La Parroquia Stella Maris en Puerto Rico. Foto: Facebook Julio Hernández

¿Una pasarella de moda en una iglesia? Sí, pasó en Puerto Rico y esta es la historia

Print Friendly, PDF & Email

La colección primavera-verano se llamó “Trazos del corazón” y el desfile de modas se hizo en una iglesia porque la diseñadora adujo que en una iglesia se respira más paz.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Enrique Villegas

(ZENIT Noticias / San Juan, 01.02.2021).- Stella Maris es una iglesia en la localidad de Condado en Puerto Rico. El pasado mes de octubre fue también el escenario de un desfile de modas en el interior del recinto.

Se sabe que la promotora fue la diseñadora Bea Rodríguez Suárez, quien perdió a su hijo mayor en un episodio de violencia. Bea conoció a Zorimar Betancourt, de la Fundación Stefano, a cuyo hijo también asesinaron. Fue así que Bea quiso llevar adelante un proyecto de desfile de modas a favor de la fundación de su nueva amiga.

La colección primavera-verano se llamó “Trazos del corazón” y el desfile de modas se hizo en una iglesia porque la diseñadora adujo que en una iglesia se respira más paz. El sacerdote del lugar, el padre Tito, estuvo de acuerdo. Varias modelos desfilaron por el interior del templo. Al desfile se sumaron pancartas contra la violencia y la desunión familiar.

Episodios como este, en que una iglesia es destinada a fines distintos que los del culto a Dios, no es algo aislado. El pasado mes de octubre el deán de la catedral primada de España tuvo que renunciar por haber permitido que en el interior del templo se grabara un video de cariz semi-erótico.

Son completamente comprensibles los sentimientos de dolor que una madre experimenta por la dolorosa pérdida de un hijo. Pero, ¿ese dolor justifica el uso del recinto destinado al culto de Dios para convertirlo en una pasarella sólo porque eso le produce paz?

El posicionamiento de los sentimientos como reguladores y justificadores de las acciones, también en las iglesias, no pueden ser los rectores de una iglesia. La función principal de una iglesia es el culto a Dios. Y una pasarella seguramente puede encontrar otros pacíficos lugares. Porque en la práctica, tanto a las modelos como a los asistentes, con los hechos se les está enseñando que la casa de Dios es igual a cualquier otro sitio. Posiblemente incluso en otro sitio ponen más restricciones. Como sucedía al tiempo de Jesús con los vendedores dentro del templo. En ese otro caso, ya sabemos cómo terminó la historia.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }