Congreso de Estados Unidos. Foto: Once Noticias

Obispos evidencian deriva sectaria del congreso de Estados Unidos

Rezamos para que el Congreso se ponga a la altura de este momento generacional, dicen los obispos.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 03.08.2022).- Desde la publicación del fallo de la Corte Suprema sobre Dobbs v. Jackson Women’s Health Organization , el Congreso de Estados Unidos ha estado aceptando propuestas legislativas que son dañinas para el bien común.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos ha aprobado, y el Senado podría considerar pronto, una serie de proyectos de ley de este tipo, incluyendo la Ley de Protección de la Salud de la Mujer, la Ley de Respeto al Matrimonio y la Ley de Derecho a la Anticoncepción, y está avanzando en proyectos de ley de asignaciones que excluyen disposiciones de larga data que prohíben la financiación del aborto por parte de los contribuyentes federales y protegen los derechos de conciencia de los proveedores de atención médica.

Mientras tanto, el Congreso no ha tomado ninguna medida desde Dobbs sobre ninguna de las siguientes medidas, que la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB) ha respaldado previamente y sigue apoyando, y que ayudarían a construir una cultura de la vida: la Ley de Equidad para las Trabajadoras Embarazadas; un crédito fiscal ampliado para los niños, incluso para las madres embarazadas; la Ley de Reembolso del Crédito Fiscal por Adopción; la Ley de Acción PFAS; y una política federal de licencia familiar remunerada. Como nota positiva, es alentador que se consideren de manera significativa las inversiones necesarias en el cuidado de nuestra casa común en un posible marco de reconciliación.

Ante esta situación, el arzobispo de Baltimore, William Lori, presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB); el cardenal Timothy Dolan, de Nueva York, presidente del Comité de Libertad Religiosa de la USCCB; el arzobispo Salvatore Cordileone, de San Francisco, presidente del Comité de Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud de la USCCB; y el Arzobispo Paul Coakley, de Oklahoma City, presidente del Comité de Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la USCCB, emitieron la siguiente declaración:

«La decisión de Dobbs presenta una oportunidad histórica para reformar la sociedad para mejor. La injusticia del aborto ha aflojado su control sobre la Constitución de nuestra nación. Hacemos un llamamiento al Congreso para que aproveche este momento esperanzador uniéndose en torno a la dignidad de cada persona humana y al bien común.

Esto comienza con el reconocimiento de que cada vida humana es un don inestimable de Dios con un derecho inalienable a la vida que merece plena protección legal. También debemos reconocer que la familia -fundada en el amor y la entrega mutua de marido y mujer- es el primer pilar de la sociedad, y que criar a los hijos es un gran regalo y una responsabilidad para toda la vida.

La salud, la seguridad y el apoyo a la familia deben ser el centro de toda buena política. Un compromiso de principios a favor de la vida implica un compromiso tanto con la protección de toda la vida humana, especialmente la más vulnerable, como con la promoción de políticas que ayuden a las familias a prosperar. Acompañamos a todas las familias con la oración y el apoyo, y las que están dirigidas por padres solteros o adoptivos están cerca de nuestros corazones.

Desde Dobbs, demasiados congresistas han ignorado los proyectos de ley que promoverían estos valiosos objetivos y se han centrado en cambio en proyectos de ley que los atacan. Dicha legislación no da valor a la vida de los niños hasta el momento de su nacimiento, desvincula el sexo y el matrimonio de su significado, promueve el uso de las personas como medios para conseguir fines, y despojaría de los derechos de objeción de conciencia a quienes se oponen a estas señas de identidad de la cultura del descarte. En su lugar, pedimos a todos nuestros funcionarios electos que actúen para llegar a un consenso y aprobar una ampliación de la desgravación fiscal por hijo, una desgravación fiscal por adopción reembolsable, la Ley de Equidad para las Trabajadoras Embarazadas, una política federal de permisos familiares remunerados, más ayudas para la salud y el bienestar de las mujeres embarazadas y que crían a sus hijos, asistencia para la nutrición y la vivienda asequible, restricciones medioambientales sobre los productos químicos que causan defectos de nacimiento y disposiciones para ayudar a las familias con bajos ingresos. Éstos son los elementos básicos de nuestra visión para apoyar a las madres necesitadas.

El cuidado de la creación es también parte integrante del cuidado de la vida humana, y animamos a que se sigan haciendo esfuerzos para avanzar en propuestas que protejan nuestra casa común y promuevan el bienestar de la vida humana y del medio ambiente en los años venideros». Para más información sobre este punto, véase la carta de la USCCB sobre el nuevo marco de inversión medioambiental que se está tramitando en el Congreso.

Las familias y los individuos, la sociedad civil, las empresas, las organizaciones sin ánimo de lucro y los grupos religiosos, los funcionarios del gobierno a todos los niveles -y especialmente los miembros del Congreso- deberían preguntarse cómo están apoyando a las familias en este momento, especialmente en lo que se refiere a la acogida de una nueva vida y a la crianza de los hijos hasta la edad adulta.

La doctrina social católica muestra el camino hacia un lugar mejor -una sociedad marcada por la justicia, el apoyo mutuo, el civismo, la amistad, la misericordia y el amor- que el lugar al que el Congreso está conduciendo ahora. Rezamos para que el Congreso se ponga a la altura de este momento generacional».

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación