El Papa recibió a Canónigos Regulares Premonstratenses. Foto: Vatican Media

Papa a premonstratenses: ¿nuestras opciones económicas son una expresión de simplicidad evangélica o somos empresarios?

: Discurso a los Canónigos Regulares Premonstratenses en ocasión del IX Centenario de la Fundación de la Abadía de Premontre.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 22.09.2022).- En el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia especial a los Canónigos Regulares Premonstratenses, con motivo del IX Centenario de la fundación de la Abadía de Prémontré.

***

Agradezco al Abad General sus palabras. Os saludo a todos, feliz de conoceros, con un año de retraso. El año pasado, de hecho, celebraron el 900 aniversario de la primera profesión de San Norberto y sus primeros compañeros, en Prémontré, el día de Navidad de 1121. Este acontecimiento marcó el nacimiento de la Orden de los Premostratenses.

Ese pequeño pueblo del norte de Francia se convirtió así en la fragua en la que tomó forma su proto-comunidad. Ya en su primer siglo, la incipiente Orden experimentó un extraordinario crecimiento, en toda Europa. Las diferentes comunidades, asociadas a la de Prémontré, tenían cada una su propia fisonomía, su propio estilo. Así, la Orden de la que Norberto puso los cimientos se convirtió en una federación de comunidades autónomas y estables. Al fin y al cabo, los canónigos regulares profesan en una Iglesia concreta, arraigada en un lugar concreto.

La historia de las órdenes religiosas muestra a menudo una cierta tensión entre el fundador y su fundación. Y esto es bueno, porque cuando no hay tensión, el fundador se lleva todo consigo y el instituto muere con el fundador. La tensión hace crecer la comunidad, la orden religiosa. San Norberto, por ejemplo, fue un misionero, un predicador itinerante y, como arzobispo de Magdeburgo, planificó la evangelización de las fronteras del entonces imperio germánico. Esto plantea la cuestión de cómo el carisma misionero de San Norberto podría aplicarse en comunidades estables vinculadas a un lugar concreto.

En los próximos años, muchas abadías y monasterios de su Orden celebrarán su noveno centenario de fundación. Este hecho hace que su reflexión sea aún más útil, incluso necesaria. La organización de la Orden ha fomentado una gran estabilidad a lo largo de los siglos. Muchos de sus monasterios y abadías están profundamente relacionados con acontecimientos y pruebas felices, con toda la historia de una región concreta. Esta simbiosis ya nos da una idea de cómo la estabilidad y la misión, la vida en un lugar y la evangelización pueden ir de la mano.

La presencia de una comunidad de hermanas o hermanos es como un faro luminoso en el entorno. Sin embargo, también se sabe que las comunidades religiosas no siempre responden plenamente a la vida a la que están llamadas. La experiencia cristiana concreta está hecha de buenas intenciones y errores, consiste en volver a empezar una y otra vez. No hay que avergonzarse de ello. Es el camino. No en vano, en su profesión canónica prometen llevar una vida de conversión y comunión. Sin conversión no hay comunión. Y este mismo inicio y conversión a la fraternidad es un claro testimonio del Evangelio, más que muchos sermones.

La celebración común y fiel de la Liturgia de las Horas y de la Eucaristía les devuelve continuamente a la fuente de la comunión. La liturgia está en el corazón de la espiritualidad de los Canónigos Regulares, e implica a todo el pueblo de Dios. Además, la oración de la Iglesia no conoce fronteras. La fidelidad a la oración común, que es la oración de Cristo, tiene un gran valor apostólico en sí misma. Ayuda a abrir los corazones y las mentes a todos; y esta apertura se expresa en el carácter público y accesible de las celebraciones en sus iglesias. Los fieles y los transeúntes son bienvenidos y participan en la comunidad de oración. La cultura de la convivencia fraterna, de la oración comunitaria, que da cabida también a la oración personal, es el fundamento de la verdadera «hospitalidad misionera», que pretende que los «extraños» se conviertan en hermanos.

A lo largo de la historia, muchos premonstratenses han sido misioneros, encarnando más claramente el espíritu misionero de San Norberto. La historia de la misión es una historia de coraje y abnegación, por amor. Poco a poco, creció la conciencia de que la misión, en su Orden, podía implicar el establecimiento de nuevas comunidades estables en tierras de misión. Y así surgieron nuevos monasterios y abadías en contextos muy diferentes a los europeos. El reto era centrarse en lo esencial y someter las formas tradicionales a una crítica adecuada, para distinguir lo que es necesario y universal y lo que puede y debe adaptarse a las circunstancias.

Hoy, sus fundaciones históricas en Europa están invitadas a repensar su propia historia. En la medida en que reviva, por así decirlo, sus comienzos, comprenderá cuál es su inspiración fundamental. No lo olvidemos: ser una Orden significa aprender unos de otros; significa que las comunidades federadas, en su autonomía, deben cultivar un interés fraternal por todas las demás comunidades. Es una forma de vivir la catolicidad de la Iglesia. Cada comunidad mantiene su propia identidad, a menudo determinada por sus orígenes y su historia, y por tanto ninguna comunidad puede pretender imponer su identidad a las demás. Se trata más bien de reconocer lo que se comparte como expresión del carisma común.

Los canónigos regulares son misioneros porque, en virtud de su carisma, buscan siempre partir del Evangelio y de las necesidades concretas de la gente. El pueblo no es una abstracción. Está formada por personas que conocemos: comunidades, familias, individuos con un rostro concreto. Están vinculados a la abadía o al monasterio porque viven y trabajan en la misma región. A veces comparten una larga historia común con sus comunidades. Y es necesario tener la capacidad de encajar culturalmente en el pueblo, de dialogar con el pueblo, de no renegar del pueblo del que venimos. Es un carisma que nos hace «aterrizar» continuamente en la realidad.

Concretamente, el impulso misionero de una casa premostratense se traduce en opciones concretas en el ámbito social, económico y cultural. La actividad económica de una comunidad religiosa está destinada al sustento de sus miembros, su formación y su apostolado. Para muchos suele ser el mantenimiento y la conservación de un patrimonio cultural y arquitectónico. La actividad económica está al servicio de la misión y de la realización del carisma: nunca es un fin en sí misma, sino que está orientada a un objetivo espiritual. Nunca puede contradecir el propósito al que sirve. Esto significa que, a la hora de elegir cómo ganar dinero, hay que preguntarse: ¿cuál es el impacto en la gente de la zona? ¿Cuáles serán las consecuencias para los pobres, para nuestros huéspedes, para los visitantes? ¿Son nuestras elecciones una expresión de la sencillez evangélica? ¿Fomentan la acogida y la vida fraterna? Aquí vemos cómo las decisiones en el ámbito económico deben ser armonizadas por la misión, por el pueblo, por la comunidad, no hacia atrás. Cuando en una orden religiosa, incluso en una diócesis puede ser, la actividad económica se impone, se olvida a las personas y se olvida lo que dijo Jesús: que no se puede servir a dos señores (cf. Lc 16,13). «O se sirve a Dios -y yo esperaba que dijera ‘o al diablo’, no, no dice al diablo- o al dinero». La idolatría del dinero. Esto nos aleja de la verdadera vocación. Por eso tenemos que hacer siempre estas preguntas, sobre las consecuencias. ¿Cuáles son las consecuencias para los pobres, para nuestros huéspedes, para los visitantes que ven nuestra actividad económica? ¿Nuestras opciones económicas son una expresión de simplicidad evangélica o somos empresarios? ¿Fomentan la hospitalidad y la vida fraterna? Y no se puede servir a dos amos. Ten cuidado. El diablo suele entrar por los bolsillos.

También hay que preguntarse cuáles son las consecuencias para el medio ambiente. La estabilidad y la larga experiencia de la comunidad ayudan a predecir las consecuencias de las decisiones a largo plazo. La sostenibilidad es un criterio clave, al igual que la justicia social. Como empleador, una abadía o monasterio puede considerar la posibilidad de emplear a personas con dificultades para encontrar trabajo o colaborar con una agencia de empleo social especializada. Una sabia apertura a la hora de compartir bienes culturales, jardines y espacios naturales puede contribuir al dinamismo de una zona más amplia. Al fin y al cabo, forma parte de su tradición tener en cuenta el entorno y las personas que lo habitan con usted. Esto crea las condiciones para una atención pastoral eficaz y un anuncio creíble del Evangelio. Las opciones económicas y sociales no están separadas de la misión. Los contactos con organismos públicos y diversas sociedades, así como las inversiones de una comunidad, también pueden contribuir a desarrollar buenas iniciativas. Que los contactos recíprocos dentro de la Orden mantengan la mirada abierta, susciten la solidaridad entre las comunidades y la atención al contexto en el que cada una de ellas vive y da testimonio del Evangelio.

Junto a esta preocupación por la buena gestión, hay que ejercerla por los que están fuera de la red social, por los marginados por extrema pobreza o fragilidad y, por ello, difíciles de alcanzar. Algunas necesidades sólo pueden aliviarse a través de la caridad, el primer paso para una mejor integración en la sociedad.

Muchos premonstratenses han servido como pastores, profesores y misioneros. Siguen vivos en la memoria de sus comunidades, así como en las parroquias, escuelas y pueblos donde sirvieron. Son la savia de su tradición, como se refleja en el lema de su Jubileo: «Juntos, con Dios, con el pueblo».

Siguiendo las huellas de San Norberto, la piedad de los premostratenses ha reservado un lugar cada vez más central a la Eucaristía, tanto en la solemne y recogida celebración comunitaria como en la adoración silenciosa. Así como está presente para nosotros en el Sacramento, el Señor quiere estar presente a través de nosotros en la vida de los que encontramos. Que vosotros, hermanos, os convirtáis en lo que celebráis, recibís y adoráis: el cuerpo de Cristo, y en él un hogar de comunión al que muchos pueden acercarse.

La primera profesión de Norberto y sus discípulos, en el día de la Santa Navidad, vincula a vuestra Orden para siempre con el Misterio de la Encarnación. Que la sencillez y la pobreza de Belén te inspiren el sentido de la fraternidad humana. Que la presencia maternal de María Santísima os guíe por el camino de la fe y de la caridad solidaria. Que su oración con los discípulos acompañe el nacimiento de la Iglesia Apostólica, que siempre ha inspirado tu forma de vida. Que la Madre de Cristo y la Iglesia nos ayuden a ser plenamente humanos, a ser testigos creíbles del Evangelio de la salvación.

Que el Espíritu Santo os ilumine en vuestro camino y en vuestro servicio a la Iglesia. De corazón os bendigo a todos vosotros y a vuestras comunidades. Y, como dijo el Abad General, recen por mí. Gracias.

Traducción del original en italiano realizada por el director editorial de ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación