Iglesia contra la cultura de abusos de menores

Sobre la «desaparición» de los abusos sexuales del clero

Print Friendly, PDF & Email

El informe anual de 2022 examina las denuncias presentadas entre el 1 de julio de 2021 y el 30 de junio de 2022. Se constató que hubo 16 denuncias de menores durante ese período, siete de las cuales fueron probadas. Esto significa que de los 52.387 miembros del clero (34.344 sacerdotes y 18.043 diáconos), el 0,013 por ciento de ellos sufrió una denuncia fundamentada.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Bill Donohue

 

(ZENIT Noticias – Catholic League for Religious and Civil Rights / Washington, 21.07.2023).-El escándalo de los abusos sexuales del clero en la Iglesia católica hace tiempo que terminó, y ahora es prácticamente inexistente. Para estar seguros, sigue habiendo una pequeña fracción del clero que son delincuentes, pero hace tiempo que ha dejado de tener la magnitud de un escándalo. Pero no busque en los medios de comunicación para que le digan esto. Y no se fíe de mi palabra: consulte los datos. En la página 41 del recientemente publicado Informe anual 2022 sobre la aplicación de la «Carta para la protección de los niños y los jóvenes», se enumeran los datos sobre las denuncias creíbles contra el clero presentadas entre 2004 y 2022:

el 2% se produjeron o comenzaron en la década de 2000

el 1% se produjeron o comenzaron en la década de 2010

Menos del 1 por ciento ocurrieron o comenzaron entre 2020 y 2022

En resumen, las noticias actuales sobre abusos sexuales por parte de sacerdotes se refieren casi siempre a presuntos delitos que tuvieron lugar hace décadas (la década de 1970 fue la peor). Francamente, como hemos sabido, y como este informe deja claro, casi todos los abusadores están muertos o han sido expulsados del ministerio.

El informe anual de 2022 examina las denuncias presentadas entre el 1 de julio de 2021 y el 30 de junio de 2022. Se constató que hubo 16 denuncias de menores durante ese período, siete de las cuales fueron probadas. Esto significa que de los 52.387 miembros del clero (34.344 sacerdotes y 18.043 diáconos), el 0,013 por ciento de ellos sufrió una denuncia fundamentada. Es importante destacar que, en el primer semestre de 2022, el número de denuncias -no de denuncias fundamentadas- fue cero. Esto deberían haberlo destacado los autores del informe.

No hay organización en la nación, donde los adultos interactúan regularmente con menores, que tenga un mejor historial que esta. Esto incluye tanto a instituciones religiosas como laicas.

La auditoría se centró en denuncias que se remontan a los años treinta. Casi todas las víctimas eran hombres (el 82% de los sacerdotes diocesanos/eparquías y el 83% de los sacerdotes de órdenes religiosas). Además, la mayoría de las víctimas eran postpúberes (mayores de 10 años).

La conclusión debería ser obvia para quienes no viven en un estado de negación: la mayoría de los abusos sexuales fueron cometidos por homosexuales, no por pedófilos. Cuando varones adultos tienen relaciones sexuales con varones postpúberes, eso se llama homosexualidad. El sacerdote agresor puede considerar que no es homosexual, pero esa opinión subjetiva no cambia la verdad. Puede que se considere una mujer, pero eso no influye en la realidad. En el periodo examinado, la mayoría de las 16 denuncias fueron presentadas por mujeres. Esto indica que las medidas enérgicas contra los homosexuales en el sacerdocio han tenido éxito. El apogeo del escándalo se produjo entre mediados de los años 60 y mediados de los 80; también fue el periodo en que la Iglesia bajó la guardia y permitió que los homosexuales prosperaran en algunos seminarios y en el sacerdocio.

Hay que reconocer el mérito del Papa Benedicto XVI, que instituyó una política que disuadía a los hombres con «tendencias homosexuales profundamente arraigadas» de solicitar el sacerdocio. Afortunadamente, el Papa Francisco ha continuado con esta política de sentido común. Junto con las reformas establecidas por los obispos en los Estados Unidos, esto explica por qué los casos de abuso sexual se han desplomado. Es una buena noticia. Pero por muchas razones, los que están dentro y fuera de la Iglesia católica, se resisten a hacer bandera de ello. Es una lástima.

Nosotros lo haremos.

Para saber cómo se desarrolló el escándalo, véase mi libro La verdad sobre los abusos sexuales del clero: Clarifying the Facts and the Causes; está disponible en Amazon.

 

Bill Donohue es el presidente y director general de la Liga Católica para los Derechos Religiosos y Civiles, la mayor organización católica de derechos civiles de Estados Unidos. Editor de la revista de la Liga Católica. Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }