JP Morgan Chase. Foto: ArchDaily México

La agenda progresista y contraria a la fe de JPMorgan

Print Friendly, PDF & Email

La solución debe empezar a nivel individual, parroquial y organizativo. Pero primero debemos reconocer que no hay una solución política rápida para un banco activista que controla billones de dólares en activos. Se trata más bien de una cuestión de conciencia. Puede que un boicot católico a JPMorgan no les haga caer ni les obligue a cambiar de rumbo, pero todo católico que adopte una postura se alegrará de haberlo hecho.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Matthew Mohlman

(ZENIT Noticias / Washington, 11.07.2023).- JP Morgan Chase es el mayor banco del país, y sigue creciendo gracias a los buscadores de rentas en el gobierno y a su propia inercia. También sigue promoviendo una agenda progresista y contraria a la fe. Por esa razón, los conservadores y los católicos han empezado a darse cuenta de que no le debemos a JPMorgan su cuota de mercado; de hecho, deberíamos evitar activamente al gigante bancario.

El leviatán de los servicios financieros cubre la parte continental de Estados Unidos, estando bien posicionado como primer y único banco con sucursales en los 48 estados más bajos (4.800 sucursales en total). Tiene más negocio de depósitos y tarjetas de crédito que cualquier otro banco, junto con más ingresos de banca de inversión que los otros grandes, Morgan Stanley y Goldman Sachs. Cuando el sistema bancario entró en pánico esta primavera, 50.000 millones de dólares pasaron de los bancos más pequeños a JPMorgan. Luego se hizo aún más grande con un trato de favor respaldado por el gobierno para adquirir el fallido First Republic Bank. Es bueno ser el rey, pero ¿por qué los católicos deben seguir siendo los súbditos?

Recientemente, funcionarios conservadores de todo el país han dado la voz de alarma sobre el tamaño y la influencia de JPMorgan, dados sus prejuicios contra las organizaciones religiosas. Encabezados por el católico declarado Jason Miyares, fiscal general de Virginia, que ha adquirido notoriedad por defender a los católicos tanto de los alborotadores proabortistas como de un FBI corrupto, diecinueve fiscales generales republicanos y catorce tesoreros estatales republicanos han enviado cartas al consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, alegando que el gigante bancario «ha discriminado persistentemente a ciertos clientes debido a su afiliación religiosa o política».

Los funcionarios señalan que este comportamiento contradice las propias políticas y declaraciones de JPMorgan sobre apertura, inclusión y lucha contra la discriminación. Citan el caso del Comité Nacional para la Libertad Religiosa (NCRF, por sus siglas en inglés), al que se le retiró la banca el año pasado. El cardenal Timothy Dolan, el católico de más alto perfil que forma parte del consejo de NCRF, no es conocido por ser un clérigo especialmente conservador, pero se ha manifestado con bastante claridad en cuestiones como la protección de los no nacidos. Que JPMorgan desbanque incluso a una organización religiosa centrista y pluralista demuestra hasta dónde están dispuestos a llegar.

No es la primera vez que JPMorgan retira la banca a una organización cristiana. En 2021, un procesador de tarjetas de crédito propiedad de JPMorgan canceló la cuenta del Consejo de la Familia, una organización cristiana provida, por considerarla de «alto riesgo». A los que sabemos cómo funciona esto no nos sorprenderá saber que el Consejo de la Familia no cumplía ninguna de las normas escritas del procesador para esa categoría.

Este año, debido a la naturaleza controvertida de acciones como ésta, se presentó a los accionistas de JPMorgan una resolución para exigir al banco que evaluara cómo cuantifica los riesgos asociados a las opiniones religiosas. JPMorgan abogó por que sus accionistas votaran en contra de la resolución, llegando incluso a presentar una moción ante la Securities and Exchange Commission para impedir que esta resolución apareciera en la papeleta. La SEC denegó esta moción en marzo.

JPMorgan se ha convertido claramente en el hogar de una mentalidad antirreligiosa. Además de atacar a las instituciones basadas en la fe, tratan de imponer su propia forma de moralidad cuestionable en una variedad de cuestiones sociales. Por poner sólo un ejemplo, JPMorgan fue una de las empresas que anunció que pagaría los gastos de viaje de una empleada para que abortara en otro estado tras la anulación del caso Roe contra Wade.

Habiendo pasado mi carrera en servicios financieros, admito la posibilidad de que algunos de estos sucesos se debieran más a la incompetencia y la ignorancia que a la intención o la malicia. La ineptitud de los servicios administrativos de las instituciones financieras es una verdad fundamental del sector, y la lectura de la terrible experiencia de la NCRF me resultó demasiado familiar al tener que lidiar con la burocracia bancaria. Las acciones de JPMorgan fueron descaradas, pero la ineptitud es a veces una explicación mejor que la conspiración.

Por otra parte, el conjunto de estas acciones ofrece una imagen clara de la falta de brújula moral de los dirigentes de JPMorgan. Cabría esperar que la adopción de posturas extremas contrarias a la fe y la moral perjudicara de algún modo la posición de una empresa en el mercado, pero sería una expectativa ingenua en el caso de una empresa que es demasiado grande para quebrar.

En el competitivo mundo de la gestión de patrimonios, se dice que nadie es despedido por contratar a JPMorgan. La sabiduría aceptada es que ningún supervisor -ya sean ejecutivos, miembros del consejo o reguladores- cuestionará la contratación del nombre más conocido del juego. JPMorgan sirve así de manta de seguridad para los responsables de la toma de decisiones, desde empresas a organizaciones sin ánimo de lucro, pasando por fondos de pensiones de cualquier nivel.

Sin embargo, ser la opción segura no convierte a JPMorgan en la opción correcta, especialmente para los católicos. Hace poco trabajé con una organización católica que dedica gran parte de su tiempo y esfuerzo a la defensa de la vida. Descubrí que esta organización realiza operaciones bancarias con JPMorgan que, al margen de las acusaciones de Miyares y sus colegas, tiene desde hace tiempo un claro historial de apoyo al activismo proabortista. Al parecer, los dirigentes de la organización católica simplemente desconocen la historia del banco y sus actuales prácticas discriminatorias. Es probable que su relación comercial se estableciera hace años y nadie piense nada al respecto. Por desgracia, este tipo de desinterés por la supervisión financiera es demasiado habitual.

Pero esas organizaciones religiosas deberían hacer absolutamente sus deberes antes de dejar que una empresa maneje su dinero. Las declaraciones y el comportamiento de JPMorgan dejan clara su postura. Aunque agradezco que los fiscales generales hayan puesto de relieve las prácticas discriminatorias flagrantes, ni las declaraciones públicas ni las medidas legales o reglamentarias resolverán realmente esta crisis. El banco es simplemente demasiado grande para verse amenazado por este tipo de medidas.

La solución debe empezar a nivel individual, parroquial y organizativo. Pero primero debemos reconocer que no hay una solución política rápida para un banco activista que controla billones de dólares en activos. Se trata más bien de una cuestión de conciencia. Puede que un boicot católico a JPMorgan no les haga caer ni les obligue a cambiar de rumbo, pero todo católico que adopte una postura se alegrará de haberlo hecho.

Y lo que es más importante, deberíamos construir nuevas soluciones en el mundo de las finanzas y la inversión que se alineen con nuestros principios. Todos sabemos lo que representan los grandes bancos, pero este país tiene miles de bancos. ¿Dónde están los bancos que defienden algo más que una defensa progresista siempre cambiante? ¿Dónde está el banco que anuncia que quiere el negocio de las organizaciones religiosas que sufren discriminación? Si existe una institución de este tipo, no es lo suficientemente ruidosa.

Este es un reto para los asesores financieros católicos y otros profesionales del sector como yo: debemos hacer algo más que protestar, criticar y boicotear: debemos construir. Espero que en los próximos años los católicos tengan más opciones válidas de servicios financieros. Hasta entonces, con mucho gusto dirigiré a las organizaciones religiosas y confesionales a las pocas opciones bancarias y de asesoramiento que personalmente sé que les servirán bien.

En lugar de poner el grito en el cielo, los individuos y las organizaciones pueden asumir su responsabilidad y utilizar el método más antiguo que existe: votar con el bolsillo. Puede que sea más fácil decirlo que hacerlo, pero la creciente demanda de alternativas no discriminatorias en las finanzas y en todo tipo de negocios es una oportunidad que los conservadores y los cristianos serían tontos si la pasaran por alto.

Matthew Mohlman es Director Ejecutivo del Monument Legacy Donor Advised Fund, una plataforma de donaciones benéficas para donantes y organizaciones sin ánimo de lucro impulsadas por su misión; Presidente de Monument Ventures, una plataforma financiera basada en principios para inversores y empresarios; funcionario del consejo de Caballeros de Colón; y Presidente entrante del Consejo de la Agencia de Caridades Católicas de Indianápolis. Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }