El Papa con los miembros de Deloitte Global. Foto: Vatican Media

Tres condiciones para que un consejero pueda corregir el mundo, según el Papa

En la audiencia especial a los participantes en el encuentro Delitte Global.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 22.09.2022).- La mañana del jueves 22 de septiembre el Papa recibió en audiencia especial en el Aula Pablo VI del Vaticano a los participantes en el encuentro Deloitte Global. Como es sabido, Deloitte es una consultora de riesgos. Ofrecemos la traducción al castellano del discurso del Papa.

***

Agradezco al Sr. Renjen las palabras con las que ha presentado su trabajo: ayudar al mundo empresarial a tomar las decisiones correctas en diferentes situaciones. Tengo entendido que en cualquier momento hay 350.000 personas trabajando para su empresa que se dedican a asesorar y ayudar a otras organizaciones. Una gran responsabilidad.

En la actualidad, el mundo sufre un empeoramiento de las condiciones medioambientales; muchas poblaciones o grupos sociales viven de forma poco digna en términos de alimentación, salud, educación y otros derechos básicos. La humanidad está globalizada e interconectada, pero la pobreza, la injusticia y la desigualdad persisten.

Entonces, ¿cuáles son las condiciones para que un consejero, un coordinador de consejeros, un profesional con experiencia ayude a invertir o al menos a corregir el rumbo? ¿Cómo pueden emprender su labor de manera que puedan caminar hacia un mundo más habitable, más justo y más fraternal? Intento sugerir tres.

1º Mantener viva la conciencia de que puedes dejar huella

La primera sugerencia es mantener viva la conciencia de que puedes dejar tu huella. Se trata de que sea una buena señal, que vaya en la dirección del desarrollo humano integral. Sus conocimientos, su experiencia, sus competencias y la vasta red de sus relaciones constituyen un inmenso patrimonio inmaterial que ayuda a los empresarios, banqueros, gestores, administradores públicos a comprender el contexto, imaginar el futuro y tomar decisiones. Por lo tanto, ayuda a conocer para ayudar a decidir. Esto da a su organización y a cada uno de ustedes la capacidad de orientar las elecciones, influir en los criterios, evaluar las prioridades para las empresas, las universidades, los organismos supranacionales, los gobiernos nacionales y locales, y para los responsables políticos. Son muy consciente de este «poder». Este debe ir acompañado de una voluntad constante de orientar sus análisis y propuestas hacia opciones coherentes con el paradigma de la ecología integral. Una buena pregunta para evaluar lo que funciona y lo que no funciona sería: ¿qué tipo de mundo queremos dejar a nuestros hijos y nietos?

2º Asuman y ejerzan su responsabilidad cultural

La segunda sugerencia que le daría es que asuman y ejerzan su responsabilidad cultural, que también se deriva de la riqueza de la inteligencia y las conexiones que tiene a su disposición. Por responsabilidad cultural entiendo dos cosas: asegurar una calidad profesional adecuada, y también una calidad antropológica y ética que le permita sugerir respuestas coherentes con la visión evangélica de la economía y la sociedad, es decir, con la enseñanza social católica. Se trata de evaluar los efectos directos e indirectos de las decisiones, el impacto en las empresas pero, incluso antes, en las comunidades, en las personas, en el medio ambiente. «Las distintas culturas, que han producido su riqueza a lo largo de los siglos, deben ser preservadas para que el mundo no se empobrezca. Y ello sin dejar de estimularlos para que en el encuentro con otras realidades surja algo nuevo de ellos mismos» (Enc. Fratelli tutti, 134).

3° Valorar la diversidad

Tercera sugerencia: valorar la diversidad. Todos los organismos creados por el hombre -instituciones, empresas, bancos, asociaciones, movimientos- tienen derecho, si se gestionan honesta y correctamente, a poder salvaguardar y desarrollar su propia identidad. Alguien habla de la «biodiversidad empresarial» -un bonito término-: como garantía de la libertad de empresa y de la libertad de elección de los clientes, consumidores, ahorradores e inversores; y también como condición indispensable de la estabilidad, el equilibrio y la riqueza humana. Esto es lo que ocurre en la naturaleza y también puede ocurrir en los «ecosistemas» económicos.

En los últimos quince años, el mundo ha atravesado graves y continuas crisis. No pudimos terminar de lidiar con la crisis financiera de 2007 que tuvimos que lidiar con la de la deuda soberana y las economías reales, luego la pandemia, luego la guerra en Ucrania con consecuencias y amenazas globales.

Mientras tanto, el planeta seguía sufriendo los efectos del cambio climático; mientras tanto, se seguían librando guerras crueles y ocultas en diferentes regiones; mientras tanto, decenas de millones de personas seguían viéndose obligadas a emigrar de sus tierras. Mientras una parte de los hombres y mujeres mejoraban su vida cotidiana, otra parte sufría decisiones sin escrúpulos convirtiéndose en las principales víctimas de una especie de contra-desarrollo. San Pablo VI aclaró efectivamente que el nuevo nombre de la paz es desarrollo en la justicia social (cf. Encíclica Populorum Progressio, 76-80).

¿Qué puede hacer el responsable de la toma de decisiones en este contexto difícil e incierto? Puede hacer mucho. Puede plantear sus análisis y propuestas según una visión integral: de hecho, el trabajo digno de las personas, el cuidado de la casa común, el valor económico y social, el impacto positivo en las comunidades son realidades interconectadas.

El consultor de hoy, consciente de su papel, está llamado a proponer y argumentar nuevas orientaciones para nuevos retos. Los antiguos esquemas sólo han funcionado parcialmente en diferentes contextos. Yo llamaría a esta nueva generación de consultores «consultores integrales». Se trata de expertos y profesionales que tienen en cuenta las conexiones entre los problemas y sus respectivas soluciones, y que abrazan el concepto de antropología relacional: la que «ayuda al hombre a reconocer también la validez de las estrategias económicas que apuntan en primer lugar a la calidad de vida global alcanzada, antes que al aumento indiscriminado de las ganancias, a un bienestar que si quiere ser tal es siempre integral, de todo el hombre y de todos los hombres. En efecto, ningún beneficio es legítimo cuando falta el horizonte de la promoción integral de la persona humana, el destino universal de los bienes y la opción preferencial por los pobres», y añadamos: el cuidado de nuestra casa común.

Espero que puedan ayudar a las organizaciones a responder a esta llamada. Tienes las habilidades adecuadas para colaborar en la construcción de ese puente necesario entre el paradigma económico actual, basado en el consumo excesivo y que vive su última fase, con el paradigma emergente, un paradigma estructurado en la inclusión, la sobriedad, el cuidado y el bienestar. Os animo a convertiros en «consultores integrales»: a cooperar en la reorientación de la forma de ser de este Planeta nuestro que hemos hecho enfermar, en clima y en desigualdad.

Queridos amigos, les agradezco este encuentro y les deseo un buen trabajo. Os bendigo a vosotros y a vuestras familias, especialmente a los niños, los enfermos y los ancianos, que son nuestra sabiduría. Y les pido que por favor recen por mí. Y si alguno de ustedes no reza o no cree, al menos envíenme «buenas ondas», ¡las necesito! Gracias.

Traducción del original en italiano realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")