Papa en audiencia con jóvenes y adolescentes. Foto: Vatican Media

“A Dios le encantan las preguntas”, dice Papa a jóvenes en Vaticano. También les habla de Carlo Acutis

“Recojo el dicho de Carlo Acutis: por favor, no seáis fotocopias, ¡cada uno de vosotros original!”, dijo el Papa a los jóvenes.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 05.08.2022).- Por la mañana de este viernes 5 de agosto el Papa recibió en audiencia especial a los jóvenes y adolescentes participantes en el Alpha Camp. Se trata de un campamento inspirado en ese famoso método. Ofrecemos la traducción al español, con destacados en negrita agregados por ZENIT.

***

Agradezco a monseñor Camillo Cibotti, obispo de Isernia-Venafro, sus palabras y, sobre todo, que os haya acompañado, junto con varios sacerdotes, educadores y responsables de Alpha, y el alcalde de Macchia d’Isernia, lugar de vuestro campamento. «Acompañar» es una palabra clave para la Iglesia. Acompañar.

Por un día dejaste las colinas de Molise para venir a Roma a conocer al Papa. Se lo agradezco. Siento que es un regalo para mí y para la Iglesia.

Son jóvenes de Italia y de otros países europeos. Has nacido en un contexto que se define como «secularizado», es decir, donde la cultura no está dominada por la dimensión de lo sagrado, sino por las realidades del mundo. Sin embargo, en el corazón humano, la sed de infinito nunca se apaga, incluso dentro de ti, crecido con la tecnología de la información, surgen las grandes preguntas de todos los tiempos: ¿de dónde venimos? ¿Qué hay en el origen de todo? ¿Cuál es el sentido de mi existencia? ¿Y por qué hay tanto sufrimiento? ¿Por qué afecta incluso a los pequeños e indefensos? Sepan que Dios ama las preguntas, ama mucho las preguntas; y en cierto modo, las ama más que las respuestas. ¿Por qué? Pero está claro: porque las respuestas están cerradas, las preguntas están abiertas. Una persona que sólo vive de respuestas es una persona acostumbrada a cerrar, cerrar y cerrar. Una persona que vive de las preguntas es una persona que está acostumbrada a abrir, abrir, abrir. Y a Dios le encantan las preguntas. De hecho, Jesús se dirigió a los dos primeros que le seguían un día a orillas del Jordán con estas palabras: «¿Qué buscáis?» (Jn 1,38): una pregunta. Antes de dar respuestas, Jesús nos enseña a hacernos una pregunta esencial: «¿Qué busco?» Y cada uno de nosotros debe hacerse esta pregunta: ¿qué busco? Si uno se hace esta pregunta, es joven, aunque tenga ochenta años. Y si no lo pide, es viejo, aunque tenga veinte años. ¿Está de acuerdo?

La semana pasada estuve en Canadá y conocí a los indígenas, cuyos antepasados habitaban esas tierras antes de la colonización. Son depositarios de valores y tradiciones ancestrales, pero viven en un país muy moderno y muy secularizado. Ahora, mirándote a ti, estaba pensando en la juventud de esos pueblos indígenas. Tan diferente a ti, y a la vez tan parecido, diría más: tan igual. Iguales en el sentido de humanidad, de lo que califica nuestro ser humano, es decir, nuestra relación con Dios, con los demás, con la creación y con nosotros mismos en la libertad, en la gratuidad, en el don de sí mismo. Esta relación expresa una «incompletud», un deseo de plenitud, de plenitud de vida, de alegría, de sentido. Aquí, Jesucristo es la plenitud: todos somos inacabados, estamos en el camino, en la vía. Y debemos tener esta conciencia.

Por eso, hace unos años, escribí una larga carta a los jóvenes del mundo, que comenzaba así:

«Cristo vive. Él es nuestra esperanza y la juventud más hermosa de este mundo. Todo lo que Él toca se vuelve joven, se vuelve nuevo, se llena de vida. […] ¡Él vive y te quiere vivo! Él está en ti, está contigo y nunca se va. Por mucho que te alejes, el Resucitado está a tu lado, llamándote y esperando que vuelvas a empezar. Cuando te sientas viejo a causa de la tristeza, los resentimientos, los miedos, las dudas o los fracasos, Él estará ahí para devolverte la fuerza y la esperanza» (Exhortación apostólica Christus vivit, 1-2).

Así ocurrió con Andrés y Juan, con Simón y Santiago, que se convirtieron en discípulos y apóstoles de Jesús. Y esto es cierto para mí, que oí la llamada un día determinado cuando tenía diecisiete años. Y esto es cierto para ustedes, para cada uno de nosotros, para ustedes, los chicos y chicas de la era de Internet. Jesús sigue siendo siempre el principio y el fin, el alfa y el omega. Pero abierto, en el camino, siempre. No está cerrado.

Su campamento se llama «Alpha», como el método de evangelización en el que se inspira. Alfa es sinónimo de nacimiento, de principio, de amanecer de la vida… Cristo es «alfa», es decir, el principio, y es también «omega», es decir, el fin, el cumplimiento, la plenitud. Así, con Cristo, este microcosmos que es el ser humano puede ser rescatado del abismo de la muerte y de lo negativo y puede entrar en la atracción de Dios, el Dios de la vida, el Dios del amor. Unidos a Jesús, cada uno de nosotros se convierte en una semilla destinada a germinar, a crecer, a dar fruto. Pero debemos seguirlo. Di no al egoísmo, di no al egocentrismo, di no a parecer más de lo que somos. No. Saber decir no a cada cierre. Ser uno mismo y no engreírse, ni siquiera menospreciarse, reconocerse como lo que es, eso es la verdadera humildad. Y frente al mal que hay en nosotros y a nuestro alrededor, no huir, no evadir la realidad, no encerrarse en uno mismo, sino tomar cada uno su parte de responsabilidad -Jesús dice «su cruz»- y llevarla, con amor, con alegría. No solos, no, eso no es posible: siempre con Jesús, Él delante y nosotros detrás.

Esto nos da paz, nos da seguridad: estamos con Él, que nos conoce y nos ama más que a nosotros mismos, y quiere para cada uno de nosotros una plenitud original, una plenitud única para cada uno. Dios no quiere fotocopias, sólo originales. ¿Sabes a quién le gustaba decir eso? Un joven, el beato Carlo Acutis. Un chico italiano, nacido en Inglaterra y criado en Milán, uno como tú, un niño de este tiempo, un entusiasta de la informática, sobre todo un amante de Jesús, de la Eucaristía, a la que llamaba «la autopista del cielo». La vida terrenal de Carlo fue corta, muy corta, pero fue plena. Era como una carrera, una carrera hacia el cielo. Tomó la carrera desde el día de su Primera Comunión, cuando se encontró con Jesús en su Cuerpo y Sangre. Sí, porque Jesús no es una idea o una regla moral, no, Jesús es una persona, un amigo, un compañero de viaje.

Chicos y chicas, os dejo con este calor y este deseo: que Jesús se convierta en vuestro gran Amigo, en vuestro Compañero de Camino. ¡Que Jesús vivo se convierta en tu vida! Todos los días y para siempre. Y recojo el dicho de Carlo Acutis: por favor, no seáis fotocopias, ¡cada uno de vosotros original! Gracias por venir. ¡Feliz campamento y feliz viaje!

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación