Detener la violencia machista © Vatican Media

La violencia conyugal contra el varón en el matrimonio: ¿por qué una esposa maltratadora no es motivo de risa?

La sociedad suele esperar que los hombres soporten el tormento sin siquiera pestañear. «Sé un hombre» es la abreviatura de «Sé duro. No seas un pelele ni un perdedor». Esto significa que los oficiales del ejército, los ejecutivos de negocios, los atletas profesionales, los profesores universitarios y muchos otros hombres a menudo soportan en silencio el abuso a manos de sus esposas, porque hablar sería mostrar debilidad.

Share this Entry

Por: Weslie Onsando

(ZENIT Noticias – Focus on the Family / Estados Unidos, 29.01.2022).- ¿Pueden los hombres sufrir abusos en el matrimonio? ¿Por qué es tan difícil ver a un hombre como víctima de abusos?

Para el golfista profesional Lucas Glover, el abuso incluyó ser atacado verbalmente por su esposa, Krista, por no pasar a la siguiente ronda de un torneo de golf. Tras un altercado en 2018 en el que participaron Glover y su madre, Krista fue detenida y acusada de agresión doméstica. Glover admitió en el informe policial que esto no era algo raro y que su mujer le decía a menudo cosas como «Eres un perdedor» o «Más vale que ganes o los niños y yo te dejaremos y no nos volverás a ver».

El Dr. Timothy Golden, profesor universitario, cuenta en una charla TEDx de 2016 que su exmujer le criticaba y degradaba repetidamente por su peso corporal. Dice que ella comentaba constantemente lo atractivos que eran otros hombres en comparación con él y que finalmente declaró el celibato hasta que él «se hiciera más atractivo».

Ron Mattocks, ex oficial del ejército y alto ejecutivo de negocios, reveló que su ahora ex esposa trató de convencerlo de que su ira era el problema en su matrimonio a pesar de que él no tenía antecedentes de problemas de ira. Como escribe en «Cuando los hombres son víctimas del maltrato», ella le convenció de que sus padres eran maltratadores y de que debía cortar los lazos con ellos. A menudo le llamaba «niño de 14 años que intenta echar un polvo» y le preguntaba cuándo sería un hombre. Regularmente le hacía soportar «varias horas de silencio pasivo-agresivo antes de obligarle a hablar las cosas». ¿Sus ofensas? Colgar cuadros demasiado altos, hacer la cama mal o doblar mal las camisetas. Este bombardeo constante sobre su persona y el aislamiento de todos los demás le llevaron al borde del suicidio.

La Línea Nacional de Violencia Doméstica define el maltrato como «un patrón de comportamiento utilizado por un miembro de la pareja para mantener el poder y el control sobre otro en una relación íntima». Según esta definición, el maltrato no conoce de género y es un arma que manejan tanto las mujeres como los hombres. Sin embargo, la sociedad suele esperar que los hombres soporten el tormento sin siquiera pestañear. «Sé un hombre» es la abreviatura de «Sé duro. No seas un pelele ni un perdedor». Esto significa que los oficiales del ejército, los ejecutivos de negocios, los atletas profesionales, los profesores universitarios y muchos otros hombres a menudo soportan en silencio el abuso a manos de sus esposas,  porque hablar sería mostrar debilidad.

Vivir con una esposa abusiva

Los hombres pueden experimentar el maltrato en todas sus formas, incluso el físico. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, «uno de cada siete hombres declara haber sufrido violencia física grave por parte de su pareja a lo largo de su vida». La Línea Nacional de Violencia Doméstica informa que el 13% de sus contactos documentados provienen de víctimas masculinas. Un meta-análisis concluyó que las «mujeres abusivas son ligeramente más propensas que los hombres a utilizar uno o más actos de agresión física y a utilizar dichos actos con más frecuencia», mientras que los hombres son más propensos a causar lesiones. Aunque las estadísticas de «pareja íntima» son más amplias que el contexto de la definición bíblica de matrimonio, estos estudios indican que los hombres también experimentan abusos.

Los hombres también pueden experimentar el abuso sexual de sus esposas. Una esposa sexualmente abusiva puede empujar a su marido a situaciones sexuales en contra de su voluntad, como ser grabada o incluir a otras parejas en su vida sexual. A veces el abuso sexual se produce en forma de tocamientos no deseados.

Otro tipo de abuso sexual que pueden sufrir los maridos es el denominado Made to Penetrate (Hecho para penetrar), definido por los CDC como violencia sexual cuando a la víctima «se le hace, o se intenta hacerle, penetrar sexualmente a alguien sin su consentimiento como resultado de la fuerza física o cuando la víctima es incapaz de dar su consentimiento debido a que está demasiado borrachao drogada (por ejemplo, incapacitación, falta de conciencia o falta de conocimiento) por su uso voluntario o involuntario de alcohol o drogas».

Un estudio cita el maltrato psicológico (emocional) como «la forma más generalizada de maltrato en las relaciones». Según la investigación de este estudio, el 8,3% de los hombres dicen haber sufrido abuso emocional en sus relaciones. Los investigadores definen el maltrato emocional como un abuso que puede incluir «la agresión verbal, la dominación, el control, el aislamiento, la ridiculización o el uso del conocimiento íntimo para la degradación». La agresión verbal puede manifestarse como intimidación («Será mejor que ganes o te dejaré»), agresión (insultos, etc.), humillación («¿Cuándo serás un hombre?») o incluso trato de silencio. Otras características del maltrato verbal son la culpabilización, la crítica, el gaslighting y el juicio.

Tim Sanford, Director Clínico de los Servicios de Asesoramiento de Focus on the Family, está de acuerdo en que la investigación coincide con su experiencia de asesoramiento. «Con las mujeres [abusivas], no creo que se vea tanto esa enorme explosividad», dice. «Es más bien un escoger, escoger, escoger a propósito». Compara la diferencia entre un único episodio de abuso y el abuso constante como la diferencia entre ser mordido una vez por un T. rex o un millón de veces por pirañas. ¿La conclusión de Sanford? «De cualquier manera acabas muerto. Así que, de cualquier manera, es abusivo».

Por qué los hombres se quedan con una esposa abusiva

¿Por qué un marido aguanta este tipo de trato? Los consejeros que trabajan con hombres maltratados dicen que hay múltiples razones.

1º Miedo a perder el estatus

Si la mujer de un hombre es abusiva, puede ocultarlo porque no quiere enfrentarse a las consecuencias sociales de admitir que ha sido herido, especialmente por una mujer. Hablar del maltrato puede costarle el respeto de sus compañeros de trabajo o de la comunidad religiosa. Admitir el abuso puede ser como admitir ser una víctima. En la mente de muchos hombres, las víctimas son débiles y la debilidad no se considera una característica de la virilidad. Para evitar la pérdida del estatus de «hombre» en la sociedad, muchos maridos eligen seguir sufriendo.

2º Miedo a no ser creído

Al igual que muchas mujeres en relaciones abusivas, los hombres pueden preguntarse quién les creerá si hablan. Las imágenes sociales de los malos tratos suelen presentar al hombre como el agresor. Para muchos es difícil ver a un hombre como víctima en su relación, sobre todo si es físicamente más grande que su cónyuge. Golden, el profesor que comparte su historia de abuso emocional en el escenario de TEDx, compartió en otra entrevista que recuerda haber llamado a más de ocho fuentes diferentes para pedir ayuda y que ninguna de ellas tenía recursos para hombres. Dijo que un terapeuta, mientras se reía, le dijo que los hombres no sufren abusos.

Los medios de comunicación amplían esta perspectiva. Los hombres son objeto de bofetadas, puñetazos y patadas en la entrepierna. Sanford señala que la violencia contra los hombres en los medios de comunicación se utiliza para reírse. «Si la mujer golpea al hombre, es una broma. Pero si un hombre golpea a la mujer… llama al 911. Así que hay un doble rasero».

Los maridos en los medios de comunicación también son objeto de burla. En muchos programas de televisión, burlarse del marido o insultarlo es un comportamiento normal. Wendy Brown, terapeuta matrimonial y familiar, dice que también lo ve en su consulta. «Vienen parejas y el marido dice: ‘Me llama con nombres horribles y degradantes. Me maldice'». Sin embargo, Brown dice que este comportamiento no es normal ni saludable. «Para mí eso es cruzar la línea. Entonces ya no es sólo un regaño sobre ‘trabajemos en la relación o limpiemos el garaje’ o lo que sea, sino que se convierte en un ataque a su carácter [del marido], a su identidad.»

3º Miedo a ser nombrado agresor

Brown señala que los maridos en relaciones abusivas temen ser acusados de ser los agresores si se protegen de los ataques de su mujer. «Existe ese miedo de que, si la agarro y la sostengo, me acusen de haberla herido».

No es inaudito que una esposa maltratadora llame o amenace con llamar a las autoridades y denunciar a su marido como maltratador. La esposa de Lucas Glover llamó al 911 y denunció que él y su madre la habían agredido, pero la policía pudo evaluar la situación y la detuvo en su lugar.

4º Deseo de seguir casado

Brown dice que muchos maridos en relaciones abusivas aman a sus esposas y quieren mantener su relación. Quieren que ella sea vista como la persona maravillosa que la gente cree que es, por lo que no denuncian el abuso ni se lo cuentan a nadie. Sanford añade que en algunos casos en los que hay un historial de traumas previos, los maridos pueden aferrarse a la relación porque es menos doloroso que estar solo.

5º Miedo a perder el acceso a los hijos

Las estadísticas de la Oficina del Censo de Estados Unidos muestran que los padres sólo representan el 19,6% de los progenitores con la custodia total de sus hijos. Hay una tendencia al alza, pero históricamente ha sido más difícil para los hombres obtener la custodia completa de sus hijos. El terapeuta matrimonial y familiar Glenn Lutjens señala que muchos maridos con una esposa abusiva se quedan porque creen que sus hijos estarán más seguros o temen perder el acceso a ellos. Las esposas maltratadoras pueden utilizar la amenaza de cortar el contacto del padre con sus hijos como palanca para mantener a su víctima en silencio.

6º Aplicación errónea de las Escrituras

Entre los cristianos, la Biblia puede ser mal utilizada para excusar un comportamiento abusivo. Algunas personas tienen una «tendencia espiritualizadora a malinterpretar las Escrituras». Por ejemplo, en Mateo 5,39 Jesús aconseja a sus oyentes: «No resistáis al que es malo. Pero si alguien te abofetea en la mejilla derecha, vuélvele también la otra». Lutjens explica que este pasaje puede ser malinterpretado en el sentido de aceptar el comportamiento abusivo de su cónyuge, pero subraya que, en el contexto, no es eso a lo que se refiere Jesús.

Debido a la falsa enseñanza bíblica, Sanford dice que algunos maridos pueden sentirse presionados para tener un hogar perfecto. Dice que a los maridos se les puede decir: «Si el matrimonio se cae o se rompe o lo hace es sobre él porque es la cabeza de la casa». Esto puede conducir a un deseo de aguantar incluso cuando una situación se vuelve abusiva. «Toda esa enseñanza, él puede tomarla como ‘supongo que es lo que tengo que hacer. Esta es mi cruz», dice Sanford. Pero el abuso no es el diseño de Dios para el matrimonio. Aunque todos los matrimonios tienen sus pruebas, los consejeros aconsejan a los maridos en una relación abusiva que busquen ayuda.

7º Desconexión de las emociones

Golden habla de su socialización como hombre para «ignorar lo que sientes, incluso cuando te duele». Cita esto como una herramienta útil en el campo de fútbol, pero una mentalidad mucho más dañina en la vida real.

La Línea Nacional de Violencia Doméstica corrobora su experiencia al informar de que muchos hombres no denuncian ni buscan ayuda por sus abusos porque «los hombres están socializados para no expresar sus sentimientos ni verse como víctimas». Brown añade que esta supresión de las emociones puede llevar a los hombres a tener una desconexión interna entre las cosas que se les dicen o hacen y el impacto emocional de esas palabras y acciones. Los hombres que experimentan esta desconexión entre las acciones y su impacto emocional pueden ser incapaces de nombrar el daño que les ha infligido su mujer maltratadora.

Junto con las expectativas sociales de que los hombres sean fuertes, esto hace que sea casi imposible que un hombre se vea a sí mismo como una víctima de abuso.

Efectos del maltrato

El maltrato doméstico tiene un efecto de agotamiento de la vida de la víctima, tanto física como mentalmente.

Los efectos más comunes del maltrato en la víctima son:

– Depresión.

– Estrategias de afrontamiento perjudiciales, como la adicción al trabajo o el abuso de sustancias.

– Presión arterial alta.

– Pérdida de confianza.

– Insomnio.

– Lesiones físicas, por ejemplo, huesos rotos.

– Baja autoestima.

– Pensamientos suicidas.

Cómo obtener ayuda

Aunque el matrimonio sigue siendo el mejor y más seguro contexto en el que hombres, mujeres y niños prosperan, es importante reconocer cuando las cosas se tuercen y se producen abusos contra cualquier persona, incluidos los hombres. Tal vez te preguntes si estás en una relación abusiva y no estés seguro de qué hacer. Considera la posibilidad de seguir estos sencillos pasos para ayudar a aclarar tu situación.

1º Poner nombre a lo que está ocurriendo

Sanford recomienda anotar «lo que realmente le ocurre en el transcurso de una semana o un mes».

También sugiere llevar la cuenta de la frecuencia. ¿Sucede esto dos veces al mes, dos veces en 10 minutos o cada 10 minutos?

Por ejemplo,

Me ha tirado el móvil a la cabeza.

Me regañó por no cargar el lavavajillas correctamente.

Leyó mis mensajes de texto para asegurarse de que no decía nada que la hiciera quedar mal.

2º Nombra el impacto emocional de las acciones de tu mujer

¿Cómo afectan las acciones de tu mujer a tu estado interno? ¿Se siente impotente? ¿Avergonzado? ¿Asustado? ¿Aislado? ¿Rechazado? Lutjens dice que entender el impacto emocional de las acciones de tu esposa es un paso crucial para determinar si estás experimentando abuso. «Si sólo se trata de lo que está ocurriendo y no exploras, ‘OK, ¿cuál es mi emoción en esto?’ es sólo un relato de hechos», dice. Es fácil descartar una lista de ofensas como «no es gran cosa» o «no es algo de lo que quejarse», pero Lutjens subraya la importancia de explorar el impacto emocional de esas acciones. Recuerde que sus sentimientos son importantes en su matrimonio. Pregúntate, sin juzgar ni condenar, cómo me hace sentir esto o qué estoy sintiendo en este momento.

Una rueda de sentimientos es una herramienta eficaz para ayudarte a poner nombre a tus emociones. Recuerde que, aunque todos herimos a nuestros cónyuges a veces, el abuso es un patrón de comportamiento dañino utilizado para controlar y manipular. Si su esposa le está causando daño físico o emocional a propósito y de forma habitual, debe abordar el problema.

3º Habla con franqueza

Lutjens aconseja que la única forma de experimentar un cambio en la relación es hablar de lo que no funciona. «Hay muchas cosas que se quedan en secreto», dice. «Es entonces cuando se enconan. Se quedan igual. No cambian».

Encuentra un espacio seguro para dar voz a lo que estás viviendo. Un amigo de confianza, un miembro de la familia o un líder de la iglesia pueden ser un buen lugar para empezar. Lutjens sugiere hablar con un buen consejero cristiano: «El asesoramiento es la oportunidad de dar voz a tus experiencias y saber lo que sientes». Focus on the Family ofrece una consulta de asesoramiento gratuita que es un primer paso hacia ese proceso. Puede parecer difícil encontrar a la persona adecuada con la que compartir, pero reza para que Dios te guíe hacia alguien que sea empático y sabio.

4º Planificar

Formule una estrategia para que usted y sus hijos estén a salvo. La curación para usted y su cónyuge puede requerir un tiempo de separación. Una separación curativa es el tiempo para evaluar y cambiar los patrones y comportamientos disfuncionales en su matrimonio. (Si siente que está en peligro inminente, llame al 911 o a la Línea Nacional de Violencia Doméstica lo antes posible). Es posible que tenga que buscar el apoyo de la familia, los amigos o la comunidad de su iglesia.

Mientras que muchos recursos para el abuso doméstico se dirigen a las mujeres, hay un número creciente de organizaciones con recursos para los hombres en relaciones abusivas. Estos son algunos lugares que pueden ayudar:

Focus on the Family

The hot line

SAFE

RAINN

5º Apóyate en Dios

En el Salmo 27,1 David se aferra a Dios como su «luz y salvación». Se pregunta: «¿A quién temeré?». A veces el miedo puede impedirnos experimentar la salvación y la liberación de Dios, pero la Biblia dice que Dios es nuestro refugio y «ayuda muy presente» en tiempos de angustia. Si estás en una relación abusiva, recurre a la fuerza del Señor. Busca el consejo de Dios para que te ayude a salir de las tinieblas de una relación abusiva y entrar en la luz de la salud y la plenitud.

Cómo ayudar a una víctima de malos tratos

Si un hombre le habla de su mujer maltratadora, afirme su franqueza y valentía al hablar del maltrato. Los asesores dicen que es importante validar el hecho de que se está produciendo un comportamiento dañino y reconocer su impacto. Una de las principales razones por las que los hombres no hablan es el miedo a que no se les crea o a que se les ridiculice. Proporcione un espacio seguro y sin prejuicios para que compartan y procesen su experiencia.

Utiliza frases como: «Tiene mucho sentido que te sientas desvalorizado por eso» o «No está bien que te pegue».

También puedes hacer preguntas aclaratorias para ayudar a la víctima a conectar el comportamiento dañino con sus emociones. Haz preguntas como: «¿Qué sentiste cuando…?» o «¿Cómo te hizo sentir eso cuando…?».

Como dice el profesor que compartió su historia de abusos en una charla TEDx, es importante que los hombres y las personas de su entorno sean conscientes de los abusos contra los hombres. Golden pudo iniciar su camino hacia la curación cuando finalmente encontró un grupo de hombres en una pequeña iglesia donde pudo compartir sus sentimientos. Descubrió que «no era ni mucho menos el único que experimentaba lo que él había vivido durante tanto tiempo». Termina su charla con esta llamada a la acción: «Espero que como resultado de algo que he dicho esta noche alguien, algún hombre, en algún lugar, de alguna manera, deje de sufrir en silencio porque alguien ha escuchado de una manera que le ha permitido ser tocado por la historia… la historia de los hombres, o del hombre en su vida».

Este artículo fue originalmente publicado en FocusOnTheFamily.com por Weslie Onsando, madre de gemelos y productora de contenidos para Focus on the Family. La traducción al español fue realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación