Mons. Claudio Gugerotti. Foto: Vatican Media

Un italiano: nuevo prefecto para el Dicasterio Vaticano de las Iglesias Orientales

Sustituye al argentino Leonardo Sandri, de los pocos eclesiásticos de la época de Juan Pablo II que quedaban en la Curia Romana.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 21.11.2022).- El Papa nombró al nuncio en Gran Bretaña, Claudio Gugerotti, nuevo prefecto del Dicasterio para las Iglesias Orientales. Sustituye en ese servicio al cardenal argentino Leonardo Sandri, uno de los pocos eclesiásticos en puestos directivos que quedaban del pontificado de san Juan Pablo II. De hecho, fue al cardenal Sandri a quien correspondió anunciar al mundo la muerte de Juan Pablo II en 2005.

El nuevo prefecto

Mons. Gugerotti fue ordenado sacerdote para la diócesis de Verona el 29 de mayo de 1982 por el obispo Giuseppe Amari. En 1985 comenzó su servicio en la Santa Sede en la Congregación para las Iglesias Orientales, asumiendo el cargo de secretario bajo el entonces prefecto Cardenal Achille Silvestrini.

El 7 de diciembre de 2001 fue nombrado arzobispo titular de Ravello y nuncio apostólico en los países asiáticos de Georgia, Armenia y el 13 de diciembre de 2001 también en Azerbaiyán.

Recibió la consagración episcopal el 6 de enero de 2002, de manos del Papa Juan Pablo II y de los co-consagradores, el arzobispo Leonardo Sandri y el arzobispo Robert Sarah.

El 15 de julio de 2011 fue nombrado nuncio apostólico en Bielorrusia hasta el 13 de noviembre de 2015, cuando fue trasladado a la nunciatura apostólica en Ucrania. El 4 de julio de 2020 fue nombrado nuncio en Gran Bretaña. Es doctor en Ciencias Eclesiásticas Orientales en el Pontificio Instituto Oriental.

Qué es el Dicasterio para las Iglesias Orientales

El Dicasterio para las Iglesias Orientales se ocupa de las cuestiones relativas a las Iglesias orientales católicas sui iuris, en lo que respecta a las personas y a las cosas.

Dado que algunas de estas Iglesias, especialmente las antiguas Iglesias Patriarcales, son de antigua tradición, el Dicasterio examinará de vez en cuando, tras consultar, si es necesario, a los Dicasterios interesados, qué asuntos relativos al gobierno interno pueden dejarse en manos de sus Autoridades superiores, por derogación del Código de Cánones de las Iglesias Orientales.

Son miembros de derecho del Dicasterio: los Patriarcas, los Arzobispos Mayores de las Iglesias Orientales sui iuris y el Prefecto del Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

En la medida de lo posible, los Consultores y Oficiales deben ser elegidos tanto entre los fieles de rito oriental de las diferentes Iglesias sui iuris, como entre los fieles de rito latino.

El Dicasterio es competente en todos los asuntos propios de las Iglesias orientales que deben ser remitidos a la Sede Apostólica en lo que se refiere a: la estructura y el ordenamiento de las Iglesias; el ejercicio de las funciones de enseñar, santificar y gobernar; las personas, su estatuto, derechos y deberes. También trata todo lo establecido sobre los informes quinquenales y las visitas «ad limina Apostolorum».

El Dicasterio sigue atentamente a las comunidades de fieles orientales en las Circunscripciones territoriales de la Iglesia latina. Provee a sus necesidades espirituales a través de Visitadores y también, en la medida de lo posible, a través de su propia Jerarquía cuando el número de fieles y las circunstancias lo requieren, previa consulta al Dicasterio responsable de la erección de las Iglesias particulares en el mismo territorio.

En las regiones en las que, desde hace tiempo, prevalecen los ritos orientales, el apostolado y la acción misionera dependen exclusivamente de este Dicasterio, aunque sean llevados a cabo por misioneros de la Iglesia latina.

El Dicasterio procede de mutuo acuerdo con el Dicasterio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos en lo que se refiere a las relaciones con las Iglesias orientales no católicas, y también con el Dicasterio para el Diálogo Interreligioso y el Dicasterio para la Cultura y la Educación en lo que les concierne.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación