Atletas femeninas. Foto: Archivo

USA: Tribunal federal protege a atletas del intento de Biden de introducir ideología de género en el deporte

Se busca que las atletas puedan competir en igualdad de condiciones con otras mujeres.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Amarillo, Texas, 14.11.2022).- En una victoria para las atletas femeninas y los proveedores de atención médica, un tribunal federal de distrito rechazó la reinterpretación de la administración Biden de la palabra «sexo» para incluir «orientación sexual» e «identidad de género» en los estatutos federales.

En el caso Neese contra Becerra, dos médicos de Texas impugnan el mandato de la administración en la Sección 1557 de la Ley de Asistencia Asequible que obliga a los profesionales de la salud a realizar procedimientos médicos perjudiciales que buscan alterar el sexo biológico de un paciente, incluso si el procedimiento viola el juicio médico o las creencias religiosas del médico. Ese mandato depende del Título IX, un estatuto federal que la administración también está tratando de interpretar para obligar a las mujeres a competir contra los hombres en los equipos deportivos femeninos. En su sentencia del viernes 11 de noviembre, el Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito Norte de Texas, División de Amarillo, determinó que «como el Título IX no protege la “orientación sexual” o la “identidad de género”, tampoco lo hace la Sección 1557″. Los abogados de Alliance Defending Freedom presentaron en agosto un escrito de «amigo del tribunal» en el que argumentaban que el tribunal debía proteger a las atletas anulando la reescritura de la ley federal por parte de la administración, algo que el tribunal hizo en su sentencia.

«Las atletas merecen competir en igualdad de condiciones con otras mujeres, y la ley federal protege la igualdad de oportunidades para que las mujeres destaquen en el deporte», dijo la asesora jurídica de la ADF, Rachel Csutoros. «Nos alegramos de que el tribunal haya decidido no sólo proteger a las atletas, sino también a los médicos, que nunca deberían verse obligados a realizar procedimientos controvertidos y médicamente peligrosos que violan su conciencia y sus creencias religiosas». En su opinión, el tribunal detuvo acertadamente la flagrante extralimitación de la administración Biden en su autoridad y en su agenda política.

«Las protecciones del Título IX se centran en las diferencias entre los dos sexos biológicos, no en la condición de SOGI», escribió el tribunal en su opinión. «El Título IX permite expresamente las distinciones por sexo y a veces incluso las exige para promover la igualdad de oportunidades… La teoría de los demandados “socava activamente uno de los principales logros [del Título IX], dar a las mujeres jóvenes la misma oportunidad de participar en los deportes».

El tribunal escribió además que «la reinterpretación del Título IX por parte de los demandados a través de la notificación pone en peligro las mismas oportunidades para las mujeres que el Título IX fue diseñado para promover y proteger, obligando categóricamente a las mujeres biológicas a competir contra los hombres biológicos».

Los abogados de la ADF presentaron el escrito en nombre de Maddie Dichiara, que tiene una beca de matrícula completa para jugar al fútbol en la Universidad de Houston, Chelsea Mitchell, una saltadora de longitud All-American que ganó numerosos campeonatos estatales en pruebas de velocidad y salto, y Madison Kenyon, una atleta de pista y campo a través en la Universidad Estatal de Idaho.

El escrito explica cómo el Secretario de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., Xavier Becerra, «simplemente da por sentado que los equipos femeninos son de calidad, sin detenerse a considerar el papel fundamental que las clasificaciones basadas en la biología han desempeñado en la promoción de la igualdad de oportunidades». Su interpretación tiene ramificaciones nefastas también para las atletas femeninas, amenazando con acabar con el deporte femenino. Sin embargo, para dar a las mujeres «verdaderas oportunidades», en lugar de trofeos de participación, las escuelas deben ofrecer equipos sólo para mujeres. El Título IX lo consigue centrándose en la biología, y ni el texto ni el propósito del estatuto apoyan la interpretación del Secretario.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")