La Iglesia en Alemania, la rama del árbol en peligro de caer y «pudrirse

La carta en cuestión es un texto completo y hermoso dirigido al Pueblo de Dios que está en camino en Alemania, pero más allá del asunto alemán, es una enseñanza verdaderamente magistral sobre la naturaleza de la Iglesia.

Share this Entry

Por: Simone Varisco

 

(ZENIT Noticias – Caffe-Storia / Roma, 06.08.2022).- Las respuestas del Papa Francisco a las preguntas de los periodistas en el avión de vuelta de Canadá dan mucho que pensar. Ya hemos mencionado el simbolismo del árbol y del camino, en referencia a la doctrina de la Iglesia y a los pueblos originarios víctimas de la colonización, pero no menos interesante es la referencia del Papa al documento dirigido el 21 de julio a los obispos de Alemania sobre el Camino Sinodal, sin firmar y presentado como una Declaración indefinida de la Santa Sede.

El vuelo entre Iqaluit y Roma añade nuevos detalles a la historia. «En primer lugar, esa declaración fue hecha por la Secretaría de Estado», explica el Papa Francisco. «Fue un error no firmar como Secretaría de Estado, pero un error de oficio, no de mala voluntad». Una omisión que recuerda a la de la Nota enviada hace casi dos años, como anexo y sin firma, a los nuncios apostólicos. En ese momento el propósito era ofrecer «algunos elementos útiles, en el deseo de promover, por su disposición (del Papa Francisco, ed.), una adecuada comprensión de las palabras del Santo Padre» tras las vagas declaraciones realizadas en el documental «Francisco» del director Evgeny Afineevsky sobre la cuestión homosexual, las familias y las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Incluso entonces, la autoría del documento se remontó a la Secretaría de Estado.

Lo que tenía que decir sobre el Camino Sinodal

Sin embargo, mucho más significativa para la vida de la Iglesia es la referencia del Papa Francisco a una intervención suya anterior sobre el Camino Sinodal Teutónico. «Sobre el Camino Sinodal escribí una carta -lo hice solo, con oración un mes, reflexión, consultas- y dije todo lo que tenía que decir sobre el Camino Sinodal, más que eso no diré. Ese es el magisterio papal sobre el camino sinodal, esa carta que escribí hace dos [tres] años», explicó el Papa. «Me salté la Curia, porque no hice consultas, nada. Lo hice como mi propio camino, incluso como pastor de una Iglesia que busca un camino, como hermano, como padre, como creyente, lo hice así. Y este es mi mensaje. Sé que no es fácil, pero está todo ahí, en esa carta».

La carta en cuestión es un texto completo y hermoso dirigido al Pueblo de Dios que está en camino en Alemania, pero más allá del asunto alemán, es una enseñanza verdaderamente magistral sobre la naturaleza de la Iglesia. Pero, ¿qué escribe el Papa en esa carta que aún hoy se recuerda?

Unidad del cuerpo (y del árbol)

En primer lugar, como ya se ha observado en estas páginas, el elemento discriminante, en palabras del Papa Francisco durante la rueda de prensa a su regreso de Canadá, es que la investigación y el debate teológico se produzcan, a la manera de la «reparación» del Santo de Asís, dentro de la Iglesia, «en sentido eclesial, no fuera» de ella. Y, de hecho, en la carta a los católicos alemanes hay numerosas referencias a la unidad de la Iglesia, a «sabernos constitutivamente parte de un cuerpo más grande que nos quiere y nos espera, y que nosotros también queremos y esperamos, y necesitamos», al «placer de sentirnos parte del santo y paciente Pueblo fiel de Dios», estando atentos a la «tentación del padre de la mentira y de la división, del maestro de la separación que, incitándonos a buscar un bien o una respuesta aparente a una situación determinada, acaba por fragmentar».

La yuxtaposición, también recurrente en el viaje apostólico a Canadá, es con el árbol, «que, unido a la tierra por sus raíces, da oxígeno a través de sus hojas y nos nutre con sus frutos». Porque, según la perspectiva que fue también del Concilio Vaticano II, «la Iglesia universal vive en y de las Iglesias particulares», escribe el Papa Francisco en su carta a los católicos alemanes, «así como las Iglesias particulares viven y florecen en y de la Iglesia universal, y si se encuentran separadas de todo el cuerpo eclesial, se debilitan, se pudren y mueren». El destino de una rama que opta por desprenderse del resto vital del árbol con la ilusión, quizás, de que puede ser un filo de la novedad.

Iglesia en movimiento

¿Resignación e inmovilidad como rechazo al movimiento, entonces? Ni mucho menos. Porque otra imagen recurrente en Canadá es la de una Iglesia en movimiento, en la que «la tradición es precisamente la raíz de la inspiración para avanzar». Raíz de una Iglesia no errante, sino peregrina. ¿Hay alguna diferencia? Una gran oferta. Lo que pasa entre un ir caótico, individual y sin memoria, y en cambio un viaje común y comunitario, consciente de un origen y un destino. Es así que en su carta a los católicos alemanes, el Papa Francisco se refiere insistentemente a «caminar juntos y con toda la Iglesia», a «caminar juntos con paciencia», a la necesidad de que «como cuerpo apostólico caminemos y andemos juntos, escuchándonos bajo la guía del Espíritu Santo, aunque no pensemos de la misma manera». Es, al fin y al cabo, la «humilde y sana convicción de que nunca podremos responder a todas las preguntas y problemas al mismo tiempo». La Iglesia es y será siempre peregrina en la historia, portadora de un tesoro en vasos de barro (cf. 2 Cor 4,7). Esto nos recuerda que nunca será perfecta en este mundo y que su vitalidad y belleza radican en el tesoro del que es constitutivamente portadora».

Partir, sí, pero ¿partir de dónde? Seguramente también del reconocimiento de la realidad de nuestro tiempo, con el mal y el bien creciendo a la par. «Deseo acercarme y compartir vuestra preocupación por el futuro de la Iglesia en Alemania», escribe el Papa Francisco en su carta a los católicos alemanes. «Conscientes de que no sólo vivimos un tiempo de cambio, sino un cambio de tiempo que despierta nuevas y viejas preguntas con las que es justo y necesario enfrentarse». De hecho, es imposible no «constatar la creciente erosión y decadencia de la fe con todo lo que ello conlleva no sólo a nivel espiritual, sino también a nivel social y cultural» incluso en zonas históricamente con una viva presencia cristiana.

Camino sinodal

Y es en la sinodalidad donde se encuentran el movimiento, la eclesialidad y el reconocimiento de la realidad. «Para afrontar esta situación, vuestros pastores han sugerido un camino sinodal», continúa el Pontífice en su carta a los católicos alemanes. «Lo que esto significa en términos concretos y cómo se desarrollará es algo que sin duda aún se está considerando». Con resultados que, tres años después de la carta, suscitan legítimas dudas, tanto en el Papa como en personalidades que son todo menos «conservadoras», como el Card. Walter Kasper.

Dudas, en primer lugar, sobre el navegante -por así decirlo- elegido para guiar el camino. En la carta, el Papa Francisco advierte contra «las resoluciones sincretistas de ‘buen consenso’ o resultantes de la elaboración de censos o encuestas sobre tal o cual tema», así como contra «los esquemas y mecanismos recurrentes que terminan por distorsionar o limitar nuestra misión».

El único resultado posible, con estos presupuestos, es de hecho el «muy reductivo» de «un cambio estructural, organizativo o funcional», con el resultado de tener quizás incluso «un buen cuerpo eclesial bien organizado e incluso ‘modernizado’, pero sin alma ni novedad evangélica». Porque, sigue escribiendo el Papa, «en la raíz de esta tentación está el pensamiento de que, ante tantos problemas y carencias, la mejor respuesta sería reorganizar las cosas, hacer cambios y sobre todo «remendar» las cosas para poner en orden y en sintonía la vida de la Iglesia, adaptándola a la lógica actual o a la de un grupo particular». De un grupo de presión, de los demasiados que vician y hieren el cuerpo de la Iglesia.

Misión y mercado

Conscientes de la naturaleza misionera de la Iglesia, de la Iglesia en salida, «el escenario actual no tiene derecho a hacernos perder de vista que nuestra misión no se apoya en previsiones, cálculos o encuestas ambientales alentadoras o desalentadoras, ni a nivel eclesial, ni a nivel político o económico o social. Ni en los resultados positivos de nuestros planes pastorales. Que demasiado a menudo corren el riesgo de parecerse a las estrategias corporativas y al reposicionamiento de la marca en el mercado de la popularidad. «La evangelización […] no es una táctica de reposicionamiento eclesial en el mundo actual ni un acto de conquista, dominio o expansión territorial; tampoco es un «retoque» que la adapte al espíritu de los tiempos, pero que le haga perder su originalidad y profecía». En beneficio, tal vez, de los supuestos expertos, de los piropos mágicos de la modernidad, de «esa antigua y siempre nueva tentación de los promotores del gnosticismo que, queriendo hacerse un nombre propio y difundir su doctrina y su fama, siempre trataron de decir algo nuevo y diferente de lo que la Palabra de Dios les daba». Es el retrato del «innovador (2 Jn 5.9), que pretende ir más allá del nosotros eclesial que preserva de los excesos que perjudican a la comunidad».

La sensación, estadísticas en mano, es que el Camino Sinodal en marcha en Alemania no ha podido, al menos hasta ahora, frenar la hemorragia de fieles. Pero que, más bien, ha resultado contraproducente. «No somos justificados por nuestras obras o nuestros esfuerzos, sino por la gracia del Señor que toma la iniciativa. Sin esta dimensión teológica», vuelve a escribir el Papa Francisco en su carta a los católicos alemanes, «en las diversas innovaciones y propuestas que se produzcan, se repetirá lo que hoy impide a la comunidad eclesial anunciar el amor misericordioso del Señor. La forma en que se afronte la situación actual determinará los frutos que se produzcan más adelante». Con la esperanza de que no sean los insustanciales de una rama seca. Un obstáculo en el camino.

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación