El Papa saludó a adolescentes que se están preparando o han hecho recientemente la Confirmación. Foto: Vatican Media

3 consejos del Papa para vivir el sacramento de la Confirmación en un discurso a jóvenes genoveses

“La Confirmación es un regalo y debemos preservar el regalo, apreciar el regalo, ¿entienden? Este regalo no debemos guardarlo en el cajón, no: conservarlo en el corazón”, dijo el Papa.

Share this Entry

Por: Bernardo di Luca

 

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 22.05.2022).- Por la mañana del sábado 21 de mayo el Papa saludó brevemente a decenas de adolescentes de la diócesis de Génova que se están preparando o han hecho recientemente la Confirmación. El Papa llegó tarde a su encuentro en la explanada de su residencia dentro del Vaticano, Santa Marta, y de hecho lo primero que le dijo fue una petición de disculpas. A continuación les dio tres consejos prácticos para vivir el sacramento de la Confirmación: oración, amistad y generosidad. A continuación el texto en español del discurso improvisado en italiano:

***

Pido disculpas por el retraso, les he hecho esperar 35 minutos. Lo siento, pero gracias por su visita. Escuché el ruido pero no terminé las cosas que había que hacer primero, un poco de prisa. Gracias.

El Arzobispo dijo que ustedes son confirmantes y confirmados. Los que han sido confirmados, ¡levanten la mano! Ah, no pasa nada, no se fueron, porque dicen que la Confirmación es el «sacramento de la despedida». El chico hace la Confirmación y deja la Iglesia, ¿es esto cierto o no? [responden: ¡no!]. No, esto es una gran cosa, para permanecer. Porque con la fuerza de la Confirmación se avanza, se avanza no sólo en la Iglesia, sino en la propia vida, de cada uno de nosotros, porque la Confirmación nos prepara para ser buenas personas, buenos ciudadanos, buenos cristianos. Adelante con esto.

Y una cosa que se me ocurre, una palabra: «conservar». Porque la Confirmación es un regalo y debemos preservar el regalo, apreciar el regalo, ¿entienden? Este regalo no debemos guardarlo en el cajón, no: conservarlo en el corazón.

¿Y cómo se conserva? En primer lugar con la oración, pidiendo al Señor que nos dé la fuerza para seguir adelante, para conservar esta fuerza del Espíritu Santo que todos hemos recibido. Y reza siempre, porque el Señor ha dicho que si pides, yo te daré. Pero a veces no preguntamos. Nos olvidamos de pedir, de rezar, y sabemos que «quien no llora no mama» [proverbio genovés], ¡lo sabemos bien! Por eso, debemos rezar e insistir para que el Señor nos escuche y nos dé fuerzas para seguir adelante.

Y lo segundo es la amistad entre vosotros, porque en la Iglesia no somos «yo solo», yo y Dios, no; somos todos, en comunidad. Este hermoso viaje que estás haciendo, es algo que te ayudará a avanzar. Ánimo y adelante, eso es la oración y la comunidad, la vida comunitaria. ¿Entiendes? [respuesta: ¡sí!] ¿Seguro? [respuesta: ¡sí!]

Y ser generosos, la generosidad de entregarnos, cada uno de nosotros, a la comunidad, a los demás. Dicen que la generosidad no es una virtud genovesa, no sé… Pero esto es la generosidad del dinero: los genoveses son tacaños, dicen; yo también tengo sangre genovesa por parte de mi madre, lo entiendo bien… Pero generosos, siempre generosos. Ayudar a los demás y vivir en comunidad. Oración, avanzar en comunidad y generosidad. ¿Entiendes? [responden: ¡sí!].

Ahora dos cosas. Lo primero que quiero hacer es daros una bendición a todos, y primero vamos a rezar a la Virgen, todos juntos.

[rezo del Ave María y bendición]

Lo segundo, no olvidar esta salida, tan comunitaria, de fraternidad, de amistad. ¡Adelante con la amistad! ¡Adelante como hermanos y hermanas, como buenos amigos! Que tengas una buena salida y gracias por visitarnos, ¡y disculpa los 35 minutos!

Traducción del original realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación