Patriarch Theodore II. Foto: Serbian Orthodox Church

En víspera de semana de oración por la unidad de los cristianos, Patriarca de Alejandría llama vengativa y acusa de colonialismo a ortodoxos rusos

El Patriarca Ortodoxo Griego de Alejandría, Teodoro, publicó carta encíclica donde trata algunos asuntos relacionados con el proselitismo que la iglesia ortodoxa rusa está realizando en África, territorio que corresponde a su jurisdicción.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 19.01.2022).- Con fecha del 13 de junio, víspera del inicio de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, el Patriarca Ortodoxo Griego de Alejandría, Teodoro, publicó en la web del patriarcado una contundente carta encíclica donde trata algunos asuntos relacionados con el proselitismo que la iglesia ortodoxa rusa está realizando en África, territorio que corresponde a su jurisdicción.

En la misiva que lleva la categoría de encíclica, el Patriarca Ortodoxo realiza un contexto de la situación para luego pasar a acusar a los ortodoxos rusos de vengativos y colonialistas. Por su interés, reproducimos a continuación el texto íntegro con una traducción del original en francés realizado por el director editorial de ZENIT. Este texto muestra la situación de división que existe entre el mundo ortodoxo y la disparidad de consideración que tiene la iglesia ortodoxa rusa: recuérdese que en otro momento fue ella la que incluso acusó a la iglesia católica de hacer proselitismo en Rusia.

***

Encíclica patriarcal

Mis queridos hijos, sacerdotes, diáconos, lectores, monjes, monjas, mis hermanos y hermanas de todos los benditos países de la tierra africana, alégrense siempre en el Señor y de nuevo digo alégrense.

Con esta carta quiero comunicarme con todos vosotros y compartir con vosotros, como vuestro Padre Espiritual, al que todos habéis venido y os habéis acercado de buen grado, porque a través de mis labios, de los labios de mis benditos predecesores Patriarcas de Alejandría y de los labios de los Metropolitanos y Obispos y Pastores, habéis oído las palabras de Cristo: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os haré descansar» (Mateo 11, 28).

Estas palabras, mis queridos hijos y hermanos, os atrajeron y todos juntos a través del Santo Bautismo, la Doctrina Evangélica y la Divina Eucaristía, hemos formado en muchos lugares el Cuerpo vivificante de Cristo, para el Mundo como siempre constituido, sacrificado y gastado «Por la vida y salvación del Mundo» es decir, nuestra Santa Iglesia. Todo este esfuerzo hasta hoy nunca ha sido fácil, ni lo es ahora, pero el Señor ha estado, está y estará siempre con nosotros hasta el final y nuestra entrada en el Reino de los Cielos.

Pero, mis queridos hijos, desgraciadamente, últimamente, observo y compruebo que algunos otros son «falsos profetas» «lobos salvajes que entran entre vosotros y no perdonan al rebaño» (Hechos 20: 29), y sin ninguna bendición y permiso del Patriarca se acercaron a algunos Pliegues Espirituales de África sembrando cizaña de división, que regaron con acusaciones contra nuestro Patriarcado y con dinero sucio y esta cizaña creció y se enconó y amenaza con ahogar la humilde labor evangélica de nuestro Patriarcado Apostólico, que se ha hecho con esfuerzo, sacrificio y sangre durante muchas décadas.

Sin embargo, ¿cuál es la causa de todo este desorden?

Creo que usted sabe bien que la Iglesia fue organizada por los Santos Apóstoles y Discípulos del Señor, quienes en su lugar ordenaron Obispos y organizaron las Iglesias locales y definieron claramente los límites geográficos que fueron confirmados por los Santos Sínodos Ecuménicos y por muchos Sínodos Locales con muchos Cánones sagrados que son -o deberían ser- respetados por todas las Iglesias Locales Ortodoxas.

La primera organización del mundo cristiano se observó en cinco Patriarcados, la llamada Pentarquía:

Patriarcado de Roma

Patriarcado de Constantinopla

Patriarcado de Alejandría con área geográfica y jurisdicción sobre toda África y sus islas

Patriarcado de Antioquía

Patriarcado de Jerusalén

así como la Iglesia autocéfala de Chipre.

En la Cristiandad Occidental la primacía (primer lugar) la tiene el Patriarcado de Roma, mientras que en la Iglesia Oriental el Patriarcado de Constantinopla (Nueva Roma) tendrá una posición igual y gozará de la primacía entre los demás Patriarcados antiguos. El Cisma de 1054 alejó a la Iglesia Occidental (Iglesia Católica Romana), y en el Oriente Ortodoxo el Patriarcado Ecuménico seguirá teniendo la primacía y gozando de privilegios y responsabilidades especiales dentro del Cuerpo de la Iglesia.

Esta posición especial y única del Patriarcado Ecuménico está asegurada por los Santos Cánones, la Tradición y el Acta de la Iglesia. El Patriarcado Ecuménico, al tener la primera palabra, en colaboración con los otros Patriarcados antiguos (de Alejandría, Antioquía y Jerusalén) siempre se ha ocupado del gobierno de la Iglesia Ortodoxa y de la solución de los problemas que surgían.

Esta era la situación en los viejos tiempos (imperios bizantino y otomano). Es decir, el mundo ortodoxo se consideraba dividido en estos cuatro Patriarcados (y la Iglesia de Chipre) y sus límites geográficos se consideraban separados, claros e inequívocos. Si en algún momento surgían problemas, éstos se resolvían mediante Sínodos convocados por el Patriarca Ecuménico y a los que asistían los otros tres Patriarcas.

En los tiempos modernos, algunas naciones que adquirieron sus propios Estados quisieron adquirir su propia Iglesia independiente, y de hecho el Patriarcado Ecuménico cercenó territorios que le pertenecían y creó nuevas Iglesias independientes, que pasaron a denominarse Iglesias autocéfalas.

Una de ellas es la Iglesia Rusa (Patriarcado de Moscú) que sólo se convirtió en autocéfala en 1589, que debido al Estado en el que se encontraba (Imperio Ruso) adquirió un gran poder económico y fuerza y esto creó muchos problemas en cuanto a cómo percibir su papel y misión.

Así, la Iglesia Rusa, queriendo aumentar su poder y prestigio en el mundo ortodoxo, utilizando el poder secular y -a veces- la violencia, comenzó a pisotear y «esclavizar» a las Iglesias Ortodoxas vecinas, como hizo con la Metrópolis de Kiev en el país de Ucrania, Metrópolis que siempre ha pertenecido al Patriarcado Ecuménico.

Con la disolución de la Unión Soviética, a la que pertenecían tanto Rusia como Ucrania, en 1991 los ucranianos, que son un pueblo diferente al ruso, quisieron tener su propia Iglesia independiente (autocéfala) del Patriarcado de Moscú, algo con lo que la Iglesia rusa estaba en radical desacuerdo. Después de muchos problemas, nuestros hermanos ucranianos ortodoxos pidieron al Patriarcado Ecuménico, que es el único que manda, y en 2019 adquirieron su propia Iglesia independiente, es decir, autocéfala.

Nuestro Patriarcado también estuvo de acuerdo con este acto del Patriarcado Ecuménico, ya que está de acuerdo con los sagrados cánones y la tradición de nuestra Iglesia. Lamentablemente, la Iglesia de Rusia, en represalia, violó la tradición de los Concilios Ecuménicos, que fueron respetados por todos los Patriarcas de Rusia hasta hoy, y se apresuró a establecer aquí, en la bendita África, su propia Iglesia (Exarcado), como un acto y una práctica puramente inspirados por el «Colonialismo» y trata de «robar» sacerdotes y cristianos de nuestro Patriarcado, utilizando medios no permitidos. Esta acción es totalmente hostil a nuestro Patriarcado ya que es contraria a muchos otros Cánones que prohíben a una Iglesia violar las fronteras de otra.

Como vuestro Patriarca y Padre, mis queridos hijos, ante Dios y la Iglesia, os pido que permanezcáis fieles a nuestro Patriarcado, que os habló del Evangelio de Cristo y os dio el Santo Bautismo, que cerréis los oídos y los ojos a las promesas y a los sucios intercambios – (como «las treinta piezas de plata de Judas») – de personas que hasta ayer ni siquiera sabíais que existían porque el peligro espiritual es enorme, como nos dice el propio Cristo: ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? ¿O qué puede dar el hombre a cambio de su alma? (Mateo 16:26).

Tened siempre ante vuestros ojos los interminables sacrificios y costes en fuerza humana y recursos que todos juntos hemos gastado para construir la presencia de la Iglesia Ortodoxa en África y para dar diariamente y con obras de amor el testimonio del Evangelio en todo nuestro querido continente.

Con dolor y amor paternal

vuestro Padre y Patriarca

+ THEODOROS II

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")