Mons. Pavlo Honcharuk en un hospital. Foto: Ayuda a la Iglesia Necesitada

Ucrania: Rusia bombardea escuelas y hospitales, cuenta obispo católico

El obispo Honcharuk describió que se sintió profundamente afectado al ver a un niño pequeño durante una de sus visitas pastorales a un hospital.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Kiev, 26.08.2022).- Un obispo de Ucrania ha condenado el bombardeo de escuelas, hospitales y otros objetivos no militares por parte de las fuerzas rusas.

En declaraciones a la organización benéfica católica Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) sobre la situación en la diócesis latina de Kharkiv-Zaporizhzhia, el obispo Pavlo Honcharuk dijo a la organización benéfica que las zonas residenciales están siendo atacadas: «Si alguien sigue creyendo que Rusia sólo bombardea instalaciones militares, no sólo se equivoca, sino que se engaña. Se han destruido hospitales, empresas, escuelas, universidades, guarderías y hogares».

La semana pasada, el gobernador regional Oleg Synegubov dijo que al menos seis civiles murieron y 16 resultaron heridos cuando un bloque de pisos fue alcanzado por la artillería rusa.

El obispo Honcharuk añadió: «¿Cuál es el objetivo de disparar a los edificios residenciales y a los mercados? También destruyen aldeas, algunas son simplemente arrasadas. ¿Cuál es el propósito de hacer esto?».

Las tropas rusas empezaron a asediar Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, poco después de entrar en Ucrania en febrero.

Los intentos de rodear la ciudad fueron derrotados con éxito en mayo, pero los soldados han seguido bombardeando Kharkiv en un intento de tomar la ciudad.

El obispo Honcharuk dijo que todavía había un «buen número» de niños en Kharkiv: «A menudo permanecen en refugios antibombas, y tratamos de ayudarles. Por ejemplo, les proporcionamos juguetes. Los niños experimentan las cosas de una manera completamente diferente. Aunque vivan en sótanos o refugios, corren y juegan, viven en un mundo paralelo. La Iglesia ayuda a los padres y les proporciona productos de higiene, alimentos, etc.».

El obispo Honcharuk expresó su temor por el futuro de los niños: «Si la situación empeora, probablemente no habrá educación a tiempo completo, ni para los niños de la escuela primaria ni para los estudiantes, porque en Kharkiv vemos muchos impactos de misiles dirigidos a los edificios escolares. «No sé exactamente cuántas escuelas han sido destruidas, pero al menos veinte, también muchas guarderías, por lo que es peligroso reunir a un gran número de niños en un solo lugar».

El obispo Honcharuk describió que se sintió profundamente afectado al ver a un niño pequeño durante una de sus visitas pastorales a un hospital: «Una de las cosas más difíciles para mí fue ver a un niño de tres años… que fue herido durante el bombardeo. No está claro si sobrevivirá. Sólo está aquí porque alguien quería una guerra». Y añadió: «Aquí uno se siente impotente. Por otro lado, también está la conciencia de que el Señor me envía aquí a servir».

Share this Entry

John Newton

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")