Grupos abortistas tendrán que debatir luego de la sentencia a favor de la sentencia Roe v. Wade

En un mundo post-Roe, el bando pro-choice debe aprender a debatir su caso

En principio, el «derecho a elegir» es sagrado, pero depende de lo que se elija. El Sur quería elegir la esclavitud; el bando pro-elección quiere elegir el derecho a matar a un niño no nacido. Gritar «elección» sin revelar lo que se ha elegido es mera propaganda.

Share this Entry

Por: Michael Cook

(ZENIT Noticias – MercatorNet / Sydney, 14.05.2022).- Espero que el bando proabortista esté afilando sus lápices tras la filtración al Tribunal Supremo de una posible decisión que anule el caso Roe contra Wade. Por primera vez en décadas tendrá que argumentar su caso, en lugar de gritar eslóganes.

Porque lo que llama la atención de todo el revuelo es la cantidad de rabia que hay y la poca lógica. Si estuviera en juego la existencia del Sasquatch, tal vez no tendría sentido perder el aliento. Sólo el 0,01% de los estadounidenses cree en su existencia.

Pero el escepticismo sobre el aborto es mucho mayor que el 0,01%. Según el último informe del Pew Research Center, cerca del 60% de los estadounidenses cree que el aborto debería ser legal en todas o en la mayoría de las circunstancias y cerca del 40% cree que debería ser ilegal en todas o en la mayoría de las circunstancias. Alrededor de 16 de los 50 estados son hostiles al aborto a petición.

Si el caso Roe contra Wade es una ley y si el aborto es un derecho constitucional, no hay necesidad de la razón y la evidencia. Pero si se anula, y si el aborto vuelve a las legislaturas estatales, las dos partes tendrán que argumentar su caso, no gritar.

Pero los gritos están a la orden del día en el bando proabortista.

– El editorial del New York Times se centra por completo en los «derechos reproductivos». No menciona la palabra «niño» o «feto» ni una sola vez.

– El editorial de The Guardian dice que se avecina una «catástrofe de derechos humanos». Cita a un funcionario de las Naciones Unidas que dice que negar el derecho al aborto podría violar una convención internacional contra la tortura. No menciona ni una sola vez la palabra «niño» o «feto».

– El editorial de The Economist se preocupa por «la aceleración de la división del país en dos bloques mutuamente hostiles». No menciona la palabra «niño» o «feto» ni una sola vez.

– El presidente Joe Biden insiste en que apoya el derecho de la mujer a elegir, sin describir en qué consiste esa elección. No menciona la palabra «niño» o «feto» ni una sola vez en su declaración oficial sobre la filtración.

– El editorial del Washington Post describe la decisión como «un grave golpe a la libertad en Estados Unidos». No mencionó la palabra «niño» o «feto», ni siquiera la palabra «mujer».

Esta retórica es como si Jefferson Davis insistiera en que el Sur tiene derecho a elegir, sin mencionar la esclavitud. En principio, el «derecho a elegir» es sagrado, pero depende de lo que se elija. El Sur quería elegir la esclavitud; el bando pro-elección quiere elegir el derecho a matar a un niño no nacido. Gritar «elección» sin revelar lo que se ha elegido es mera propaganda.

En un debate real, los bandos opuestos deben intentar abordar el fondo de las afirmaciones rivales. Ignorarlas por completo es la marca de un ideólogo o un fanático. Es precisamente lo que está haciendo la Rusia de Putin en este momento. Un vistazo a la página web en inglés del periódico ruso en línea Pravda es muy instructivo. Sus titulares van desde «Ucrania resume 30 años de su muy triste y retorcida independencia» hasta «Ucrania quiere tener el ejército de los zombis nazis». No se pierde ni un momento en comprobar el peso de las afirmaciones de Ucrania.

Es justo lo que cabría esperar en un régimen autocrático. Pero no en una sociedad liberal, que tiene una forma muy diferente de resolver los conflictos sobre derechos contrapuestos. Ese es el trabajo, en última instancia, de nuestros legisladores elegidos democráticamente. Las dictaduras resuelven los conflictos declarando que la otra parte no tiene argumentos. Desde 1973, el bando pro-elección ha elegido, en general, ese camino.

Aunque el bando provida tiene sus exaltados e incluso fanáticos, la mayoría de los provida entienden el atractivo de los derechos de la mujer. Son conscientes de que las mujeres han sido históricamente oprimidas. Pero no creen en el derecho de las mujeres a abortar, sino en el derecho de las mujeres embarazadas y sus hijos a recibir empatía, cuidados y apoyo.

Mucho antes de la filtración, los grupos provida trabajaban para apoyar a las mujeres que se enfrentaban a embarazos no deseados. Y después de ella, han renovado su compromiso. Como escribió hace unos días el profesor Robert George, de la Universidad de Princeton:

“el movimiento necesita extender las protecciones de la ley en términos de justicia e igualdad tanto a las madres como a los niños. Yendo más allá, tiene que trabajar tanto en la esfera pública como en la privada para proporcionar el apoyo necesario a las madres y a los niños, sin permitir nunca que sus intereses o su bienestar se enfrenten entre sí. El movimiento provida ha hecho esto desde antes del caso Roe vs. Wade, de nuevo, frente a la hostilidad de las fuerzas más poderosas. Ahora tendremos que hacer más y mejor. Podemos hacerlo y lo haremos”.

El bando proabortista tendrá que hacer un gran esfuerzo. Tendrá que demostrar que el niño no nacido no es humano y que, aunque lo sea, no tiene derechos. Tendrá que demostrar que es razonable abortar a los niños con síndrome de Down o seleccionar el sexo del niño. Se trata de una cuesta empinada para personas que han confiado en eslóganes y frases hechas durante 50 años.

 

Michael Cook es editor de MercatorNet. Este artículo fue originalmente publicado en inglés en la web de Mercator con el título “In a post-Roe world, the pro-choice side must learn to debate its case”. La traducción al español fue realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación