Delegaciones acusan a Japón, Sierra Leona y potencias occidentales de manipular debate en la ONU a favor del aborto

Un delegado de Malasia dijo que Japón y Sierra habían hecho un «flaco favor a un tema tan importante» y que «no habían mostrado ningún interés» en encontrar un terreno común.

Share this Entry

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 08.09.2022).- 21 delegaciones, entre las que se encuentran Nigeria, Egipto e India, han arremetido contra las tácticas y tergiversaciones de los países occidentales en sus esfuerzos por imponer nuevos derechos humanos relacionados con políticas sociales controvertidas.

El embajador de Japón, Kimihiro Ishikane, y el ministro de Asuntos Exteriores de Sierra Leona, David Francis, presentaron la semana pasada la primera resolución de la Asamblea General de la ONU sobre el acceso a la justicia de las supervivientes de la violencia sexual. La resolución incluía un párrafo que sugiere que el acceso al aborto es un derecho humano e incluía nuevos y controvertidos términos que las agencias de la ONU utilizan para promover la homosexualidad y la transexualidad.

Durante el debate del viernes 2 de septiembre, tanto Ishikane como Francis pronunciaron largos y sinuosos discursos a cualquier delegación que pudiera oponerse al contenido de la resolución. Enumeraron varias resoluciones anteriores no vinculantes en las que se utilizaba un lenguaje similar e insistieron en que ese lenguaje no podía ser objetable porque ya se había utilizado antes. El término de arte es «lenguaje acordado», que los debates de la ONU demuestran que es un término bastante resbaladizo.

Insistieron en que su resolución contenía «un lenguaje acordado desde hace tiempo» y que los mismos términos habían sido «adoptados por consenso o por votación en múltiples ocasiones». Ishikane dijo que nadie debería «atreverse a objetar» el contenido de la resolución.

Los delegados de todo el mundo se opusieron a la idea de que el «acceso al aborto seguro» es un derecho humano o que las políticas de género deben incluir la promoción de la homosexualidad y la transexualidad. Recordaron a los patrocinadores de la resolución que los controvertidos términos de la misma se habían votado en varias ocasiones, y que muchos países tienen reservas pendientes sobre los términos, por lo que no pueden considerarse universalmente aceptados.

Acusaron a los patrocinadores y facilitadores de las negociaciones de actuar de mala fe y de no tener en cuenta las opiniones de todos los Estados miembros. «Que quede claro. Este no es un lenguaje acordado», dijo un delegado de Malasia. «Copiar, pegar y recopilar lenguaje de otras fuentes no puede considerarse lenguaje acordado», dijo un delegado egipcio.

Muchas delegaciones se opusieron al párrafo que incluía el aborto como una cuestión de derechos humanos, insistiendo en que el aborto no puede considerarse un derecho humano.

El animado debate liderado por Nigeria y Egipto en la Asamblea General sobre lo que es exactamente un «lenguaje acordado» se extendió desde el pasado viernes a una segunda reunión completa de la Asamblea General el miércoles 7 de septiembre de esta semana.

Las declaraciones de objeción a los párrafos que contienen los términos controvertidos fueron realizadas por Arabia Saudí, Nicaragua, Indonesia, Filipinas, la Federación Rusa, Irak, Senegal, Guatemala, India, Siria, Bielorrusia, Pakistán, Sudán, Egipto, Argelia, Brasil, Libia, Mauritania, Nigeria, Malasia, Etiopía y la Santa Sede.

Ishikane, que dirigió directamente las negociaciones durante la mayor parte de los cinco meses que condujeron a la adopción, pidió a los países que mostraran «la máxima responsabilidad y moderación» e insistió en que la resolución lograba un «equilibrio» entre los puntos de vista opuestos.

De hecho, varios delegados se opusieron a la forma en que Sierra Leona y Japón dirigieron las negociaciones, señalando que los facilitadores habían sido intransigentes y nunca parecieron «realmente interesados» en encontrar un consenso entre todos los Estados miembros.

Un delegado de Malasia dijo que Japón y Sierra habían hecho un «flaco favor a un tema tan importante» y que «no habían mostrado ningún interés» en encontrar un terreno común.

El delegado de Nigeria dijo que los facilitadores habían mostrado un «desprecio absoluto» por las opiniones divergentes.

Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")