Universidad de Toronto. Foto: Wikipedia

Jordan Peterson: ¿por qué ya no soy profesor titular de la Universidad de Toronto?

La espantosa ideología de la diversidad, la inclusión y la equidad está demoliendo la educación y las empresas.

Share this Entry

Por: Jordan Peterson

(ZENIT Noticias / Toronto, 29.01.2022).- Recientemente he renunciado a mi puesto de profesor titular en la Universidad de Toronto. Ahora soy profesor emérito, antes de cumplir los sesenta años. Emérito es una designación generalmente reservada a los profesores que han cesado en sus funciones, aunque hayan cumplido su mandato con cierta distinción. Había previsto enseñar e investigar en la Universidad de Toronto a tiempo completo, hasta que tuvieran que sacar mi esqueleto de mi despacho. Me encantaba mi trabajo. Y mis estudiantes: tanto los de grado como los de postgrado tenían una predisposición positiva hacia mí. Pero esa trayectoria profesional no estaba destinada a ser. Había muchas razones. Entre ellas el hecho de que ahora puedo enseñar a mucha más gente y con menos interferencias en línea. Pero aquí hay algunas más.

En primer lugar, mis estudiantes de posgrado, hombres blancos heterosexuales, cualificados y supremamente formados (y he tenido muchos otros, por cierto), se enfrentan a una posibilidad insignificante de que se les ofrezcan puestos de investigación en la universidad, a pesar de tener expedientes científicos estelares. Esto se debe en parte a los mandatos de “Diversidad, Inclusividad y Equidad” (mi acrónimo preferido: DIE). Éstos se han impuesto universalmente en el mundo académico, a pesar de que los comités de contratación de las universidades ya habían hecho todo lo razonable durante todos los años de mi carrera, y algo más, para garantizar que no se pasara por alto a ningún candidato «minoritario» cualificado. Mis alumnos también son en parte inaceptables precisamente porque son mis alumnos. Soy una persona non grata en el ámbito académico, debido a mis posiciones filosóficas inaceptables. Y esto no es sólo un inconveniente. Estos hechos hacen que mi trabajo sea moralmente insostenible. ¿Cómo puedo aceptar a los futuros investigadores y formarlos en conciencia sabiendo que sus perspectivas de empleo son mínimas?

Segunda razón: Esta es una de las muchas cuestiones de ideología atroces que actualmente están demoliendo las universidades y, a continuación, la cultura general. En primer lugar, porque sencillamente no hay suficientes personas BIPOC cualificadas para alcanzar los objetivos de diversidad con la suficiente rapidez (BIPOC: negros, indígenas y personas de color, para los que no estén al tanto). Esto ha sido de conocimiento común entre cualquier académico remotamente veraz que haya servido en un comité de contratación durante las últimas tres décadas. Esto significa que estamos produciendo una generación de investigadores absolutamente no calificados para el trabajo. Y ya hemos visto lo que eso significa en las horribles «disciplinas» de estudios de quejas. Eso, combinado con la muerte de las pruebas objetivas, ha comprometido tanto a las universidades que difícilmente se puede exagerar. Y lo que ocurre en las universidades acaba por teñirlo todo. Como hemos descubierto.

Todos mis cobardes colegas deben elaborar declaraciones DIE para obtener una beca de investigación. Todos mienten (salvo la minoría de verdaderos creyentes) y enseñan a sus alumnos a hacer lo mismo. Y lo hacen constantemente, con diversas racionalizaciones y justificaciones, corrompiendo aún más lo que ya es una empresa asombrosamente corrupta. Algunos de mis colegas incluso se permiten recibir la llamada formación anti-prejuicios, impartida por personal de Recursos Humanos muy poco cualificado, que da conferencias absurdas, alegres y acusadoras sobre actitudes racistas, sexistas y heterosexistas teóricamente omnipresentes. Esta formación es ahora a menudo una condición previa para ocupar un puesto de profesor en un comité de contratación.

¿Necesito señalar que las actitudes implícitas no pueden -según las definiciones generadas por quienes las han convertido en un punto central de nuestra cultura- ser transformadas por una formación explícita a corto plazo? Suponiendo que esos sesgos existan de la manera que se afirma, y esa es una afirmación muy débil, y estoy hablando científicamente aquí. El test de asociación implícita, el tan cacareado IAT, que pretende diagnosticar objetivamente los prejuicios implícitos (es decir, el racismo automático y cosas por el estilo) no es en absoluto lo suficientemente potente, válido y fiable para hacer lo que pretende. Dos de los diseñadores originales de esa prueba, Anthony Greenwald y Brian Nosek, lo han dicho públicamente. El tercero, el profesor Mahzarin Banaji, de Harvard, sigue siendo recalcitrante. Gran parte de esto puede atribuirse a su agenda política abiertamente izquierdista, así como a su incrustación en una subdisciplina de la psicología, la psicología social, tan corrupta que negó la existencia del autoritarismo de izquierdas durante seis décadas después de la Segunda Guerra Mundial. Los mismos psicólogos sociales, en términos generales, también consideran casualmente el conservadurismo (bajo la apariencia de «justificación del sistema») como una forma de psicopatología.

El hecho de que Banaji continúe apoyando el mal uso de su instrumento de investigación, combinado con el estatus de su posición en Harvard, es una de las principales razones por las que todavía sufrimos bajo el yugo del DIE, con su efecto nefasto sobre lo que una vez fue lo más cercano que habíamos llegado a una selección verdaderamente meritoria. Hay buenas razones para suponer que la erradicación, motivada por el DIE, de las pruebas objetivas, como el GRE para la admisión en las escuelas de posgrado, tendrá efectos deletéreos en la capacidad de los estudiantes así seleccionados para dominar temas como las estadísticas en las que todas las ciencias sociales (y la medicina) confían completamente para su validez.

Además, las juntas de acreditación de los programas de formación de psicología clínica de postgrado en Canadá están planeando negarse a acreditar los programas clínicos universitarios a menos que tengan una orientación de «justicia social». Esto, combinado con algunos cambios legislativos recientes en Canadá, que pretenden prohibir la llamada «terapia de conversión» (pero que en realidad hacen que sea muy arriesgado para los clínicos hacer cualquier cosa que no sea estar de acuerdo siempre y sobre todo con sus clientes) han condenado probablemente la práctica de la psicología clínica, que siempre ha dependido totalmente de la confianza y la privacidad. En otras disciplinas profesionales, como la medicina y el derecho, se están produciendo movimientos similares. Y si no crees que los psicólogos, abogados y otros profesionales están nada más que aterrorizados por sus colegios profesionales, que ahora se han despertado, en extremo perjuicio de todos, simplemente no entiendes hasta dónde ha llegado todo esto.

¿Qué debo hacer exactamente cuando conozco a un estudiante de posgrado o a un joven profesor, contratado por motivos de DIE? ¿Mostrar un escepticismo instantáneo respecto a su capacidad profesional? Qué bofetada a un joven forastero realmente meritorio. Y tal vez esa sea la cuestión. La ideología del DIE no es amiga de la paz y la tolerancia. Es absoluta y completamente enemiga de la competencia y la justicia.

Y para aquellos que piensen que estoy exagerando el caso, o que esto es algo limitado en algún sentido trivial a las universidades, consideren algunos otros ejemplos: Este informe de Hollywood, semillero cliché del sentimiento «liberal», por ejemplo, indica hasta dónde ha llegado esto. En 2020, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (la gente de los Oscar) se embarcó en un plan de cinco años (¿le suena esto a algo histórico?) «para diversificar nuestra organización y ampliar nuestra definición de lo mejor», y lo hizo en un intento que incluía el desarrollo de «nuevos estándares de representación e inclusión para los Oscar», para, hipotéticamente, «reflejar mejor la diversidad del público que va al cine». ¿Qué frutos ha dado esta iniciativa, fruto de la ideología del DIE? Según un artículo reciente, escrito por Peter Kiefer y Peter Savodnik, pero publicado en el sitio web Common Sense de la ex periodista del NY Times (y Weiss dejó el Times, debido a la intrusión de la ideología de la izquierda radical en ese periódico, al igual que hizo recientemente Tara Henley, con respecto a la CBC): «Hablamos con más de 25 escritores, directores y productores, todos ellos identificados como liberales, y todos ellos describieron un miedo generalizado a entrar en conflicto con el nuevo dogma. ¿Cómo sobrevivir a la revolución? Convirtiéndose en su más ferviente defensor. De repente, cada conversación con cada agente o jefe de contenido comenzaba con: ¿Hay alguien BIPOC vinculado a esto?».

Y esto está en todas partes -y si no lo ves, tu cabeza está en la arena o metida en algún lugar mucho más innombrable-. La CBS, por ejemplo, ha ordenado literalmente que todas las salas de guionistas tengan al menos un 40% de BIPOC en 2021 (50% en 2022).

Nos encontramos en un punto en el que la raza, la etnia, el «género» o la preferencia sexual son, en primer lugar, aceptados como la característica fundamental que define a cada persona (tal y como esperaban los izquierdistas radicales) y, en segundo lugar, son tratados ahora como la calificación más importante para el estudio, la investigación y el empleo.

¿Necesito señalar que esto es una locura? Incluso el ignorante New York Times tiene sus dudas. Un titular del 11 de agosto de 2021: “¿Los programas de diversidad en el lugar de trabajo hacen más daño que bien?”. En una palabra, sí. ¿Cómo puede ser que acusar a tus empleados de racismo, etc., lo suficiente como para requerir una nueva formación (especialmente en relación con aquellos que están trabajando de buena fe para superar cualquier prejuicio que todavía puedan, en estos tiempos modernos y liberales, manifestar) sea otra cosa que insultante, molesto, invasivo, prepotente, moralizante, inapropiado, poco considerado, contraproducente y de otro modo injustificable?

Y si creen que el DIE es malo, esperen a conocer las puntuaciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Con la intención de evaluar la responsabilidad moral de las empresas, estas puntuaciones, que pueden afectar drásticamente a la viabilidad financiera de una empresa, son nada menos que el equivalente al maldito sistema de crédito social de China, aplicado al mundo empresarial y financiero. Directores ejecutivos: ¿qué diablos les pasa? ¿No pueden ver que los ideólogos que promueven esas espantosas tonterías están impulsados por una agenda que no sólo es absolutamente antitética a su empresa de libre mercado, como tal, sino que está dirigida precisamente a las libertades que hicieron posible su éxito? ¿No se dan cuenta de que al seguirles la corriente, como si fueran ovejas (al igual que los profesores; al igual que los artistas y escritores), están generando una verdadera quinta columna dentro de sus empresas? ¿De verdad sois tan ciegos y cobardes? ¿Con todos sus supuestos privilegios?

Y no son sólo las universidades o los colegios profesionales o Hollywood o el mundo empresarial. La diversidad, la inclusión y la equidad -esa trinidad radical de la izquierda- nos está destruyendo. ¿Se pregunta por la división que nos acosa actualmente? No busque más allá de DIE. ¿Se pregunta, más concretamente, por el atractivo de Trump? No busque más allá de DIE. ¿Cuándo va la izquierda demasiado lejos? Cuando adoran en el altar del DIE, e insisten en que el resto de nosotros, que en su mayoría queremos que nos dejen en paz, también lo hagamos. Ya es suficiente. Basta ya. Suficiente.

Por último, ¿saben que el propio Vladimir Putin está sacando provecho de esta locura de lo woke? Anna Mahjar-Barducci en MEMRI.org cubrió su reciente discurso. Cito la traducción del artículo:

«Los defensores del llamado ‘progreso social’ creen que están introduciendo a la humanidad en una especie de nueva y mejor conciencia. Que Dios les bendiga, que icen las banderas, como decimos, que sigan adelante. Lo único que quiero decir ahora es que sus prescripciones no son nuevas en absoluto. Puede sorprender a algunos, pero Rusia ya ha pasado por eso. Después de la revolución de 1917, los bolcheviques, apoyándose en los dogmas de Marx y Engels, también dijeron que cambiarían las formas y costumbres existentes, y no sólo las políticas y económicas, sino la noción misma de la moral humana y los fundamentos de una sociedad sana. La destrucción de los valores ancestrales, de la religión y de las relaciones entre las personas, hasta el rechazo total de la familia (también la teníamos), el fomento de la delación de los seres queridos… todo esto se proclamaba como progreso y, por cierto, era ampliamente apoyado en todo el mundo en aquella época y estaba bastante de moda, igual que hoy. Por cierto, los bolcheviques eran absolutamente intolerantes con las opiniones distintas a las suyas”.

«Esto, creo, debería recordarnos algo de lo que estamos presenciando ahora. Observando lo que ocurre en varios países occidentales, nos asombra ver las prácticas domésticas -que nosotros, afortunadamente, hemos dejado, espero- en un pasado lejano. La lucha por la igualdad y contra la discriminación se ha convertido en un dogmatismo agresivo que roza el absurdo, cuando las obras de los grandes autores del pasado -como Shakespeare- ya no se enseñan en las escuelas o universidades, porque se cree que sus ideas son atrasadas. Los clásicos son declarados retrógrados e ignorantes de la importancia del género o la raza. En Hollywood, se distribuyen memorandos sobre la forma adecuada de contar historias y sobre cuántos personajes de qué color o género deben aparecer en una película. Esto es incluso peor que el departamento de agitprop del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética».

Esto, desde la cabeza de la antigua empresa totalitaria, contra la que luchamos durante cinco décadas de Guerra Fría, arriesgando todo el planeta (de manera muy real). Esto, desde la cabeza de un país desgarrado de manera literalmente genocida por ideas que el propio Putin atribuye a los progresistas de Occidente, a la audiencia generalmente aceptante de sus oyentes una vez quemados (¡una vez!) dos veces.

Y todos los que se suman a los activistas del DIE, sean cuales sean sus razones: esto va por ustedes. Profesores: encogerse cobardemente en la simulación y el silencio. Enseñando a sus estudiantes a disimular y mentir. Para seguir adelante. Mientras los muros se desmoronan. Por vergüenza. Directores ejecutivos: señalando una virtud que no poseéis y que no deberíais querer para complacer a una minoría que vive literalmente de disgustos. Al fin y al cabo, sois unos malvados capitalistas y deberíais estar orgullosos de ello. De momento, no puedo decir si sois más reprobablemente tímidos incluso que los profesores. ¿Por qué demonios no destierran a los advenedizos de los recursos humanos del DIE de vuelta a los departamentos de Personal, más apropiadamente llamados, para que dejen de interferir en la psique de ustedes y de sus empleados, y terminen con esto? Músicos, artistas, escritores: dejad de doblegar vuestro sagrado y meritorio arte a las exigencias de los propagandistas antes de que traicionéis fatalmente el espíritu de vuestra propia intuición. Dejad de censurar vuestro pensamiento. Dejad de decir que vais a contratar para vuestras producciones orquestales y teatrales por cualquier razón que no sea el talento y la excelencia. Eso es todo lo que tienes. Eso es todo lo que tenemos cualquiera de nosotros.

Quien siembra el viento recogerá el torbellino. Y el viento se está levantando.

Traducción del original en inglés realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación