía en las iglesias.

Esa práctica ha sido conservada en muchos lugares, pero en algunos otros se comienza a dar paso en la normalización del culto.

Uno de esos lugares es la diócesis de San Carlos de Bariloche en Argentina, donde desde el domingo 7 de octubre el precepto de la misa dominical presencial está nuevamente en vigor. “Dado el mejoramiento en la salud general de toda la población, estamos volviendo a un acercamiento a la normalidad, aunque aún la pandemia no ha finalizado. Por esto mismo pedimos a todos los hermanos y hermanas retomar las celebraciones de los sacramentos, especialmente la Eucaristía dominical, centro y culmen de la vida cristiana”, dijo el obispo Juan Chaparro, titular de la diócesis.

Del mismo modo el obispo concede el permiso para que en su diócesis se recuperen los encuentros entre los grupos y movimientos: “Sigue siendo urgente e importante la cercanía a los enfermos, solos, ancianos y necesitados de compañía, aliento y ayuda. La vida cristiana, aunque de diversos modos, tiene siempre una dimensión comunitaria y social, ya que Dios nos salvó formando parte de un pueblo”, declaró.

Finalmente, sobre la recepción de la Eucaristía, el obispo autoriza en su diócesis que a partir del 7 de octubre se pueda recibir en la boca o en la mano: “Exhortamos a los fieles, no obstante, y para continuar con los cuidados sanitarios, a recibir la comunión en la mano, respetando el derecho de recibirla en la boca a los que así lo expresen”.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación