Asamblea Eclesial 2021, CDMX. Foto: Servicio Informativo CEM

Inicia en México el evento eclesial más importante de 2021 para la Iglesia en América Latina

En ocasión de esta Asamblea el Papa quiso hacerse presente por medio de un mensaje en el que colocó este evento en horizonte incluso más grande: el Jubileo Guadalupano de 2031 y el Jubileo de la Redención de 2033.

Share this Entry

Por: Enrique Villegas

(ZENIT Noticias / Ciudad de México, 22.11.2021).- Con la celebración eucarística en el día de Cristo Rey dio inicio la Primera Asamblea Eclesial de América Latina y el Caribe. Este evento se prolongará hasta el domingo 28 de noviembre.

La Ciudad de México es la sede de esta primera Asamblea que nace por expreso deseo del Papa Francisco y como un modo, por un lado, de volver la memoria a las conclusiones de la V Conferencia General del Episcopado de América Latina y el Caribe en Aparecida, celebrada en 2007, y por otro, para hacer una experiencia continental de sinodalidad. Como es sabido, está en marcha el proceso de escucha de cara al Sínodo Mundial que reflexionará precisamente sobre “comunión, participación y misión: una Iglesia sinodal”, es decir, sobre qué significa ser Iglesia en este momento de la historia.

En ocasión de esta Asamblea el Papa quiso hacerse presente por medio de un mensaje en el que colocó este evento en horizonte incluso más grande: el Jubileo Guadalupano de 2031 y el Jubileo de la Redención de 2033. En 2031 se conmemoran 500 años de las apariciones de la Virgen de Guadalupe y en 2033 se conmemoran 2000 años de la redención obrada por Jesús con su pasión, muerte y resurrección.

En ese mismo mensaje el Papa se detuvo en dos palabras: escucha y desborde.

Escucha

Sobre la primera dijo: “El dinamismo de las asambleas eclesiales está en el proceso de escucha, diálogo y discernimiento. En una Asamblea el intercambio facilita “escuchar” la voz de Dios hasta escuchar con Él el clamor del pueblo, y escuchar al pueblo hasta respirar en él la voluntad a la que Dios nos llama. Les pido que procuren escucharse mutuamente y escuchar los clamores de nuestros hermanos y hermanas más pobres y olvidados”.

Desborde

La segunda palabra es «desborde». Sobre ella escribió: “El discernimiento comunitario requiere mucha oración y diálogo para poder hallar juntos la voluntad de Dios, y también requiere encontrar caminos superadores que eviten que las diferencias se conviertan en divisiones y polarizaciones. En este proceso, pido al Señor que vuestra Asamblea sea expresión del “desborde” del amor creativo de su Espíritu, que nos impulsa a salir sin miedo al encuentro de los demás, y que anima a la Iglesia para que, por un proceso de conversión pastoral, sea cada vez más evangelizadora y misionera”.

Esta primera Asamblea se está efectuando en la Casa Lago, en Cuautitlán Izcalli, México. Es también una asamblea donde participan más laicos, muchos de los cuales en igualdad de condición, incluso por medios virtuales.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación