centro misionero de las Hermanas Salesianas en Sudán Foto: Ayuda a la Iglesia necesitada

Sudán: misil alcanza casa de monjas salesianas

La misión de Dar Mariam, en Jartum, que alberga a cinco religiosas, un sacerdote y laicos que buscaron refugio allí, fue alcanzada a las 6.50 de la mañana del pasado viernes 3 de noviembre.

Share this Entry

John Newton y Filipe d’Avillez

(ZENIT Noticias / Jartum, 07.11.2023).- Una bomba ha causado importantes daños en el centro misionero de las Hermanas Salesianas en Sudán.

La misión de Dar Mariam, en Jartum, que alberga a cinco religiosas, un sacerdote y laicos que buscaron refugio allí, fue alcanzada a las 6.50 de la mañana del pasado viernes 3 de noviembre.

El padre Jacob Thelekkadan, sacerdote residente, cuenta que la bomba alcanzó el primer piso del edificio y que los que estaban en la casa en ese momento pensaron que era un milagro que nadie hubiera muerto.

El número de víctimas se redujo al mínimo, ya que las mujeres y los niños que se encontraban allí estaban todos reunidos en la planta baja en ese momento.

El padre Thelekkadan declaró: «No podemos imaginar el daño que habrían causado estas explosiones si hubieran caído en la planta baja».

 

 

Algunos residentes sufrieron heridas leves. Una joven madre y sus dos hijos, de siete y cuatro años, sufrieron heridas leves en la cabeza.

En el primer piso, que sufrió la mayor parte de los daños, se encuentran la mayoría de los dormitorios.

El padre Thelekkadan declaró a Ayuda a la Iglesia Necesitada que la bomba se partió en dos al chocar contra el edificio, provocando dos explosiones: «La primera parte de la bomba destrozó la habitación del profesor, hiriéndole en ambas piernas, pero no muy gravemente. La segunda parte de la bomba destrozó las dos habitaciones de las hermanas y las puertas de sus habitaciones salieron volando y cayeron a un metro de distancia. Dos de las Hermanas Salesianas estaban en una habitación y la puerta de la habitación y la puerta del aseo cayeron sobre ellas. Una de ellas resultó herida en la espalda, aunque no de gravedad. Las puertas probablemente la salvaron de la fuerte metralla de la bomba».

Y añadió: «A continuación, la bomba atravesó la pared de ladrillo del aseo, haciendo un gran agujero, y después atravesó la pared de ladrillo de la habitación de otras dos Hermanas que ya estaban en la capilla de la planta baja.»

Todos los heridos en las explosiones fueron trasladados al hospital, pero ya han sido dados de alta.

El P. Thelekkadan dijo que un cuadro de Nuestra Señora fue destruido, y añadió: «Estamos seguros de que Nuestra Santísima Madre quiso sacrificarse por todos nosotros. Así, el hermoso retrato de Nuestra Madre Santísima se hizo añicos. Quiero reiterar el continuo cuidado providente de Dios sobre todos en Dar Mariam. La protección maternal de Nuestra Santísima Madre reina en Dar Mariam».

El P. Thelekkadan estaba a cargo del Centro Vocacional San José en Jartum, que cerró a causa de los intensos combates.

Se quedó en Sudán para apoyar a las hermanas salesianas que cuidan no sólo de mujeres y niños, sino también de ancianos y enfermos en la misión de Dar Mariam.

El sacerdote dijo: «Seguid rezando para que esta guerra insensata y trágica llegue a su fin y para que Dios conceda el don de una paz duradera a Sudán».

Las estimaciones varían, pero según el enviado especial de la ONU para Sudán, Volker Perthes, al menos 5.000 personas han muerto y más de 12.000 han resultado heridas desde que comenzó el conflicto en abril.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")